La Logística en la Industria fronteriza

Mientras hace su tarea para la secundaria, Alejandra recibe un mensaje de la impresora: “El nivel de tinta es bajo, ¿quieres ordenar un nuevo cartucho?” La respuesta afirmativa se inserta a través de Internet en toda la cadena de producción y distribución en la que influyen sistemas informáticos robotizados, procesos de automatización, de inteligencia artificial y humanos.

La orden impacta a decenas de compañías en varios países. Desde el abasto de insumos, hasta el servicio de paquetería que colocará el “tóner” en la puerta de Alejandra, están inmersos en una compleja cadena en la que cada vez hay menos humanos, pero más sistemas informáticos dotados de inteligencia artificial.

Especialistas en logística y comercio exterior señalan que la evolución de la cadena de producción y distribución, es decir la adopción de sistemas electrónicos e inteligentes en las fábricas y tiendas, representa un incremento exponencial en productividad de la ciudad, las empresas y cada uno de los trabajadores.

La no adopción de estos sistemas, afirman, representa desventaja ante las empresas de la competencia que sí se están adaptando a las nuevas tecnologías en materia de logística.

La lógica de hacer cosas

Cada día cruzan por la frontera Juárez-El Paso casi 2 mil 500 tráileres cargando mercancías con un valor superior a los 257 millones de dólares en promedio, según datos de la Oficina de Aduana de El Paso (Custom Border Protection) y del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

La infinidad de productos que se fabrican aquí llegan a casi todos los rincones del mundo, gracias a las habilidades logísticas que se han metido en el ADN de los juarenses a lo largo de medio siglo de trabajar en la industria.

Hacer que los insumos confluyan en el tiempo, calidad y cantidad exacta y lograr que los productos salgan para ser entregados justo a tiempo y con calidad mundial, requiere que miles de personas especializadas en servicios de transporte, comercio exterior, trámites, manufactura, y otras muchas especialidades trabajen con mayor coordinación que las piezas de un reloj suizo.

Y eso hacen todos los días, pero el mundo logístico conocido hasta ahora está cambiando, pues la tecnología está acelerando todos sus procesos.

José Castañón Sandoval, representante de Comercio Exterior de la firma consultora Palco, explica que el término logística viene de lógica, y se refiere a la planeación que se necesita para hacer algo, a la parte secuencial, matemática.

“Para construir pirámides y esculturas de ese nivel, antes que contenedores o montacargas, necesitaron lógica. Para ellos la cuestión era: cómo vamos a hacer para transportar estos materiales y crear estos monumentos. De ahí se derivó un proceso logístico, un coordinador y una serie de movimientos coordinados lógicamente hablando”, explica.
“La logística está en todo. En la industria, hoy en día la batalla contra la competencia está en la logística porque es donde pueden bajar costos y ganar tiempo. Las empresas detallistas también tienen su guerra en entregar la mercancía en determinadas horas, y eso impacta a toda la cadena de distribución y producción y hasta las aduanas”, añade.

El especialista, también representante de Comercio Exterior en la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) indica que el costo de mover insumos y mercancías a tiempo cuesta entre 10 y 30 por ciento del total del costo final del producto, pero tener un mal proceso puede llegar a duplicar o triplicar el costo final del bien.

Zona de oportunidad

Sandra Aragonez Bolaños, responsable de Práctica de Cadena de Suministro de la consultora especializada Accenture México, indica que el costo de transporte y logística es el más alto de un producto, por encima del de producción.
Ahí hay una oportunidad para que las empresas se vuelvan más competitivas. “Somos un país manufacturero y a la hora de reducir costos nuestro enfoque está en producción, no en logística, porque tenemos años trabajando en automatizar la producción, pero no hemos trabajado en bajar los costos de la logística”, señala.

“Poder reducir costos de transporte, combustible, almacenes, seguimiento de rutas por GPS, todo esto es algo relativamente nuevo y hay mucha oportunidad ahí”, apunta.

Indicó que según los estudios realizados por Accenture, las empresas que implementan procesos de eficiencia en su cadena logística, con los métodos más avanzados, logran reducir ese costo hasta en un 40 por ciento, y mejoran la eficiencia de sus entregas.

“Somos buenos con la ejecución de emergencia de envíos pero no hay un análisis financiero de esta toma de decisiones y ahí es donde hay enorme posibilidad de reducir costos. En México la decisión es mandar el camión, no siempre lleno, no siempre rodando a fin de entregar a tiempo el producto y eso eleva el costo de una manera que no está calculada y difícilmente te das cuenta hasta que te causa un problema”, afirma.

Juárez, zona clave

Es una ciudad que colinda con dos estados de la Unión Americana: Nuevo México y Texas. Está en un punto clave en la frontera con el mayor mercado mundial que es Estados Unidos. Además es un lugar en donde se fabrica con mucha calidad.

Castañón Sandoval explica que al juntar la logística excelente y la calidad, hace que este sea un centro manufacturero único en el mundo.

“El comprador quiere cada vez su producto más rápido, y la solución es la logística y Juárez tiene el personal que le da esa posibilidad a las empresas”, explica.

Según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), hasta marzo de este año las ramas de Servicios para Empresas y Transporte daban trabajo a 61 mil 140 personas en la ciudad, lo que significa el 14 por ciento de los 435 mil empleos totales en Juárez.

En la cadena logística participan desde transportistas, agentes de comercio exterior, proveedores, dependencias de gobierno, manufactureras, tiendas entre otros.

Castañón explica que de entre 130 países analizados por el Banco Mundial, México anda debajo de la posición 50 en logística, por lo que hay mucho hacia donde avanzar. “Se han creado nuevas carreteras y corredores logístico que ayudarán en esto, pero aún falta mucho para llevar a lo que han logrado Singapur, Alemania y otros países asiáticos, donde por ejemplo los puertos son impresionantes”, añade.

Cómo era la industria en la zona Juárez – El Paso

Cuando llegó la industria, el proceso productivo era mucho más simple y lento. Ahora la competencia global y la conectividad demandan mucha velocidad. Quien no se ajusta actual, sale de mercado, explica el consultor de Palco.
“Antes para empezar a producir, era necesario ir a las oficinas a tocar puertas, esperar a un funcionario para hacer determinado trámite, y ahora básicamente es entrar a una aplicación para hacer el trámite, o dar unos cuantos clicls”, indica.

“Hace 19 años, para hacer una petición de insumos era por teléfono de cordón y por fax. Se hacían las proyecciones sin tantas fórmulas como hoy, antes todo tenías que capturar de manera manual. Solicitar mercancía implicaba un fax, un teléfono, mucho tiempo, y muchos trámites”, recuerda el experto con más de 20 años de carrera en la maquiladora.
“En el 95, era un proceso de papeles y tiempo, uno tenía que ir en su carro a la aduana a llevar papeles y alguien más tenía que llevar un cheque al banco a hacer el depósito para que soltaran las mercancías. Luego, los insumos eran más voluminosos, hablamos de maderas, metales, y electrónica cosas muy grandes y tardadas”.

“Una vez que lograbas el pedido, tenías que esperar largo tiempo porque no había tantas máquinas que produjeran tan rápido. Ahora la competencia y la maquinaria moderna ha facilitado la llegada de los insumos”, dice Castañón.
La tecnología se introdujo en el modelo económico de la ciudad. “Los beepers y el fax, han sido herramientas que sirvieron en esta transición, agilizando la cadena de producción”, dice.

Luego llegó el Internet y se metió en cada centímetro la vida cotidiana, incluyendo los negocios en todas las escalas.

Cómo es hoy?

Cuando uno piensa en drones que están entregando paquetes a domicilio para Amazon o DHL, parece que el futuro nos ha alcanzado. Pero ya es algo real.

El experto de Palco indica que por ejemplo Jeff Bezos, el presidente de Amazon, decidió dar a los drones usos distintos a la guerra, y los introdujo en las entregas domiciliarias, algo que parece normal en el futuro cercano.
También existen proyectos médicos en los que desde un celular se podrá disparar una alerta médica para que un dron llegue en minutos al lugar de cualquier emergencia con instrucciones y equipo para ofrecer los primeros auxilios.
“Internet detonó todo lo relacionado con la logística. El ser humano siempre tiene la necesidad de hacer las cosas más rápido y mejor, y la industria, además, necesita hacerlo a menor costo”, abunda.

“La revolución industrial 4.0 tiene conectados los hogares y a las tiendas con la manufacturera, para saber cuándo necesitan qué producto y ajustar sus planes de producción”, explica.

Afirma que por eso las firmas están invirtiendo grandes cantidades de dinero en dos conceptos: marketing y logística, pues una agencia de servicios que no tenga bien establecidos estos procesos, pierde a sus clientes.
Aunque las firmas globales están adoptando muy rápido en los últimos avances en la materia, en la industria maquiladora la situación es que la capacidad de decisión recae en los corporativos, y no en los ejecutivos locales.
“Se requiere empezar a empujar para que los corporativos acepten inversiones mayores, en este tipo de iniciativas porque quizá corporativo está apuntando a mejorar los procesos de producción en lugar de los logísticos que es donde hay mucha más oportunidad”, señala la consultora de Accenture.

Más allá de los datos

Los últimos cambios en la materia van más allá de los datos. Las empresas han estado creando sistemas para reunir la mayor cantidad de información posible, sobre el proceso de producción e incluso la logística.

Aragonez Bolaños indica que para que esos datos en realidad funcionen se requieren procesos de análisis. Por ello, señala se está implementando en muchas cadenas logísticas del mundo un proceso llamado Analytics.

Este proceso consiste en la clasificación y revisión de los datos a cargo de sistemas inteligentes, lo que puede ayudar a los humanos a tomar decisiones.

En una fase más avanzada, agrega, está otra herramienta llamada Robotics, en la que con base a sistema de inteligencia artificial, un software toma decisiones partiendo de su análisis y cierta programación en la que también influyen soluciones a problemas similares previos.

“Este sistema me ayuda a determinar por ejemplo cómo saco más provecho a mi equipo de mecánicos, para que en lugar de hacer mantenimiento correctivo, hagan un mantenimiento predictivo, si ya sabemos que cada determinado tiempo hay cierta avería, entonces con eso se puede trabajar para hacer un cambio y evitar bomberazos”

Añadió que en México aún no hay robotics desde consumidor hasta la fábrica, aunque sí se está teniendo Analytics.
“Unilever Procter tiene centros de analitycs, Bimbo también un centro de analytics, pero aún les falta para llegar a robotics”, señaló.

Agregó que en escala de 1 a 4, México está en un 2 en cuanto a analytics y robotics.

“¿Qué nos falta? Desarrollar talento. Los millenials y las nuevas generaciones están muy conectados, pero los programas académicos no están alineados a esa necesidad”, indica la experta.

“Quien ya está en la industria también necesita vincularse a un liderazgo más humano que tenga que ver con esto, porque hay mucho temor de usar estos sistemas digitales, porque se cree que viene a reducir cabezas”, afirma.
Explica que en las implementaciones que ha hecho, Accentur ha encontrado que no se despide a nadie.

“Es para potencializar el talento, no para reducir cabezas, y al implementar estos sistemas se permite que las personas tengan más tiempo para hacer más negocios y para hacer más actividades para la misma empresa”, indica.
Las empresas pueden optar por implementar por sí mismas este tipo de modernizaciones, o bien contratar a un tercero para que las implemente y las realice.

Accenture realizó una encuesta entre altos ejecutivos de las mayores empresas de México en donde entre el 70 y 80 por ciento ya tienen en su agenda una transformación de este tipo.

“Sí existen proveedores en el país, desde internacionales hasta mexicanos con ingenieros 100 por ciento nacionales, pero aún falta que las empresas decidan apostarle a la reducción en los costos logísticos como una opción de ser más competitivas”, añade Aragonez Bolaños.

Mañana cercano

En Logan, una película de ficción situada en año 2029, los contenedores, se mueven sin cabina ni conductor por las carreteras, conviviendo con autos en el tráfico. Castañón Sandoval dice que esto es algo que veremos muy pronto, pues la ciencia ficción siempre marca la pauta.

“Cada vez veo más transporte autónomo, estamos viendo los carros de Tesla, o los camiones Frigthliner. Ya se están haciendo pruebas de cargas con tráileres autónomos en Estados Unidos y Europa, y en carros igual. Los drones se van a meter cada vez más en el transporte de mercancías y en salud, es algo que ya tiene Jeff Bezos como parte de su visión”, abunda.

En la parte no visible, Castañón Sandoval prevé inteligencia artificial capaz de tomar las decisiones que por ahora sólo un humano asume. Incluso intuyendo.

“Ahora se toma la decisión desde un humano, es algo que todavía se hace. Con la inteligencia artificial se va a poner los datos de qué quieres producir y para dónde y de forma automática te va a decir dónde te conviene más producir y comprar los insumos por ejemplo”, afirma.

Los expertos coincidieron en que a final de cuentas, todo va a reducirse a menos tiempo y más productividad y en que lo que hay entre el futuro y el presente son dos cuestiones básicas: El desarrollo de talento para potenciar la logística, y la adopción de los nuevos sistemas por parte de la industria.

Fuente El Diario

Te puedes interesar

Movilidad inteligente, necesaria ante desastres naturales: Siemens

La movilidad en las grandes urbes es un factor de vital importancia tras eventos naturales …