La Crisis de las navieras explicadas con Legos

Compañías navieras en quiebra, portacontenedores vacíos, caída en el precio de los fletes: el negocio en el mar está en crisis, desde hace años. ¿Pero como sucedió? Se lo explicamos con Lego.

 

Todo parece ir viento en popa
Peter Hansen es armador y trabaja en Hamburgo. Su empresa se llama “Hansen Logistics”. Con su portacontenedor distribuye mercancías por mar para sus clientes. En todos sus viajes la bodega de carga está completa. Además, Hansen gana mucho dinero por cada uno de los contenedores. En resumen: su negocio va bien.


 

La compra del segundo barco
Los negocios van tan bien que Peter Hansen encarga la construcción de un segundo buque carguero. El comercio marítimo crece más y más, y con una bodega de carga mayor, puede ganar más dinero. Eso es lo que piensa.


 

Cambio de vientos
Pero, de repente, estalla la crisis económica mundial, y el comercio sufre un gran freno, también en el mar. El barco de Peter Hansen casi no lleva carga. Tiene mucho espacio en su bodega pero le faltan los pedidos, y sus clientes pagan poco. Peter Hansen tiene ahora un déficit económico.


 

No hay más dinero
Los precios del transporte de contenedores bajan más y más. Al mismo tiempo, la segunda nave de Hansen está lista y cuesta dinero adicional. Tiene que pedir un crédito al banco, pero este no accede, ya que el riesgo es demasiado grande: con la industria marítima apenas se gana dinero.

 

Anclado en el océano
Peter Hansen casi no tiene encargos. No necesita ya su barco viejo. Intenta venderlo, pero nadie quiere comprarlo. Entonces ancla su buque en el mar y espera que la situación mejore. Eso ahorra un poco de dinero, pero no es suficiente: tiene que pagarle a sus empleados y solventar el mantenimiento de las naves.

 

Solo un montón de chatarra
Con dolor en el corazón, Peter Hansen decide a aprochechar su barco como chatarra. Ahora no tiene que pagar más. Los encargos siguen faltando y si hay, son mal pagados. Su empresa “Hansen Logistics” está casi en quiebra.

 

Seguir a flote
Pero Peter Hansen aún no quiere darse por vencido: se fusiona con otras compañías navieras. La alianza organiza sus rutas y comparten la bodega de carga. Esto ahorra dinero. Poco a poco, vuelven los pedidos. Quizás la armadora de Peter Hansen pueda salvarse.

 

Fuente DW

 

 

 

 

 

 

 

 

Te puedes interesar

Enrique González, candidato de unidad para presidir Canacar

Rogelio Montemayor Morineau presidente de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga destapó Enrique González …