MAN y Scania posibles sacrificadas para pagar multas del Dieselgate de VW

El valor combinado entre las marcas de camiones Man y Scania alcanza los 12.000 millones de euros.

La firma de Wolsfburgo está inmersa en la peor crisis de su historia. Una posible venta o salida a la bolsa de estas prestigiosas marcas podría sanear parte de los graves daños financieros que se suscitaron con la estafa en las emisiones contaminantes de los motores diésel de cuatro y seis cilindros.

Aunque en Europa bajaron las implicaciones por las emisiones nocivas tras haber ofrecido e implementado soluciones técnicas, en Estados Unidos el panorama se vislumbra caótico. 

Aún se desconoce qué multa impondrán los controladores y cuántas demandas colectivas recibirá la compañía alemana en el mercado estadounidense, pero las proyecciones realizadas se prevén siderales. Es por reacción a esas estimaciones que la firma alemana está evaluando sacrificar Ducati, Scania y Man para aplacar las secuelas financieras.

Scania fue la última marca en sumarse a la compañía radicada en Wolfsburgo

  
Shutterstock

Man y Scania son las dos marcas de vehículos comerciales pesados pertenecientes al Grupo Volkswagen. Scania fue la última en incorporarse al equipo del consorcio alemán, que a mediados del pasado año anunciaba la intención de integrarla con Man y Volkswagen Vehículos Comerciales en una nueva división global de vehículos industriales. El valor combinado de ambas marcas rondaría los 12.000 millones de euros, muy lejos aún de los 50.000 millones de euros de costos asociados que se estima en el mercado europeo.

Para acompañar a atenuar los daños del escándalo Volkswagen, Ducati también entraría en escena. La prestigiosa marca de motos que la compañía adquirió hace poco menos de un año podría salir a la venta, relegando proyectos del calibre del Volkswagen XL1 Sport Concept, un deportivo ligero, aerodinámico, con un diseño futurista, motorizado por una mecánica Ducati, que pasará al ostracismo.

Recientemente dimitió el Director de Calidad de la compañía. Frank Tuch, jefe del control de calidad de los vehículos Volkswagen, presentó voluntariamente su renuncia a raíz del escándalo en torno a la manipulación de emisiones de gases contaminantes. El famoso caso “dieselgate” que envuelve al Grupo Volkswagen incurrirá también en decenas de miles de millones de euros. La reparación de los vehículos afectados en Europa provocó que la firma recurra a un préstamo por valor de 20.000 millones de euros. Las indemnizaciones y compensaciones que la firma alemana debará resarcir por fuera de Europa mantiene en vilo a la industria automotriz: Ducati, Scania y Man irían al rescate de Volkswagen.

fuente Infobae

Te puedes interesar

Un huachicolero muerto y 5 heridos tras explosión de ducto

Una explosión en un ducto de la petrolera estatal mexicana Pemex, provocada por una toma …