Incertidumbre en automotrices por producir motores de combustión interna 

Los líderes de los fabricantes europeos de autos que se reúnen en el salón del automóvil de Fráncfort están comenzando a afrontar la realidad de la electrificación masiva de vehículos y sus consecuencias para el empleo y los beneficios, mientras se centran en las promesas del Gobierno alemán de prohibir el motor de combustión.

Mientras el último movimiento similar por parte de China se suma al impulso por la motorización de emisiones cero, Daimler, Volkswagen y PSA Group entregaron detalles sobre sus programas eléctricos que podrían dar algo de pausa a los responsables políticos.

El fraude de las emisiones de vehículos diésel de VW destapado por los reguladores de Estados Unidos en 2015 desencadenó una ola de indignación global con decenas de investigaciones adicionales en el sector, que ha llevado a que algunos responsables políticos prohíban los vehículos diésel y eventualmente todo motor de combustión.

Los primeros modelos eléctricos de Mercedes serían al principio sólo la mitad de rentables que las alternativas convencionales, dijo Daimler, forzando al grupo a buscar ahorros al externalizar la fabricación de más componentes, lo que a su vez amenazaría los empleos en Alemania.

“La producción doméstica es casi irrelevante para el consumidor”, dijo a periodistas el jefe de Daimler, Dieter Zetsche, antes de la feria de Fráncfort, en plena campaña electoral alemana en la que los empleos del sector automotriz han crecido en importancia.

La compañía ha establecido un objetivo de ahorro de 4.000 millones de euros a 2025 para ayudar a financiar el coste de sus coches eléctricos.

Volkswagen (VW) dijo que buscaba nuevos contratos globales de proveedores para obtener 50.000 millones de euros de material para coches eléctricos, incluidas las baterías, que todavía no se fabrican competitivamente en Europa.

El fraude de las emisiones de vehículos diésel de VW destapado por los reguladores de Estados Unidos en 2015 desencadenó una ola de indignación global con decenas de investigaciones adicionales en el sector, que ha llevado a que algunos responsables políticos prohíban los vehículos diésel y eventualmente todo motor de combustión.

Las acciones de Tesla subieron casi un 6% el lunes después de que un ministro chino dijera que la prohibición de Beijing de motores de combustión era cuestión de tiempo, apretando el nudo para este tipo de motores. Francia y Reino Unido han prometido su prohibición para 2040.

Fuente América Economía 

Te puedes interesar

Rusos estudian fabricar autos en México

El Ministerio del Comercio e Industria de Rusia está estudiando la posibilidad de crear en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.