Para entender los neumáticos en la Fórmula 1

Desde que Pirelli llegó a la Fórmula 1, en 2010, ofrece a cada equipo un total de cuatro compuestos a los equipos durante todo el fin de semana. Dos compuestos son para condiciones de seco y varían en función del circuito donde se corra. Los otros dos compuestos, diseñados para condiciones de agua, son los mismos durante toda la temporada.

Para que cualquier persona que vea la carrera pueda saber qué compuesto está utilizando cada piloto en cualquier momento, utilizan diferentes colores en la impresión de las letras de la marca en el perfil del neumático. Pero, ¿a qué compuesto corresponde cada color? Esa es una pregunta que vamos a responder a continuación.

Rojo: neumático superblando. Se trata del compuesto más blando de la gama y es ideal para circuitos revirados y lentos, como Mónaco, y para situaciones de baja temperatura en pista. Es capaz de alcanzar la temperatura óptima en un periodo de tiempo muy corto, lo que permite al piloto aprovechar toda su prestación casi desde que sale a pista. Sin embargo, es el neumático con mayor degradación de la gama, por lo que su duración es bastante reducida.

Amarillo: neumático blando. Es uno de los neumáticos más utilizados y su gran ventaja es el equilibrio que presenta entre prestación y duración. Si bien no ofrece toda su prestación al instante, es capaz de rodar a pleno rendimiento durante alguna vuelta más.

Blanco: neumático medio. En teoría es el neumático más equilibrado. Se necesita tiempo para que el piloto lo lleve a su temperatura óptima, pero tiene una mayor durabilidad. Se trata de un compuesto ideal para circuitos de alta velocidad, ya que aguanta las cargas sin problema y no se deteriora con facilidad.

Naranja: neumático duro. Se trata del neumático indicado para circuitos con un asfalto abrasivo, cuando la temperatura del asfalto es alta o cuando el diseño del trazado hace que las cargas sobre el neumático sean altas. No es el neumático más rápido, pero sí el que más dura.

Verde: neumático intermedio. Es un compuesto diseñado para esos momentos en los que empieza a llover o el asfalto se seca. Su funcionamiento es óptimo cuando la cantidad de agua sobre el asfalto no es mucha, proporcionando el suficiente agarre como para rodar rápido. ¿Cómo lo consiguen? Con un dibujo que hace que el neumático sea capaz de evacuar unos 25 litros de agua por segundo.

Azul: neumático de lluvia. Indicado para las condiciones climatológicas más adversas. Capaz de desalojar hasta 60 litros por segundo a velocidad máxima, es la opción adecuada cuando la lluvia cae con fuerza y el trazado no es capaz de drenar todo el agua de la pista.

La Fórmula Uno este fin de semana estará de regreso en Ciudad de México para celebrar el primer Gran Premio de México desde 1992. Tras 23 años de nuevo se va a celebrar el Gran Premio de México en el remodelado Autódromo Hermanos Rodríguez y Pirelli el proveedor único de neumáticos de F1 ha elegido traer de su gama de neumáticos los compuestos Medio, P Zero Blanco, y Blando, P Zero amarillo.

Pirelli ha decidido sus compuestos considerando no tener datos reales de pista, aunque si extensas simulaciones con las que han preparado la carrera y su nominación de compuestos; y han optado por una elección conservadora, teniendo en cuenta el trazado con interesantes desafíos, posibilidades de adelantamientos y su combinado de curvas similar a Monza, así como también su zona técnica al estilo Hockenheim.

Te puedes interesar

Ataque a Ferromex aumenta 114%; fuera de control tramo Veracruz-CDMX

Lourdes Aranda, directora de Relaciones Gubernamentales de Ferromex y Ferrosur, dijo que en los últimos …