México produce autos inseguros para el mercado interno: LatIn Ncap

Los automóviles fabricados México para exportarlos a otras naciones, principalmente Estados Unidos, cumplen con estrictas condiciones de seguridad a nivel mundial, pero no sucede lo mismo con los vehículos que se destinan al mercado interno donde incluso se venden más caros, denunció Alejandro Furas, secretario general del Programa de Evaluación de Autos Nuevos para América Latina y el Caribe (Latin New Car Assesmen Program o Latin NCAP), un organismo no gubernamental que desde 2010 ha realizado pruebas de choque a 41 vehículos que se comercializan en la región para medir sus niveles de seguridad y en lo que se ha encontrado que muchos ni siquiera cuentan con bolsas de aire.

Las normas de seguridad vigentes en México, considerado el séptimo productor mundial de vehículos, permiten que las transnacionales automotrices queden muy por debajo de los parámetros de seguridad que se exigen en sus países de origen y el proyecto de norma oficial mexicana 194 (NOM 194) que actualmente trabaja la Secretaría de Economía (SE) con la industria automotriz ni siquiera contempla los lineamientos de seguridad establecidos por la Organización de Naciones Unidas (ONU) desde 1958 y renovados en 1998, advirtió Furas en una conferencia de prensa con El Poder del Consumidor (EPC).
El gobierno mexicano no se ha adherido al Foro Mundial para la Armonización de la Reglamentación sobre Vehículos de la ONU, conocido como WP.29, que establece criterios internacionales para la seguridad de los vehículos y ni siquiera participa en el mismo como sí lo hacen los principales países productores de automóviles, abundó Furas.
Tal como está la propuesta, la NOM 194 deja “atado de manos” al gobierno de México para verificar los niveles de seguridad de los automóviles nuevos y no obliga a las empresas a someterlos a una nueva evaluación si ya fueron calificados en otros países, aún cuando está comprobado que los niveles de seguridad son distintos o bien los prototipos que usan en pruebas de choque no son iguales a los que fabrican. “Las normas deben proteger la vida no deben adaptarse a lo que la industria quiere o puede hacer y un auto es tan malo o bueno en seguridad como un gobierno lo permita”, sentenció Furas.
A su vez, Stephan Brodzuak, coordinardor de seguridad vehícular de EPC, aseveró que de no endurecerse las medidas de seguridad en la NOM 149 el gobierno federal no podrá cumplir con la Estrategia Nacional de Seguridad Vial ni con los objetivos de la ONU para el Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011- 2020 y los únicos autos seguros en México seguirán siendo los de lujo.
“Los autos más vendidos en México están reprobados en seguridad…(como consumidores) se necesita ser más exigentes al respecto porque en los últimos 20 años la flota de vehículos ligeros casi se cuadriplicó pasando de 7.2 millones de autos en 1995 a 25.8 millones en 2015”, refirió EPC con cifras del Inegi.
El directivo de Latin NCAP refutó que reforzar las medidas de seguridad en los automóviles que se venden en México implique afectar las inversiones para la industria automotriz y el crecimiento de la misma, pues recordó que 85 por ciento de la producción del sector se exporta lo que implica que las armadoras mexicanas tienen capacidad para hacer dichos cambios.
Tsuru y Aveo, de los más inseguros
Durante la conferencia, Furas presentó videos de las pruebas de choque a una velocidad de 64 kilómetros por hora que Latin NCAP ha realizado a varios modelos de autos que se usan en América Larina, para demostrar en cuáles, por sus niveles de seguridad, quedaba destrozado el habitáculo, es decir la cabina donde se ubican tanto el conductor y copiloto como los pasajeros que viajan en los asientos traseros (pueden consultarse en www.latinncap.com).
Como ejemplo de la inseguridad que prevalece en los automóviles que prevalecen en México, Furas ponderó los casos del Tsuru de Nissan y del Aveo de Chevrolet, que ocupan el cuarto y primer lugar en ventas aquí, pero cuyas versiones más simples carecen de bolsas de aire y frenos ABS.
El Tsuru,uno de los automóviles ligeros o subcompactos muy utilizado tanto por particulares como para flotillas de taxis, grandes empresas e incluso por dependencias de gobierno por su bajo precio, no obtuvo ni una sola de las cinco estrellas con las que Latin NCAP califica los niveles de seguridad dado que su habitáculo quedó destrozado totalmente. Es un automóvil que en México ocupó por muchos años el primer lugar en ventas y aunque ha sido desplazado por otros modelos, mantiene el cuarto lugar de la lista y tan sólo en en 2013 se comercializaron 46 mil unidades en el país.
¿Cómo es posible que uno de los automóviles que más se usa en México y que transporta tanta gente porque lo compran particulares y taxistas carezca de medidas de seguridad?, fustigó el secretario de Latin NCAP. Por sus bajos niveles de seguridad el Tsuru ni siquiera se comercializa en Japón, lugar de origen de la automotriz que lo fabrica, y tampoco en Estados Unidos y Europa, acusó.
Hay que desmitificar, dijo, ese “terrorismo” de la industria de que implementar medidas de seguridad incrementará el precio de los carros, pues el mismo mercado se adapta y si sale el Tsuru otras armadoras se empeñarán en producir un auto tan barato con tal de quedarse con el nivel de ventas que tiene.

Fuente Vanguardia 

Te puedes interesar

Uber desactiva 9,000 choferes por no cumplir lineamientos

La firma de movilidad Uber dio a conocer que en lo que va de 2017 …