Las ventajas de los rines de aluminio 

Cuando se trata de eficiencia en el transporte, la ligereza del material con el que los componentes están fabricados puede representar una reducción de aproximadamente 30% del peso de las unidades automotores, lo que se traduce en importantes ahorros de combustible. Uno de esos componentes son los rines de aluminio.
En la industria química, el aluminio es apreciado por ser un material ligero y fuerte a la vez, además de la larga duración que ofrece, no es tóxico, es resistente a la corrosión, reciclable y de elevada conductividad. Es por ello que se utiliza en la elaboración de múltiples productos.

El aluminio se usa en la fabricación de rines para todo tipo de vehículos, a partir de un bloque macizo que es forjado, procesado con tratamientos que aumentan su resistencia y sometido a varias pruebas antes de comercializarse.

Más allá de ser estéticamente atractivo, en el transporte de carga sus características se aprovechan de una forma más productiva.
Con los rines de aluminio –más ligeros que los de acero-, los vehículos pesados pueden transportarmás carga y ahorrar combustible porque requieren menor potencia para moverse, además de que su alta resistencia a los impactos los hacen más durables.
Al ser el aluminio un excelente conductor de calor, las llantas y los frenos se calientan menos y eso contribuye a un menor desgaste de ambos.
Quienes usan rines de este metal, obtienen como beneficio adicional un menor costo de mantenimiento porque debido a su resistencia a la corrosión, no necesitan ser pintados y algunos se lavan sólo con agua y jabón.
Por otro lado, la efectividad del aluminio también se traduce en mayor valor de reventa y su aspecto brillante hace lucir a los rines siempre como nuevos.
Un camión con remolque equipado con rines de aluminio puede pesar hasta 310 kilos menos, por lo que aumenta su capacidad de carga. El menor pesoImagen-2 también ayuda a reducir el desgaste de los amortiguadores, suspensión, neumáticos y frenos.
Algunos fabricantes aseguran que el ahorro de combustible puede ser de hasta 2.5% con el uso de este tipo de rines y si se aprovecha al máximo la capacidad de carga de un vehículo, la inversión realizada se recupera en dos años.
Por otra parte, cuando los rines de este metal se desechan –así como todos los artículos fabricados con el mismo– pueden reciclarse sin que el material pierda su calidad y propiedades.
Sin embargo, la única manera de obtener resultados positivos con los rines de aluminio es utilizarlos de forma correcta es decir, instalarlos de acuerdo con las especificaciones del producto, no golpearlos, inspeccionarlos para detectar posibles daños y utilizar birlos, tuercas y demás componentes de ensamble aprobados por la empresa que los produjo.

Fuente TYT 

Te puedes interesar

Nuevo aeropuerto nace con “pecado original”

En la cuenca que alguna vez fue el gran lago de Texcoco de los aztecas, …