Las repercusiones del triunfo de Trump en el sector marítimo

La reciente elección de Donald Trump como nuevo Presidente de EE.UU. ha generado preocupación en torno al futuro de la economía mundial y, por supuesto, al de la industria naviera, la que atraviesa por su peor declive en 30 años y que ahora ve con temor la concreción de la retórica proteccionista afianzada por el magnate durante su campaña.

“Su postura proteccionista general contra la globalización probablemente dañará al sector marítimo -una industria que se favorece de la disminución de las barreras comerciales”, señaló a WSJ, Basil Karatzas, consultor marítimo de Nueva York que trabaja con las firmas más grandes del sector. “A corto plazo, el efecto de choque para los mercados probablemente llevará a menores volúmenes de negocios en un momento en que las compañías navieras reportan números rojos”, pronosticó.

Por otra parte, Jeffries, en una nota publicada en Lloyd’s List advirtió sobre el riesgo del proteccionismo de la administración de Trump en materia comercial y el apoyo que el presidente electo brindaría a las industrias estadounidenses de combustibles fósiles, con el consiguiente impacto en la navegación y el comercio mundial.

Durante su campaña, Trump criticó repetidamente los acuerdos comerciales internacionales, como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta por su sigla en inglés) y el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, también conocido como TPP, convenio que apunta a reducir o eliminar los aranceles entre 12 países de Asia y América, incluyendo a EE.UU. 

El presidente ejecutivo de Masterbulk, Nicholas Fisher, señaló que EE.UU. ya se había desentendido de cumplir algunos de los principales acuerdos a nivel internacional como la regulación de las Aguas de Lastre. “No hay nada que sugiera que un nuevo gobierno de Trump haga nada para mejorar eso en absoluto”, señaló.

Fisher indicó que la retórica de Trump durante la campaña electoral sugiere una estrategia continua de “caminar en solitario” con el fin de hacer que EE.UU. mejore, acentuando este enfoque aislacionista y haciendo más costoso y complejo para los navieros que EE.UU. cumpla con sus compromisos comerciales. 

Perspectivas de las navieras

Las pretensiones de Trump no favorecerían el comercio internacional, lo que se reflejó en la primera reacción de las bolsas del mundo tras su elección, en la que los inversionistas rescataron inversiones de activos riesgosos como el petróleo, para obtener refugios seguros, como el oro.

Esto empeora, en primera instancia, el contexto de la industria naviera que lucha por adecuarse a un crecimiento de la economía mundial de sólo un 1,7% este año, el ritmo más bajo desde la crisis financiera de 2008, según la Organización Mundial del Comercio.

De hecho, las acciones del conglomerado danés A.P. Moller-Maersk, matriz de Maersk Lines- que moviliza el 15% del transporte marítimo global y considerada como un barómetro de la industria- cayeron un 4,25% en las operaciones de Copenhague, una vez conocido el triunfo del candidato republicano.

“EE.UU. es un mercado importante para nosotros y una gran influencia en todo el mundo”, señaló un vocero de Maersk Line, quien señaló que “es demasiado pronto para especular sobre cómo el resultado de la elección tendrá un impacto en nuestro negocio”.

Onda Expansiva

Una preocupación central de los analistas de la industria es si la toma de medidas proteccionistas por parte de EE.UU., impulsaría la adopción de políticas similares en otros países como China.

“El mayor riesgo para el transporte marítimo es si tal acción causa un efecto expansivo de otros países que toman medidas similares”, señaló Lars Jensen, director ejecutivo de SeaIntelligence Consulting, en Copenhague, quien añadió que “en el mediano y largo plazo, eso afectaría negativamente tanto a las industrias navieras como portuarias a nivel mundial”.

Situación de los petroleros  

Robert Bugbee, presidente de Scorpio Tankers, la mayor compañía de transporte marítimo de productos refinados de petróleo, con una flota de alrededor de 90 buques, se mostró optimista y señaló que “’Negocios son negocios’ y no creo que Trump quiera ser un presidente que trastorne el comercio mundial. Como todos los políticos, tiene una postura pública y otra en privado cuando conversa con socios comerciales”, aseguró.

Añadió que la postura de Trump de impulsar las perforaciones petroleras en los EE.UU. podría impedir que los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) reduzcan su cuota de producción a fin de mes. “Tal vez la OPEP tratará de ganar cuotas de mercado otra vez, lo que significa más carga, la que sería tremendamente favorables para el negocio de los petroleros”.
Por su parte, Erik Nikolai Stavseth, analista de Arctic Securities, señaló que uno de sus primeros pensamientos es que tras el ascenso de Trump “el reciente regreso de Irán a los mercados internacionales, podría estar bajo presión y generar otro conflicto interno dentro de los niveles de producción de petróleo de la OPEP”.

En otro ítem, Stavseth señaló que pese a que el señor Trump amenaza con imponer aranceles a las importaciones estadounidenses procedentes de China, “los graneles están menos centrados en las exportaciones de China, ya que la demanda de acero es impulsada principalmente por factores internos y por lo tanto, el mineral de hierro puede librarse de imposiciones”.

Por MundoMarítimo

Te puedes interesar

Interjet inicia operaciones ruta Bajío-Los Ángeles

  Con los tradicionales actos simbólicos del corte de listón y el arco de agua, …