La estrategia del “Diablo” y la gasolina 

José Antonio “El Diablo” Fernández Carbajal, un ingeniero poblano que preside un emblema regiomontano, Grupo Femsa, domina el negocio de la venta de refrescos en Latinoamérica y en el comercio sus tiendas OXXO acechan en México a imperios como el de Walmart; discretamente avanza en el sureste con la venta de medicinas en sus 470 farmacias IZA y lo que nadie recuerda: Femsa vende aun mucha cerveza. Es dueña del 20 por ciento de la gigante internacional Heineken, dueña de Tecate, Indio y Carta Blanca.

Ahora lo que viene es la gasolina. Y viene con Pemex. Es un asunto que estará entre los primeros a revisar por el nuevo director de Pemex, José Antonio González Anaya. Una alianza entre OXXO y Pemex debió quedar lista al final de 2015, la más importante de todas las que busca la empresa productiva del estado en materia de petrolíferos. Se atoró, como tantas urgencias en la petrolera.

¿De qué trata esta alianza?

La idea en Pemex: Antes, la empresa se enfocó en vender gasolina en todo el país reduciendo el costo del combustible al máximo. ¿Y ahora? 

Ahora debe aumentar las utilidades del negocio aumentando eficiencias. 

En cada parte, desde la compra de petróleo para refinar o la importación de gasolina, su transporte en ducto o camión.

La idea en Femsa, dueña de OXXO: Meter a su subsidiaria Femsa Logística al negocio transportando gasolina, aumentar el número de sus 200 estaciones franquiciadas actuales e internacionalizar una cadena de venta de combustibles que bien podría llamarse Pemex OXXO.

¿Cómo operaría la alianza?

Cada una seguiría haciendo lo que sabe hacer, pero ahora, la gente de El Diablo pretende iniciar en el negocio de ductos y terminales de almacenamiento y distribución de gasolinas.

Pemex estrenaría funciones tan aterrizadas como la administración de programas de lealtad de los clientes y operación de tiendas de autoservicio.

Todo, conforme a manuales que los regios saben hacer muy bien. 

Pemex hizo los suyos en sus franquicias, pero ¿alguna vez le tocó a usted pagar en el baño de una gasolinera?
Tan mal cuidó su imagen la entonces paraestatal que nunca obligó a sus franquiciatarios a cumplir nimiedades como ofrecer servicios sanitarios limpios y gratuitos, descritos como obligación en sus contratos. Ya no hablemos del añejo monopolio de lubricantes en las estaciones.

Femsa sabe justamente crear eficiencias y rentabilidad. ¿Un ejemplo? 

La empresa vende 38 por ciento menos que Walmart, pero su ganancia antes de restarle impuestos (Ebitda) es prácticamente la misma. Poco más de 45 mil millones de pesos.

Fuente El Financiero

Te puedes interesar

Validará CdMx que engomados 0 y 00 de Querétaro puedan circular

La CdMx será la encargada de validar los procesos de verificación vehicular que realizan los …