Navieras panameñas demandan a México por caso Oceanografía

Las empresas panameñas Marfield Ltd y Shanara Maritime International iniciaron una demanda contra el Gobierno mexicano para el pago de una indemnización por trato inequitativo en inversión a causa de la falta de mantenimiento y protección de sus barcos que se encuentran entre los bienes asegurados de Oceanografía, cuyo valor en conjunto asciende a 300 millones de dólares.

Las subsidiarias de Coastline Maritime acusan al Gobierno de violar un convenio bilateral entre México-Panamá, que protege el capital privado de ambos países, y de comprometer sus inversiones en el país, por lo que notificaron a la Secretaría de Economía del arranque de un proceso arbitral para determinar si se debe compensar a las empresas, según el mecanismo contemplado en dicho acuerdo.
“Esta demanda tiene el objeto de indemnizar a mis clientes de la expropiación, prácticamente, que se está haciendo por parte del Gobierno mexicano de su propiedades (…) se niegan a entregarle a sus dueños sus busques, cuando ya se ha demostrado que son los propietarios”, dijo el representante legal de las empresas panameñas Francisco de Jesús Riveros García.
Lo que motiva la controversia es el aseguramiento que hizo la Procuraduría General de la República (PGR) de todos los activos de Oceanografía, entre los cuales se encuentran los barcos Caballo Maya y Marango, propiedad de las navieras panameñas.
Estos dos navíos que ya han sido reconocidos por un juez federal como propiedad de Marfield y Shanara, han permanecido encallados desde finales de febrero del año pasado cuando el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) tomó el control de la firma contratista de Petróleos Mexicanos (Pemex) tras revelarse un presunto fraude por parte de Oceanografía contra Banamex por más de 5,000 millones de pesos (mdp).
Las empresas panameñas acusan al Gobierno de impedir a sus trabajadores abordar los navíos que le pertenecen, de daño y descuido de las embarcaciones, además de calificar como “ilegal” la medida de aseguramiento.
En diciembre pasado, las empresas panameñas solicitaron al Gobierno mexicano una reunión con la PGR y el SAE para llegar a un acuerdo sobre las inconformidades, sin embargo estos últimos no se presentaron por lo que arrancó un proceso de arbitraje en junio de este año notificado a la Secretaría de Economía, de acuerdo con una misiva compartida por el abogado de Marfield y Shanara.
“La Secretaría de Economía nos ha propuesto llevar el arbitraje a Washington, nosotros hemos propuesto otras alternativas también en Estados Unidos, como Houston, todavía no se define porque es algo que definirán los árbitros”, añadió Riveros García.
A estos señalamientos se suma la preocupación de Marfield por el traslado del barco Caballo Maya de Campeche a Veracruz, donde ‘apareció’ desde el 9 de agosto pasado supuestamente para repararlo.
Esta embarcación, una de las principales con las que operaba Oceanografía, fue trasladada sin autorización judicial después de que la PGR la diera en tenencia a Shipping Group México, empresa que se ostentaba como propietaria. Finalmente, un juez federal acreditó la propiedad a favor de Marfield, sin embargo Caballo Maya permaneció atracado en la costa veracruzana en plena temporada de huracanes.
Pero según la resolución del juez que lleva el convenio mercantil, Felipe Consuelo Soto, tanto Caballo Maya como Marango aún forman parte de los bienes de Oceanografía, aunque las empresas panameñas promovieron en agosto un recurso para separarlos de sus activos.
La empresa propiedad de Amado Yáñez –encarcelado desde octubre de 2014– salió de concurso mercantil en mayo de este año luego de que la mayoría de sus acreedores aprobó un plan de reestructura al cual no se suscribieron Marfield y Shanara.

Fuente CNN Expansión 

Te puedes interesar

Listo, el terreno para la ampliación del Aeropuerto de Querétaro

En los terrenos se instalaría una base aérea militar, donde operarían talleres de mantenimiento de …