Las ventajas de usar los rines adecuados en tu camión

Usar los rines indicados puede representar ahorros importantes para una compañía. ¿Qué es mejor, de acero o de aluminio? Solo tus necesidades podrán darte una respuesta correcta.

Un buen gerente de flota sabe que cada componente del camión es esencial para que las operaciones marchen de la mejor manera y rindan más frutos. Pero, curiosamente, este mismo hecho hace que algunas veces pasen por alto un elemento a primera vista simple pero que puede ayudarte a ahorrar dinero: los rines. Y es que a pesar de que no tienen partes móviles –es decir, mecánicamente son una pieza poco complicada-, es una de las piezas de tu camión que más tiempo están en movimiento. A fin de cuentas, giran junto con las llantas. Por esta razón es que elegir los rines adecuados para cada camión puede optimizar las operaciones de una flota –o camión- en varias formas, desde fáciles y pocas maniobras de mantenimiento, reducción de peso del vehículo y menor consumo de combustible; motivos más que suficientes para tomarte el tiempo necesario para asegurarte de que estás usando los correctos.

Actualmente, hay básicamente dos tipos de rines en el mercado de uso rudo: de acero y de aluminio. Y si bien la creencia popular es que los segundos son solo para camiones ligeros y los primeros para todo lo demás, la realidad es un poco más complicada que eso. De acuerdo a Robert Flynn, director de mercadotecnia de producto para Accuride “hay una multitud de características disponibles tanto para rines de acero como de aluminio que los hacen aptos para un amplio rango de aplicaciones”. Estas incluyen rines de acero de bajo peso para flotas en aplicaciones rudas pero que se preocupan por el peso y el consumo de combustible. Accuride fabrica y vende rines tanto de aluminio como de acero porque muchas flotas necesitan ambas opciones. “Nuestro rin de acero más ligero pesa 66 libras”, dice Flynn. “Para muchas flotas, esa es una característica muy atractiva”.

Razón de peso

Ciertamente, los rines de aluminio pueden ser hasta tres veces más caros que los de acero, pero aquellos transportistas de largas distancias que buscan aligerar sus camiones lo más posible están dispuestos a pagar esa diferencia en el precio, de acuerdo a Flynn. “Menos peso obviamente ayuda con la economía de combustible”, afirma. “De ese modo, las flotas que suelen llegar al límite de peso antes que al de espacio, pueden llevar más carga y generar mayores ganancias”.

Los ahorros en peso con los rines de aluminio son enormes. Alcoa introdujo el primer rin de aluminio para camión en 1948 y actualmente este material ha ganado mucha aceptación en la industria, dice Brian Thomas, gerente de mercadotecnia de Alcoa. “Los ahorros en peso más drásticos de Alcoa con rines de aluminio para las flotas son de 1,400 libras por vehículo”, dice Thomas. “Eso es un rin de 14 pulgadas para llanta de base ancha que reduce el peso en el eje de transmisión de 130 a 58 libras”.

Esos números juegan completamente a favor de una flota, especialmente cuando tomas en cuenta los ahorros en combustible y mantenimiento. “Las flotas típicamente ven un sobreprecio del 30 al 40 por ciento cuando compran rines de aluminio”, dice Thomas, “pero el valor de reventa de los rines de aluminio te regresa alrededor del 75% de la inversión incluso diez años después”. Ahorros más inmediatos se ven en el ahorro de combustible y las ganancias por la carga adicional que pueden llevar. “Dependiendo del uso y aplicación, así como el número de millas rodados, algunas flotas pueden ver un regreso de la inversión en rines de aluminio en un año o menos”, asegura Thomas.

Para uso rudo

A pesar de esto, el acero se mantiene como una opción importante para muchas flotas, especialmente para las que llevan a cabo trabajo muy rudo o que suelen rodar fuera de la carretera. “Vemos algunas flotas que usan rines muy ligeros para ahorrar peso”, dice Mark Fonte, gerente de mercadotecnia de equipo original de Maxion. “Las flotas que se preocupan por el peso algunas veces no se dan cuenta de que hay disponibles opciones de acero ligero que soportarían mejor el desgaste en las aplicaciones más rudas. Hemos optimizado nuestras opciones en rines de acero ligero para ayudarlos a evitar el costo adicional de los rines de aluminio al tiempo que les damos la herramienta que necesitan para ‘ensuciarse las manos’ con su camión”.

Mientras que los rines de aluminio requieren un mantenimiento menos intensivo que los de acero, Fonte dice que Maxion ha desarrollado tecnologías que ayudan a que los rines de acero duren más entre los retoques que usualmente requieren cada dos o tres años en la mayoría de las aplicaciones. “Hemos ofrecido nuestra protección de polvo de triple capa como un estándar desde el 2009”, afirma. “Nuestras pruebas combinadas con los resultados de la vida real muestran que esos rines duran hasta cuatro veces más que los no tratados antes de necesitar un trabajo de retoque. Eso es una mejora importante en las operaciones de mantenimiento y esos ahorros pueden representar mucho dinero para una flota grande”.

Independientemente de si son de acero o de aluminio, los fabricantes de rines están de acuerdo en una cosa: hacer rines que brinden un manejo cómodo es otra arma en la eterna batalla por retener clientes. “Eso realmente funciona a múltiples niveles”, dice Flynn. “A los conductores les gusta sentarse al volante de un camión que luce bien y unos rines brillantes ciertamente ayudan a conseguir esa imagen. Además, los rines que se ven bien sonuna parte importante de la apariencia general del vehículo para las flotas que consideran a sus camiones como ‘anuncios rodantes’ para su negocio”. Fonte habla de desbalanceo, “la rectitud y veracidad del rin”, como un factor crítico cuando buscas un manejo suave. “Los fabricantes de rines de calidad saben que mientras mejorar el confort general y la maniobrabilidad en un camión hace mucho para retener a los clientes”, afirma. “Los conductores que no están ‘hechos pedazos’ al terminar un largo día en un camión con buen aspecto van a estar más contentos que aquellos que no disfrutan de esas ventajas en su trabajo”.

Así, si bien muchas veces uno podría considerar el precio como el factor decisivo al momento de comprar unos rines, hay otros que se deben tomar en cuenta para elegir el más adecuado y, más importante, el que te hará ahorrar –y ganar- más dinero.

Te puedes interesar

Con barricadas, delincuentes y pobladores asaltan trenes

Durante los últimos meses, un grupo de asaltantes, apoyado por pobladores, ha saqueado vagones de …

B