Liberalizar precios de combustible en condición actual sería riesgoso 

Combustibles subirían en 2017 si se libera el precio sin disminuir los impuestos que se le aplican al combustible, advierten dos asociaciones del sector.

“En este momento, con las condiciones internacionales del mercado, el precio tendría que estar entre los 15.50 a 16.50 pesos, y no en 14 pesos”, asegura el presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), José Ángel García Elizondo.

El Gobierno incluyó en su iniciativa de Ley de Ingresos para el siguiente año una propuesta para adelantar la liberación del precio de los combustibles para 2017 en lugar de 2018, aunque sujeta a un calendario y vigilancia de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) con apoyo de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

El gremio de los gasolineros, aunque apoyan que se adelante un año esta liberación, consideran que las condiciones actuales del mercado tanto nacional como internacional, sólo provocará que los precios suban en cualquier zona donde se quiten los candados.

“El futuro de las Estaciones de Servicio depende de la adecuada implementación de la Liberación de Precios, que se pretende adelantar para el primero de enero de 2017”, asegura la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), en un comunicado publicado este mes. El gremio subraya que “no existen condiciones de competencia efectiva” para liberar el precio, que estiman se disparen a 15.17 pesos por litro para la Magna, 16.09 pesos para la Premium y 14.72 para el diésel.

“En este momento, con los impuestos que tenemos, con la infraestructura que tenemos, y los precios internacionales, no vemos alguna región, incluso la frontera o quienes estén cerca de los puertos, pueda tener un precio por debajo de los 14 pesos”, dice el líder de la Onexpo.

Hacienda determina el precio de la gasolina en la actualidad, a través de una fórmula que toma como referencia el precio del combustible en la frontera con los Estados Unidos, más el Impuesto Especial Sobre la Producción (IEPS) y el margen comercial, más dos variables que le ayudan a ajustar el precio para que no rebase un incremento del 3% ni baje más de 3%.

Estos dos valores, llamados cuota complementaria y estimulo fiscal, equivalieron 1 peso y 1.3 pesos para octubre. Así que, aunque los combustibles tocaron el punto máximo de la banda del 3% para este mes, a los precios al público se les restaron estos dos conceptos, como si se tratara de un “subsidio”. Por esta razón los gremios gasolineros creen que de mantenerse el mismo IEPS, junto a precios del crudo y tipo de cambio similares a los de ahora, los consumidores pagarán más por la gasolina al iniciar el siguiente año.

“Eso es parte de lo que gestionamos. Si a partir del 1 de enero se libera el precio en la franja norte, prácticamente van a estar fuera de mercado”, asegura el representante de la Onexpo.

Los cálculos de ambos gremios se basan en lo vivido en los últimos meses, donde una recuperación del precio internacional del petróleo ha elevado los costos de adquirir la gasolina en Estados Unidos.

Para julio, los precios de referencia en Estados Unidos llegaron a los 5.66 pesos por litro, mientras que en octubre llegaron a los 6.84 pesos por litro, debido a la recuperación del barril de crudo a nivel internacional en este lapso.

En la primera mitad del año, en lugar de un subsidio, estas variables sirvieron para que el Gobierno pudiera compensar los menores ingresos que recibe a través del IEPS, derivados de un menor valor del petróleo.

La infraestructura, la clave para liberar la gasolina

La iniciativa para liberar los precios del combustible va en concordancia con una propuesta de la Cofece que en julio sugirió adelantar este proceso a través de un calendario, para evitar que las zonas con mayor infraestructura pudieran beneficiarse de precios más bajos.

 La Cofece ya había avisado de la necesidad de recurrir a un esquema por zonas para liberar el precio, ante la falta de infraestructura y condiciones en ciertas ciudades y poblaciones.

Pero los precios de transporte y logística sí deberían apoyar a que ciertas regiones del país pudieran ofrecer mejores precios al público, debido a que existen regiones con mucha mejor infraestructura de transporte y almacenamiento de combustible, opina el director general de la consultora GMEC, Gonzalo Monroy.

Si bien los costos por llevar gasolina a lugares como Hermosillo o la península de Yucatán pueden sobrepasar los dos pesos, los lugares cercanos a los puertos o a la frontera tienen al alcance reducir estos gastos a menos de 1.4 pesos, estimó el especialista.

“El problema no es por la parte de la legislación sino por la falta de inversión de Pemex en muchas zonas para instalar infraestructura de transporte de gasolina. Se trata de que la nueva ley nos va a llevar a un mercado con inversiones que cubran estas ineficiencias, pero va a tardar tiempo”, explica Monroy.

Los gastos de transportar gasolina a través de autotanques resultan 13.5 veces mayores frente al costo de llevarlo por ducto, según referencias de la Cofece.

Onexpo y Amegas han pedido reunirse con el Congreso para plantearse estas inquietudes antes de aprobar la Ley de Ingresos, que debe quedar lista antes de finalizar octubre.

Fuente Expansión 

Te puedes interesar

Estas son las tres rutas más peligrosas del transporte público en CDMX

La Secretaría de Seguridad Pública capitalina detectó las tres rutas de transporte público de pasajeros …