Paso Exprés: SCT ignoró observaciones de la ASF

La tragedia ocurrida el pasado miércoles 12 en el Paso Exprés de Cuernavaca, que le costó la vida a dos personas, fue el resultado inmediato de la enorme corrupción que permeó la construcción de esa vialidad y que le significó al erario más de mil millones de pesos no justificados. Numerosas anomalías fueron detectadas por la Auditoría Superior de la Federación, organismo que emitió varias observaciones a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, misma que no se dio por aludida en ningún momento.

El Paso Exprés de Cuernavaca había sido una demanda ciudadana para acabar con el problema de los embotellamientos cotidianos que padecían los habitantes de la capital morelense y quienes necesitaban trasladarse –incluidos los paseantes– a Chilpancingo, Acapulco o a la Ciudad de México.

De paso, la obra haría posible llegar a Acapulco, desde la Ciudad de México, en sólo tres horas y cuarto, con lo que se incentivaría el turismo no sólo hacia ese puerto sino a las zonas turísticas aledañas, tanto de Morelos como de Guerrero.

Y todo indicaba que sí era posible, pues el Libramiento a Cuernavaca Paso Exprés tiene una longitud de 14.5 kilómetros; 36 metros de ancho y 10 carriles, cinco por sentido, para un aforo de 100 mil vehículos diarios.

Cuando hizo la entrega oficial, el pasado 2 de abril, el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, aseguró que por las características y especificaciones técnicas de la obra y por los materiales utilizados en ella, el Paso Exprés tenía garantizada una durabilidad de más de 40 años.

Pero en realidad, el Paso Exprés fue un problema desde el principio.

El enorme boquete de ocho metros de diámetro que se abrió el pasado 12 de julio en ese libramiento, y en el que cayeron dos personas en su auto y murieron asfixiadas –tres meses y siete días después de inaugurada la obra, con bombo y platillo, por el presidente Peña Nieto–, es apenas un esbozo de la enorme corrupción que hubo durante todo el proceso de la construcción, en el que Ruiz Esparza desoyó los llamados de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y desatendió todas las observaciones que el organismo emitía.

De la SCT salía y salía dinero alegremente, sin control, a grado tal que al menos en todo 2015, de cada tres pesos gastados en esa obra, dos se fueron en pagos indebidos, fuera de norma y supervisión.

A esa conclusión llega el economista por la UNAM y doctor en historia económica por la Universidad de California en Los Ángeles Juan Moreno Pérez, asesor parlamentario, tras hacer una revisión exhaustiva de la información que la ASF ha entregado a la Cámara de Diputados y la que él mismo ha obtenido de la institución.

De la documentación revisada, el economista destaca lo siguiente:

El costo original contratado para la obra del Paso Exprés a Cuernavaca fue de 976 millones 860 mil pesos, y el plazo pactado para su realización fue de dos años: empezaría la construcción el 29 de noviembre de 2014 y debía concluir el 29 de noviembre de 2016.

Pero la obra tardó cuatro meses más de lo programado, pues no se entregó sino hasta el 31 de marzo de 2017. El costo final ascendió a “más de 2 mil 213 millones de pesos”, 2.3 veces por encima de lo originalmente contratado. O casi 127% más.

Te puedes interesar

Rusos estudian fabricar autos en México

El Ministerio del Comercio e Industria de Rusia está estudiando la posibilidad de crear en …