Instituto Mexicano del Transporte estrena simulador de vehículos pesados

El instituto Mexicano del Transporte (IMT) cuenta con un Simulador de Vehículos Pesados HVS (Heavy Vehicle Simulator), con lo que la ingeniería mexicana se integra al grupo de países que realizan pruebas aceleradas en pavimentos en escala real.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) detalló en un comunicado que este equipo, que cuenta con tecnología sudafricana y patente danesa, permite realizar aplicaciones continuas de carga controlada sobre un pavimento, al simular aquellas aplicadas por el autotransporte o por una aeronave en escala real.
Además, coadyuva en el entendimiento del comportamiento de los pavimentos de cualquier tipo y para diferentes modos de transporte, bajo diferentes condiciones de carga y ambientales, en periodos relativamente cortos con un alto grado de confiabilidad.
La dependencia federal detalló que este equipo también ofrece la posibilidad de probar en dos meses los efectos del tránsito equivalente a 15 años de un tramo carretero, así como los de hasta 22 mil operaciones de aterrizaje en un día, en una pista aeroportuaria.
El HVS Mark VI realiza la evaluación de la influencia ambiental en el desempeño por humedad o temperatura; a su vez, identifica y resalta las deficiencias en prácticas constructivas actuales, evalúa nuevos materiales de construcción, aditivos y mejoradores de desempeño en materiales de pavimentación.
A su vez, es capaz de revisar especificaciones y normas de construcción antes de una implementación en gran escala, así como calibrar y validar modelos de deterioro para el diseño estructural.
Asimismo, ofrece la posibilidad de evaluar el impacto de nuevas ruedas, límites de carga y presiones de inflado, así como de vincular pruebas de laboratorio con resultados observados en campo.
El equipo, dijo la SCT, tiene una longitud de 32 metros y un peso de 48 toneladas, aunado a que permite aplicar un rango de cargas que van desde media tonelada hasta once toneladas en dos ruedas para camiones pesados y hasta 20 toneladas en una rueda de aeronave.
“La versatilidad del Mark VI hace posible llevarlo a un tramo en construcción o incluso a un tramo que ya esté operando. Esto se debe a que cuenta con un sistema de generación de energía autónomo, mediante un motor diésel-eléctrico, teniendo el mismo rendimiento que operándolo con corriente de 440 voltios”, expuso. Notimex

Fuente OEM

Te puedes interesar

Tesla podría preparar su tecnología autónoma para camiones

La compañía fabricante de vehículos eléctricos Tesla podría estar preparando su tecnología autónoma también para …