La mujer aporta valor a la logística

La presencia de la mujer va en aumento en áreas de actividad donde antes no era tan notoria su participación. Y una de ellas es sin duda la logística donde, cada vez más, las mujeres acceden a puestos de gestión y dirección. ¿Cómo se articula el desempeño femenino en la dirección logística? ¿Qué valores aporta? Para conocer algunos de los aspectos de esta participación, dos directoras de logística de importantes empresas, Marta Heras, Supply Chain Manager de Bic en España y Portugal, y Carmen Calama, directora de logística de Mahou-San Miguel, conversaron en un coloquio sobre mujer y logística (Women & Log), durante la feria Logistics, que fue moderado por Isabel Bajo, directora general de Publicaciones Alimarket. Con datos oficiales, la participación femenina en la actualidad alcanza al 24% de las plantillas en la actividad logística, pero solo al 3% entre los cargos directivos, señalaba Marta Heras. Sin embargo, tanto Marta Heras como Carmen Calama, según su experiencia personal, no encontraron barreras de acceso a los puestos ejecutivos por el hecho de ser mujer, y entienden que así debe ser de forma general, pues la contratación debe tratarse como una cuestión vinculada a la oportunidad de trabajo, preparación, cualificación y experiencia de cada persona.

Aún así, en Mahou, según comentaba Carmen Calama, hay una alta intervención de la mujer en el área de logística, promovida incluso de forma interna en la empresa. Calama apuntaba: “la logística requiere de transversalidad, de contacto con varios departamentos de la empresa, y es bueno tener habilidades sociales que de manera natural pueden fluir en las mujeres, como la capacidad de adaptación, de conciliar, de quitar tensión… En la logística hay mucha tensión -confesaba-, hay que planificar a la vez que ser flexibles, y son importantes habilidades que ayuden a lograr ese equilibrio y a la vez trabajar con equipos plurales”. En este sentido, Marta Heras recalcaba algunas características femeninas que son ventajosas en las funciones de directora logística: “tenemos mucha mano izquierda, capacidad de planificación y control, de escucha activa, de empatía… estas virtudes ayudan a las mujeres a estar en logística”.

Precisamente estas características vienen también a apoyar una de las líneas sobre las que quiere progresar la logística: la colaboración entre los distintos actores. Una colaboración, con el cliente, basada en compartir información, una buena trazabilidad, llegando incluso a integrar datos para conocer los stocks y optimizar los pedidos, señalaba Heras. Pero también a nivel interno, en la organización de la propia empresa. “Hay que desterrar la idea de que el cliente da la lata -señalaba Calama-. La preocupación del distribuidor es la misma que tiene nuestro departamento comercial. Hay que escucharse y mejorar conjuntamente entre todas las partes, porque así encontraremos oportunidades de mejora”.

La búsqueda de la eficiencia es una constante en las tareas logísticas, y en ello se basa buena parte del trabajo de estas directivas. “Estamos implantando sistemas de reporting y control de operaciones para analizar constantemente donde residen los posibles fallos a mejorar”, mencionaba Heras. Por su parte, Calama resaltaba el trabajo que en su empresa realizan para avanzar en la planificación integrada de ventas y que, en alianza con la distribución, debe tender a lograr un consenso, un “objetivo de forecast único entre fabricante y retailer”.

En el desarrollo de su labor en los últimos años, han visto también como sus propias tareas evolucionaban y la logística pasaba a ocupar nuevos campos hasta lo que se denomina cadena de suministro (“supply chain”). Así, a partir de la clásica actividad de almacenaje y transporte, se ha pasado ahora a cubrir más amplios objetivos que implican desde el aprovisionamiento, la producción y la posición de distribución. A la hora de tomar importantes decisiones en sus empresas, “la opinión de los logísticos es tenida muy en cuenta”, mencionaba Marta Heras. “La logística está ya situada en el centro del negocio”, corroboraba Carmen Calama. Y, además de la creciente preocupación por la eficiencia en costes, observada claramente en los últimos tiempos de crisis, una de las tendencias que se consolida en el sector es el claro interés por contribuir a una operativa sostenible con el medioambiente, según coincidían al terminar su intervención.

Te puedes interesar

Transportistas preveen generar un “autoseguro”

La Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CANACAR) contempla crear un fideicomiso para asegurar sus …