Nikola quiere ser el Tesla de los camiones: baterías y turbinas para lograr 2.000 kms.

Nos estamos acostumbrado a hablar de coches eléctricos, de entender dónde están las ventajas e inconvenientes al compararlos con los competidores que tragan combustible, pero también van apareciendo empresas con ganas de llevar la última tecnología a otro tipo de vehículos. Nikola Motor Company quiere crear el camión eléctrico más moderno y capaz.

Ellos no lo dicen, pero tienen mucho de Tesla en la presentación de su producto, llamado Nikola One. Un monstruo de seis ruedas alimentado por baterías, diseñado para tirar con carga una cantidad de kilómetros que no podemos cubrir con un vehículo de combustible tradicional: se aproxima a los 2.000 kilómetros.

El diseño acompaña, nos encontramos con una cabeza muy aerodinámica y moderna, con las baterías justo a las espaldas, entre la carga y la cabina. Lo interesante del asunto es que el espacio interior del vehículo gana en volumen libre en un 30%, para crear una configuración más cómoda para el camionero.

No falta la pantalla gigante en medio del salpicadero, al estilo Tesla, con la que estar informado y gobernar todas las florituras que podemos esperar de un vehículo así.

Autodesk VRED Design 2016
Autodesk VRED Design 2016

Una turbina para recargar pilas

Lo más llamativo del sistema es la recarga de baterías que puede realizar el vehículo, a través de una turbina de gas natural – también con la frenada -. Las utiliza para mantener en la carga de la unidad de 320 kWh mientras está en movimiento.

La turbina es capaz de generar 400kW de energía limpia – no en todos los casos -, que envía a las baterías, manteniéndolas cargadas. Se trata de una tecnología de turbinas propietaria, que puede conectarse durante segundos, y habrá variantes que funcionen con diferentes combustibles: diesel, gasolina y gas natural.

Sus creadores nos cuentan que el primer beneficiado no es la autonomía, sino el consumo en sí: reduciendo el gasto a la mitad por cada milla recorrida. No vamos a profundizar en si es más o menos verde que un diesel, obviamente lo es en emisiones, otra cosa es el proceso de fabricación de sus baterías.

Parándonos en prestaciones puras y duras, vemos que los 2.000 caballos del motor eléctrico pueden mover al Nikola One a una velocidad de 105 kilómetros por hora – subiendo una pendiente del 6% -. Se pone de 0 a 100 en un tiempo de poco más de 30 segundos. Os recordamos que estamos ante un camión, con un peso de 9.500 kilos, un punto en el que también recorta con respecto a un vehículo diesel.

Vale, suena bastante a ciencia ficción, y todo lo que nos han enseñado es bastante conceptual, así que habrá que pararse a mirar bien lo que intentan vendernos. Igualmente nos parece un proyecto prometedor, con bastantes posibilidades de llegar a buen puerto.
Nikola Zero

 

1366_2000

La compañía afincada en Utah no solo se va a centrar en un camión, tienen otro proyecto entre manos más cercano a los gustos de muchos consumidores: un utilitario de cuatro ruedas llamado Nikola Zero, con pinta de buggy más de 200 kilómetros de autonomía en sus baterías.

Mucho concepto pero poco que tocar, y eso que ya se puede reservar. Lo que sí es una realidad en el caso del camión es que no tiene competencia en el horizonte

Muy bonito sobre el papel, pero ninguno de los productos de Nikola existe, aunque sí se pueden reservar: 750 dólares por el Zero, 1.500 dólares por el camión. El precio final no es bajo, como cabía esperar, ya que nos piden 42.000 dólares por el coche y 375.000 dólares por el Nikola One.

Fuente Xakata

Te puedes interesar

Instalan GPS y botones de pánico en transporte de Neza

El programa, también disponible para autos particulares, subsidia la mitad del costo del equipo que …