Como operar un transporte refrigerado o cadena de frío

Lamentablemente son pocas las buenas prácticas que se llevan a cabo para un sistema de transporte refrigerado. Por tal motivo, es necesario que sepas cuáles son los riesgos que hay y los consejos necesarios para que implementes un buen servicio, identificando las fallas y aprendiendo a corregirlas

Los requisitos para el transporte de productos perecederos −disponibilidad, acceso, utilización y estabilidad− en especial alimentos y medicamentos también se han incrementado por el aumento de la urbanización.

Ante este panorama, el control y el monitoreo de la temperatura se convierten en valores fundamentales de las actividades productivas que incluyen procesos asociados a la cadena de frío, con el fin de ofrecer a los consumidores calidad y frescura de la granja o empresa a los hogares.

Industrias como la alimentaria, floricultora, farmacéutica, química, entre otras que comercializan productos perecederos, integran la frescura y la calidad como características sobresalientes; pero la cuestión está en cómo lograrlo. La respuesta es sencilla: se necesitan mejores prácticas y la profesionalización a sus especialistas, tanto en el correcto manejo como en la administración y el esquema de la cadena de frío, proceso que puede llegar a ser complejo y que no todas las compañías alcanzan a dominar.

Según estimaciones, hasta 40 % de los alimentos cosechados se puede perder debido a ineficiencias en su procesamiento, almacenamiento y transporte. Otro caso de su importancia se puede ver en el sector de cuidado de la salud, que según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que el 25 % de las vacunas llegan a su destino en condiciones degradadas debido a una mala transportación. Además, casi 20 % de los productos farmacéuticos sensibles a las condiciones de temperatura resultan dañados durante su transportación debido a una fractura en la cadena de frío.

Estos ejemplos nos permiten ver que uno de los eslabones a fortalecer en la denominada Cold Chain, es el transporte refrigerado, ya que no importa si se distribuyen las mercancías por cielo (aviones), mar (barcos) o tierra (camiones y tráileres), sino que lo importante está en mantener la temperatura constante a lo largo de toda la cadena; y si además se le agrega eficiencia, productividad, reducción de costos y alto rendimiento, se convierte en un negocio atractivo y agrega valor al consumidor.

Pérdidas en producción por fallas

El escenario del transporte refrigerado en México vislumbra grandes oportunidades, sobre todo el sector alimentario al distribuir los productos a la temperatura precisa para evitar su descomposición y desperdicio, asegurando que los alimentos lleguen en óptimas condiciones a los clientes finales.

La Asociación Nacional de Establecimientos Tipo Inspección Federal (ANETIF) y el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) destacan que el transporte de artículos frescos en territorio nacional, especialmente carne, no se hace en buenas condiciones. Anualmente se producen 10 millones de toneladas de carne, pero sólo 1 % del total de la mercancía se almacena y transporta a la temperatura adecuada.

Además, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) destaca que México pierde 37 % de su producción alimentaria al año por falta de desarrollo del foodservice profesional, dando señales de que el transporte en condiciones de temperatura controlada es un tema que está aún pendiente dentro de la logística mexicana.

Es por eso que mantener las temperaturas adecuadas puede ser la diferencia entre ganancias de doble dígito o pérdidas de igual proporción en diferentes industrias, lo cual se puede ver desde tres puntos:

  1. Para los productores, la correcta manipulación de sus productos les permite ofrecer mayor cantidad al mejor precio, haciendo más eficiente su proceso de producción y evitándoles esfuerzos adicionales para sobreproducir y lograr con esto la meta acordada con los proveedores
  2. Por su parte, los transportistas cargan la mayor responsabilidad por ser la parte más delicada del proceso, ya que si en algún momento, ya sea por fallas mecánicas, humanas o de control, se rompe la cadena de frío, el producto puede sufrir desde pequeñas alteraciones hasta la descomposición total
  3. Desde el punto de vista de los consumidores, un producto que se mantuvo correctamente a la temperatura idónea, representa, por un lado, mayor calidad al consumirlo y, por el otro lado, mejores precios, ya que al disminuir la pérdida los vendedores pueden ajustarse a los precios del mercado e, incluso, generar promociones que no se vean bloqueadas por el margen de ganancia

Por otra parte, en el transporte refrigerado es necesario contemplar los tiempos de carga y descarga durante la distribución de productos perecederos y artículos a temperatura controlada, que tiene lugar entre las diferentes fases de la cadena de frío y evitar que se rompa, tanto en la salida del centro de producción o almacenamiento, como en la plataforma de distribución y en los puntos de venta.

Además, hay que añadir el tiempo transcurrido entre la descarga y su ubicación en el lugar asignado y el tiempo entre que el producto se introduce en el carrito de compra y llega al refrigerador-congelador del consumidor final.

Principales errores

  • Cargar o descargar productos con el equipo de refrigeración encendido
  • No transportar los productos a la temperatura adecuada
  • Usar los equipos de refrigeración de transporte, como cámaras de frío para bajar la temperatura de un producto
  • Eliminar las alarmas de los equipos sin tomar nota de ellas ni reportarlas al final de la ruta del vehículo
  • Romper la cadena de frío, impactando directamente en el tiempo que el producto puede ser mostrado en los anaqueles y consumido por las personas
  • Colocar la carga junto a las paredes y techo de las cajas de refrigeración, impidiendo una correcta circulación de aire
  • Olvidar agregar diésel a las unidades con motor de combustión
  • Modificar las revoluciones del motor diésel
  • Usar los equipos de refrigeración como aire acondicionado

Recomendaciones

  1. Enfría previamente la carrocería durante una hora y media para eliminar el calor residual
  2. Evita vías obstruidas en todos los lados de la carga, ya que el aire circularía inadecuadamente
  3. Usa envolturas de plástico en palets con productos frescos, sino el aire no llega a la carga
  4. No cargues productos delante de las salidas del evaporador ya que puede bloquear el caudal de aire
  5. No debe haber envolturas ni residuos de papel en el suelo
  6. No bloquees las entradas del evaporador (aire de retorno)
  7. No enciendas la unidad mientras las puertas están abiertas, apágala
  8. No obstruyas el suelo
  9. Recuerda que los obstáculos producen ciclos cortos
  10. Evita abrir las puertas por mucho tiempo
  11. Separa la carga perecedera de los palets / carros secos utilizando un tabique divisor

Aplicando la gestión de riesgos

Actualmente, es necesario que los dueños de flotillas y operadores de transporte refrigerado implementen un modelo de Gestión de Riesgos, el cual consiste en un proceso para identificar, analizar y cuantificar las probabilidades de pérdidas y efectos secundarios que se desprenden de los desastres o posibles eventualidades en la distribución de productos perecederos, así como de las acciones preventivas, correctivas y reductivas correspondientes que deben emprenderse para asegurar la calidad y frescura de las mercancías. Considera los siguientes puntos en la gestión de riesgos:

  1. Un embalaje adecuado es importante para proteger los productos, trata de no deformarlos
  2. Utiliza embalajes con laterales lisos para productos congelados y con laterales con agujeros para productos frescos
  3. Ajusta el termostato a la temperatura deseada
  4. Enfría previamente los productos a la temperatura deseada
  5. Comprueba la temperatura del producto durante la carga
  6. La mala distribución del aire es una de las principales causas del deterioro de productos, incluso cuando la capacidad de la unidad es más que adecuada
  7. Las obstrucciones en cualquier lugar alrededor de la carga pueden producir “puntos calientes” en los productos
  8. La carga debe ser rápida, eficiente y apilarse sobre palets con circulación de aire adecuada en la parte inferior
  9. Deja un mínimo de 9˝ entre la parte superior de la carga y el techo
  10. El interior del camión debe estar limpio
  11. Los residuos pueden bloquear la circulación del aire o ser aspirados dentro del evaporador
  12. Asegúrate que el tabique divisor del aire de retorno esté en buenas condiciones
  13. La restricción del retorno del aire aumenta el “Delta T” y puede hacer que se congele la capa superior
  14. Realiza el procedimiento de reparto apropiado
  15. Siempre se recomiendan las cortinas de tiras en la distribución

Mejores prácticas de operación

En 2016 la tendencia en la cadena de frío será continuar con la reducción entre un 10 y 20 % en el consumo de combustible en las unidades de transporte refrigerado (TRU, por sus siglas en inglés), comparado con las unidades que eran producidas hace ya casi una década. Para lograr esto, los operadores de transporte terrestre pueden incrementar este número haciendo uso de las tecnologías disponibles y adoptando mejores prácticas operativas, entre las que destacan:

  • Usar las características del ciclo centinela de encendido y apagado automático, de tal manera que se mantengan las temperaturas de la carga dentro de un rango específico de tolerancia, lo que disminuye el consumo de combustible hasta 80 %, en comparación con la misma unidad operada en un modo de trabajo continuo
  • Ajustar los controles en la temperatura óptima para proteger la carga tiene un impacto dramático en el consumo de combustible. Algunos modelos han mostrado que incrementar el punto establecido de temperatura sólo un grado Fahrenheit puede reducir el consumo de combustible hasta un dos por ciento. Por lo contrario, escoger un punto demasiado bajo puede incrementar los costos significativamente sin brindar ningún beneficio al operador o a los clientes
  • Escoger nuevas unidades refrigeradas de transporte con bobinas con condensador de microcanal en lugar de las tradicionales bobinas de tubo y aleta incrementa la eficiencia del combustible y sustentabilidad. Las bobinas de microcanal pesan cerca de 15.88 kg menos, usan entre 10 y 15 % menos refrigerante, reducen costos y su mantenimiento es menor
  • El uso de unidades de refrigeración que pueden crear zonas de temperatura múltiples en el mismo camión o tráiler tienen capacidades de modo de espera eléctrico y usan otras características para reducir el consumo de combustible y las emisiones de carbono
  • La capacitación de conductores y técnicos para adoptar simples prácticas como evitar la apertura innecesaria de puertas, instalar interruptores automáticos en las puertas y cortinas de tira, así como aplicar técnicas correctas de carga son algunos de los consejos que, si se realizan frecuentemente, pueden tener un impacto enorme en el consumo de combustible
  • Implementar soluciones de control y monitoreo de temperatura preparadas por medio de redes para habilitar su visibilidad durante la cadena de frío ha permitido a los operadores de las TRU descubrir las ventajas de su costo y eficiencia, así como la seguridad y calidad que brindan a las mercancías

Cabe mencionar que al realizar estas tareas los operadores deben contar con las herramientas que necesitan para proteger sus activos y cargas, mejorar el tiempo de respuesta, administrar combustible y otros costos operativos y, por ende, proteger la calidad y seguridad de las cargas sensibles a la temperatura.

Proveedores de soluciones

Sin lugar a dudas, en este caso el reto reside en encontrar un proveedor que tenga, además de la mejor tecnología en mercancía, buenas prácticas como parte clave de su modelo de negocio. De esta manera se garantiza la movilidad de las mercancías sin importar el lugar del que partan, cuál sea el destino y lo más importante, provea apoyo y servicios ante una contingencia, minimizando las probabilidades de que haya pérdidas considerables de la mercancía.

La mayor parte de los proveedores especializados, además de preocuparse por cubrir las necesidades de las TRU, también tienen en el radar la creciente necesidad de volverse rentables y eficientes en el consumo de energía, elementos vinculados con la situación financiera de las empresas.

La durabilidad, desempeño y calidad de la tecnología de control de temperatura dentro del transporte refrigerado, permiten un ahorro significativo en las operaciones de los clientes y un rápido retorno de inversión.

Cabe mencionar que la cadena de frío en México está tomando fuerza, impulsada totalmente por los resultados positivos que se han dado mediante la correcta selección de soluciones de enfriamiento, manejo de mercancías y transporte, así como la implementación de best practices (mejores prácticas), convirtiéndose 2016 en un terreno fértil para impulsar su innovación y mejores prácticas en todas las industrias que requieren controlar la temperatura de sus mercancias.

 

Fuente Cero Grados

Te puedes interesar

¿Cómo se encuentran las principales carreteras tras el sismo?

A 24 horas del sismo del 19 de septiembre, la Secretaria de Comunicaciones y Transportes …