VW Golf TDI clean diesel

Las automotrices europeas en defensa del diésel tras caso VW

La industria automotriz europea montó una enérgica defensa del diésel a raíz del creciente escándalo en Volkswagen que pone en duda el futuro del combustible y sacude el sector automotriz.
Al escribir a nombre del organismo regional de la industria ACEA, Carlos Ghosn —presidente ejecutivo de Renault-Nissan— advirtió a los principales responsables políticos de la Unión Europea en contra de una reacción exagerada después de que se dio a conocer que VW hizo trampa en las pruebas de emisiones de los autos con motor a diésel.
“Todos los fabricantes invirtieron fuertemente en innovación, en el desarrollo de tecnología diésel avanzada que consume menos combustible, con lo que reducen las emisiones de CO2”, escribió Ghosn a los ministros de los Estados miembros de la Unión Europea responsables del comercio, la economía y la industria.
“Debemos evitar medidas que puedan minar la competitividad de nuestro sector, que representa 12 millones de puestos de trabajo en Europa”, agregó en la carta que vio Financial Times.
La petición llegó en un momento en que los altos directivos de VW advirtieron que la investigación que realizan por el escándalo tomará “al menos varios meses”. VW designó a la firma estadounidense de abogados Jones Day para que investigue quién desarrolló y autorizó el uso del software que permitió que los coches diésel de VW emitieran menos óxidos de nitrógeno durante las pruebas de laboratorio, de las que emiten en carretera.
Los directores reafirmaron sus planes para nombrar al director financiero de la compañía, Hans-Dieter Pötsch, como presidente, lo que lo coloca como el encargado general de la investigación interna. Su candidatura provocó críticas de los expertos en gobernanza corporativa porque ocupa un lugar en la junta de administración de VW desde 2003.
“El nombramiento de Pötsch después de un escándalo como este crea un serio conflicto de interés”, dijo Hans-Christoph Hirt, director de Hermes Equity Ownership Services. Se “perdió la oportunidad de llevar a un peso pesado externo y eso no caerá bien con los inversionistas y reguladores”.
Sin embargo, Pötsch conserva el apoyo de las familias Porsche y Piëch, que juntas controlan la mayoría de las acciones con derecho a voto de VW. Berthold Huber, un sindicalista, estuvo como presidente interino de VW después de que el patriarca Ferdinand Piëch renunció en abril tras una lucha de poder con el entonces CEO Martin Winterkorn. Winterkorn renunció la semana pasada. VW no dijo cuándo se unirá Pötsch a la junta de supervisión.
A pesar de que las automotrices europeas solicitaron a Bruselas a no tomar medidas demasiado enérgicas en el diésel, los fabricantes de Estados Unidos fueron más impulsivos. Mark Reuss, director de desarrollo de productos de General Motors, dijo que Opel, la marca europea de la compañía, bien puede alejarse de la tecnología diésel si el escándalo lleva a un replanteamiento más amplio.
EL DATO
12 millones de puestos de trabajo genera este sector de la industria de combustibles en todo el viejo continente.

Fuente Milenio

Te puedes interesar

Aerolíneas resienten el “Efecto Trump” al caer número de pasajeros a EU

En el primer semestre de 2017, el número de viajeros de México a Estados Unidos …