Las Transas para obtener el holograma cero

Para obtener el holograma cero sin importar el modelo o los niveles de emisión de contaminantes, algunos conductores de la zona metropolitana del Valle de México acuden a intermediarios que garantizan el servicio por un costo extra que va desde 200 hasta 800 pesos.

En los últimos cuatro años, el Gobierno de la Ciudad de México clausuró 37 verificentros por la comisión de actos de corrupción. Cuatro de estas clausuras son de 2016.

De acuerdo con información de la Secretaría del Medio Ambiente (Semarnat), entre julio y diciembre de 2015, 1 millón 700 mil automóviles que circulan en la zona metropolitana obtuvieron hologramas 0 y 00 de manera “indebida”.
Aunque la estrategia varía, el objetivo es el mismo: circular el mayor número de días posible.

Gestores

Adrián R. de 27 años contactó a un gestor para que su Aveo 2010 obtuviera un holograma 0 luego de que la unidad no pasara la prueba de verificación en dos ocasiones, una de ellas incluso a una semana de haberle realizado un servicio completo.

Diariamente se traslada de Tlalnepantla a la Ciudad de México por lo que decidió recurrir a un intermediario que le garantizó la calcomanía requerida para circular todos los días.

A decir del dueño, el auto nunca sale de la ciudad y está en muy buenas condiciones de kilometraje, por lo que “en teoría no tendría que presentar ningún problema”.

El trámite costó 800 pesos de los que 200 fueron para el intermediario.

Contactó al gestor por un amigo que supo que la empresa para la que trabaja utiliza sus servicios para asegurar que la flota de automóviles circule con normalidad en la megalópolis.

Pre-verificaciones

En la delegación Gustavo A. Madero, Darío M. de 50 años acude a un taller mecánico para realizar una “pre-verificación” a su Lincoln, 1995 de ocho cilindros para asegurarse un holograma 0 que le permita circular seis días a la semana y el tercer sábado de cada mes, si no hay contingencia.

Los trabajadores del taller se encargan de llevar el automóvil a la verificación con un costo de 800 pesos adicionales a los 472 pesos que cuesta.

“El taller no realiza las verificaciones pero tiene aparatos similares para medir las emisiones de contaminantes. Mi carro tiene holograma 0. Para el segundo semestre y con las nuevas medidas es probable que ya no pase. Voy a esperar a ver cómo queda para comprar otro carro usado y circular todos los días. Un carro eléctrico no es opción porque son muy caros”, dijo.

El matrimonio conformado por Karina y Octavio solicita un servicio similar en la delegación Miguel Hidalgo. Poseen dos automóviles -Honda CR-V 2012 y un Stratus 2010- por los que pagan mil 200 y mil 500 pesos respectivamente, a un mecánico de confianza, un familiar, que se encarga de dar mantenimiento a las unidades previo a la verificación y asegurar los hologramas porque diariamente cruzan la ciudad por trabajo y la escuela de dos niños menores de seis años.

El “brinco”

Otros usuarios recurren al “brinco”, en el que la unidad a revisar “salta” los controles de verificación y obtiene el holograma a cambio de una gratificación que va de 100 a 200 pesos.

El verificentro utiliza autos de modelo reciente para dar la certificación a vehículos contaminantes o de modelo no reciente.

Cerca del aeropuerto, Dalia M. paga mil 900 pesos para que den el mismo holograma a la flota de siete unidades que integran la pequeña empresa dedicada al negocio de fletes.

El encargado del lugar cobra 100 pesos por cada una de las tres camionetas Nissan 2003 y 400 pesos por cuatro unidades que cuentan con licencia federal para transporte de carga.

Es un negocio establecido desde hace más de 10 años por lo que siempre acude con una persona de confianza y se asegura que sus autos estén bien mecánicamente; “si algo pequeño falla le mueven una manguera o un bulbo para que pasen. Todos con el mismo holograma”.

Fuente Milenio

Te puedes interesar

Ataque a Ferromex aumenta 114%; fuera de control tramo Veracruz-CDMX

Lourdes Aranda, directora de Relaciones Gubernamentales de Ferromex y Ferrosur, dijo que en los últimos …