JetBlue aterriza en Santa Clara e inaugura los vuelos entre EU y Cuba

El vuelo 387 de la Aerolínea JetBlue aterrizó en el aeropuerto Abel Santamaría de Santa Clara a las 10:56 de la mañana y dejó inaugurado los vuelos regulares entre Cuba y Estados Unidos, que estuvieron suspendidos por más de medio siglo.

Fue recibido en la pista por el tradicional saludo de agua, un gesto de buen augurio durante la apertura de nuevas líneas aéreas. Dos camiones bombearon por algunos segundos cientos de litros de agua para formar un arco sobre el avión.

El secretario de Transporte estadounidense, Anthony Foxx, estaba entre los 150 pasajeros del Airbus A320 que cubrió la ruta entre Fort Lauderdale, Florida, y Santa Clara.

El inicio de operaciones de JetBlue marca la arrancada de la implementación del Memorando de Entendimiento para el restablecimiento de los vuelos regulares, firmado en febrero del 2016.

El acuerdo establece la posibilidad de efectuar hasta 110 vuelos diarios entre los dos países, 20 de ellos a la capital y 10 a cada uno de los nueve aeropuertos internacionales habilitados en Cuba.

La directora de Aeropuertos Internacio­na­les de JetBlue, Giselle Cortés, reconoció recientemente a la prensa cubana que el bloqueo constituye un reto para las operaciones de su empresa.

Explicó que aún está prohibido que los ciudadanos de su país visiten la Isla como turistas y JetBlue aplicó un sistema en su sitio web para que seleccionen una de las 12 categorías de viaje aprobadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros.

Añadió que sus negocios se basan en las regulaciones vigentes y operan a través del único banco que actualmente maneja transacciones directas entre los dos países, el Stonegate de la Florida.

 

 

De las 110 rutas posibles, las primeras aprobadas por el Departamento de Transporte norteamericano fueron las que tenían como destino puntos diferentes a La Habana, cuyas 20 capacidades aún están pendientes de los permisos correspondientes.

Producto de que el número de solicitudes para la capital es más del doble de las dos decenas aprobadas, el departamento de Transporte estadounidense ha demorado más en emitir los permisos hacia ese destino.

American Airlines, Frontier Airlines, JetBlue Airways, Silver Airways, Southwest Airlines y Sun Country Airlines recibieron los permisos para operar desde cinco ciudades estadounidenses (Miami, Fort Lauderdale, Chicago, Minneapolis y Filadelfia) hacia nueve destinos en la Isla: Camagüey, Cayo Coco, Cayo Largo, Cienfuegos, Holguín, Manzanillo, Matanzas, Santa Clara y Santiago de Cuba.

Durante el mes de septiembre, JetBlue volará lunes, miércoles y viernes entre Fort Lauderdale y Santa Clara. En octubre tienen planificado cambiar a una frecuencia diaria.

El 3 de noviembre se espera el primer vuelo hacia Camagüey, partiendo de la misma ciudad de la Florida, y el 10 de noviembre a Holguín.

Santa Clara es solo el inicio. Considerado como el tercer aeródromo de importancia del país por el volumen de pasajeros que mueve al año, solo superado por el José Martí, de La Habana, y el Juan Gualberto Gómez, de Varadero, la terminal villaclareña posee una pista de 3 017 metros de largo por 45 de  ancho construida de hormigón hidráulico y asfáltico, y puede recibir aviones de cualquier dimensión, desde los más pequeños hasta los de mayor porte.

Así, por ejemplo, hasta la tercera semana de agosto del año en curso habían recibido o despedido un total de 598 782 visitantes, 34 086 más que en igual periodo del 2015, la mayor cifra reportada por esta terminal en toda su historia.

Hasta ahora, como promedio llegan a Cuba cada día 17 vuelos procedentes de los Estados Unidos, todos ellos en el formato chárter.

Se espera que el servicio regular aumente el flujo de pasajero entre los dos países. Las autoridades cubanas han explicado que no es un proceso automático sino que depende del comportamiento del mercado y del fin de las políticas que limitan los viajes turísticos entre los dos países.

Señaló asimismo que en la actualidad por Santa Clara vuelan un total de 15 aerolíneas, procedentes de destinos tan disímiles como Canadá, el principal emisor; Estados Unidos, América Latina; que lo hace en lo fundamental a través de COPA, España, Italia, Alemania y Polonia, entre otras.

Destacó que en todos los trabajos las autoridades norteamericanas han reconocido la completa colaboración que han recibido de la parte cubana, la seriedad de los procedimientos y la entera satisfacción con la seguridad del aeropuerto, que ya fue certificada por los funcionarios de la Adminis­tración de Seguridad en el Transporte (TSA) de Estados Unidos.

Precisó asimismo que se capacitó y se en­trenó a todo el personal que laborará en la atención de esas aerolíneas, a las cuales se les crearon las oficinas donde trabajarán, tanto la Jet­Blue Airways como otras que se sumarán en breve a las operaciones.

 

 

Fuente Granma

Te puedes interesar

Por medio del olor fomentan uso de autobuses en Singapur

Para animar a la gente a que abandone sus autos y use el transporte público, …