Movilidad & ciudades inteligentes

Viajes ágiles, seguros, eficientes y sustentables son la clave de la solución a la problemática de movilidad en las grandes ciudades, en particular el área metropolitana de la Ciudad de México.

Las causas son conocidas: sistemas de transporte desarticulados, la edad de la flota vehicular, falta de modularidad en las conexiones, inseguridad y una política de incentivos al uso de automóviles.

El problema es complejo y sin duda requiere de autoregulación y operación automatizada, esa es la dupla que ha permitido la cada vez más constante creación de ciudades inteligentes en el mundo.

Son los desarrollos de IoT, fintech y Big Data basados en la tecnología y el uso de la información, los componentes que han hecho posible el modelo de inteligencia. Eso analizaron el martes pasado, el Instituto Mexicano de Ciudades Inteligentes, Sustentables y Sostenibles (IMCISS), que preside Pablo Colás y que en la vicepresidencia ejecutiva de movilidad y transporte dirige Jorge Hagg.

Un factor relevante de la problemática de movilidad metropolitana en CDMX y Estado de México es la no concluida modernización del transporte público, que se estima requiere 20 mil millones de pesos de inversión para atender la demanda de conectividad de usuarios que diario se mueven en 77 mil unidades de transporte público.

Otro elemento para el análisis es que mientras existen 5 millones de vehículos, 11.5 millones de personas se mueve en la zona metropolitana, pero 80% del transporte se ubica en Ciudad de México.

Así, la movilidad metropolitana es una problemática que genera trayectos diarios promedio de 3 horas, cuando con un transporte eficiente que es cinco veces más grande que en otras ciudades similares, se reduciría a la mitad de tiempo.

En pocas palabras, se trazan rutas de un transporte modular (Metro, Autobuses, furgonetas, Metrobús, Mexibús y otros) de manera desarticulada y sin una autoridad que maneje de forma integral el transporte.

Esta situación provoca problemáticas cada vez más profundas para enlazar el movimiento de usuarios en terminales de alta densidad como Indios Verdes, Pantitlán y Toreo, desde donde se desplazan hacia los corredores Polanco, Reforma y Santa Fe. Sólo en la terminal Pantitlán se mueve diario 1 millón de personas.

El análisis de incidentes, haría factible que se dimensione de manera correcta el impacto económico que la movilidad ocasiona. Sólo en Monterrey se estima que cada año se pierden 100 mil millones de pesos por una movilidad ineficiente.

En el coloquio se exploró también lo alcanzado por los modelos JETTY y Sin tráfico que mediante el uso de la información a través del big data, han ayudado a sus usuarios a atender las diferentes problemáticas ligadas a la movilidad.

Son modelos y reflexiones que se encaminan a dar solución a una problemática que afecta a empleados, inversionistas y empresas, que ante el desarrollo inmobiliario demandan de formas de transporte que hagan factible la productividad económica.

Claudia Olguín / El Financiero

Te puedes interesar

Policía Federal impide tráfico de medicamentos controlados en empresa de paquetería

Un cargamento de tabletas y medicamentos controlados que carecían de documentación oficial y que sería …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.