Impunidad para OHL y Gerardo Ruiz Esparza

El pasado 27 de mayo, antes de la junta general de accionistas de OHL, el presidente del grupo, Juan Miguel Villar Mir, decía en una conferencia de prensa:
“Se tiende a decir que somos una empresa amiga del PRI. Yo me siento muy orgulloso de ser amigo de todos los mexicanos, y también del PRI, pero de las ocho concesiones que tenemos contratadas en México a lo largo de 12 años de presencia, con el PRI hemos contratado tres, con el PAN otras tres y con el PRD, la izquierda mexicana, dos”.

Cuando se realizó dicho encuentro con periodistas en Madrid, ya se habían difundido las dos primeras grabaciones de audio que involucran a directivos de OHL México en presuntos actos de corrupción, entre otras, sobrecosto de las obras concesionadas, pago de favores a políticos priístas y compra de jueces y magistrados para inclinar litigios a su favor.

Desde entonces el escándalo se ha recrudecido para la constructora española. La grabación más reciente, difundida el jueves 9, involucra a Gerardo Ruiz Esparza, quien fue titular de la Secretaría de Comunicaciones en el Estado de México durante la gubernatura de Enrique Peña Nieto, y actualmente lo es de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes federal (SCT).

Precisamente los gobiernos federal y del Estado de México convirtieron a OHL en su constructora preferida, y el presidente solía ponerla como ejemplo. A su vez, por el despacho de Ruiz Esparza pasan todas las licitaciones y aprobaciones de obras de infraestructura que ha ganado OHL.

La grabación sugiere que desde la dependencia federal (SCT) se entregó anticipadamente información confidencial a OHL para facilitarle la obtención de contratos de la autopista La Raza-Indios Verdes-Santa Clara y otra en Ciudad del Carmen. A cambio, el corporativo habría pagado a Ruiz Esparza unas vacaciones en su hotel Fairmont Mayakoba, en la Riviera Maya.

La SCT respondió a la grave acusación solamente con un comunicado. “No se entregó disco alguno con información relacionada a los proyectos de Ciudad del Carmen o Indios Verdes, como se afirma en el audio ilegalmente grabado y editado”.

OHL México, por su lado, informó a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) de estas nuevas grabaciones “que intentan confundir a los participantes del mercado, autoridades y público en general”.

Agregó que, como lo anunciaron sus ejecutivos en un acto especial el 11 de mayo pasado, continúan realizándose las auditorías que OHL solicitó a las empresas KMPG Cárdenas Dosal, S.C., Jones Day México, S.C., y FTI Consulting Inc., para esclarecer los hechos.

“Continúan las investigaciones necesarias para confirmar quién está detrás de la campaña de desprestigio y (OHL) ratifica que hará uso de todos los recursos legales a su alcance para hacer valer sus derechos”, dice el informe, y anuncia que el corporativo presentará “nuevas denuncias sobre el caso a las autoridades respectivas”.
Sobre Ruiz Esparza, Villar Mir dijo: “A éste sí lo he saludado bastantes veces, sí lo conozco”. Previamente se difundió otro audio a través de Youtube, en el cual se sugiere que la entonces consejera jurídica del gobierno de Eruviel Ávila, Luz María Zarza Delgado, favoreció a OHL México en un pleito legal que sostiene con la empresa Infraiber por su contrato en el Circuito Exterior Mexiquense.

En ese audio, fechado el 27 de octubre de 2014, el entonces secretario de Comunicaciones mexiquense, Apolinar Mena, le habló por teléfono a Pablo Wallentin, entonces director de relaciones institucionales de OHL y brazo derecho de José Andrés de Oteyza, presidente de OHL México. La llamada es contestada por Zarza Delgado.
“Aquí tengo secuestrados a los abogados y a nuestro amigo para ver cómo va nuestro amparo, que se nos va complicando, pero ya estamos otra vez agarrándolo”, dice Zarza Delgado a Wallentin, asumiendo el papel de empleada de la empresa española.

Añade: “Es que como vamos a ir a ver a la magistrada y al juez, nos estamos poniendo de acuerdo para nada más caerle ahí, pero es cuestión de abogados. Por eso no te comenté. Pero aquí estamos trabajando”.

A reserva de que los recursos legales de OHL México validen o no los dichos de esos audios y que se conozca quién los está difundiendo, los señalamientos coinciden con las quejas de estos años en el sector de la construcción en México acerca de la abierta preferencia del gobierno hacia la constructora hispana.

En su columna Empresa (El Universal, 18 de junio de 2013), Alberto Barranco Chavarría publicó que “OHL e ICA” eran “las reinas del sexenio”, lo cual las convertía en las “principales tiradoras” para la construcción del nuevo aeropuerto. En otras entregas, Barranco ha reportado el malestar en el sector de la construcción por ese trato desigual.

En España, las competidoras de OHL también creen que existe favoritismo hacia ésta en México y pelean por repartir ese mercado. Proceso consultó a una fuente del sector de la construcción en Madrid, quien señala: “México es una mina de oro para OHL, y la estructura de Villar Mir en Madrid espuelea a OHL México para que saque los mayores beneficios posibles”, aprovechando que gozan de “una predilección inocultable en el gobierno de Peña Nieto”, aunque en rubros distintos “hay otras empresas españolas que reciben un trato similar”, dice la fuente.

MÉXICO, PARAÍSO DE TRASNACIONALES

En la conferencia de prensa del 27 de mayo, Villar Mir argumentó que su grupo creó una filial, que “es una de las más importantes en la Bolsa Mexicana de Valores”.

A pesar de su colmillo y su extrema corrección, el empresario no pudo ocultar su molestia por el escándalo que golpeó la línea de flotación de la empresa. No lo mencionó, pero OHL se venía preparando para las licitaciones del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, que puede ser la obra del sexenio.

“En México nos sentimos como mexicanos. Estoy orgulloso de ser español, pero para mí México es una especie de segunda nacionalidad, porque a ningún país del mundo le he dedicado ni el tiempo ni el esfuerzo ni el trabajo ni la inversión que dedico a México… con todos los partidos; por eso lo estamos haciendo a partes iguales con el PRI, el PAN y el PRD”, planteó.

No escatimó información sobre los logros de OHL desde 2002, fecha de su llegada a México, hasta 2012. Indicó que tiene invertidos en el país 59 mil 266 millones de pesos (“que ahí se quedan: no repatriamos ni un céntimo”) y que su plantilla es de 3 mil 700 trabajadores (“de los que sólo dos son españoles”).

Añadió que el centro del negocio de OHL son las concesiones de obras públicas, que tienen una vida media de 23 años para su explotación. Hasta ahora cuentan con 18 concesiones (carreteras, portuarias, aeroportuarias y ferroviarias) en los 30 países donde opera el corporativo.

De esas 18, ocho están en México: el Circuito Exterior Mexiquense; la autopista Atizapán-Atlacomulco; Viaducto Bicentenario; autopista Puebla-Perote; el libramiento elevado de Puebla; la supervía Poetas (Autopista Urbana Poniente); la Autopista Urbana Norte y el aeropuerto de Toluca.

En el caso de la autopista Atizapán-Atlacomulco, la decisión de otorgarla a OHL generó suspicacias porque la Subsecretaría de Infraestructuras de la SCT, que encabeza Raúl Murrieta, pasó por alto la propuesta de la constructora IDEAL, de Carlos Slim, supuestamente porque no era tan clara, aunque —según el informe de analistas al que tuvo acceso el correponsal— ofrecía mejores contraprestaciones.

FALTA DE TRANSPARENCIA

No sólo se señala falta de transparencia que podría dar motivo a una controversia, sino que el fallo favorable a OHL se dio cuando el magnate mexicano sufría el mayor embate de la administración de Peña Nieto, particularmente en las telecomunicaciones.

Villar Mir también señaló que de los ocho home-markets donde opera el corporativo, incluidos los otros tres integrantes de la Alianza del Pacífico (Colombia, Perú y Chile), México es el más destacado:
“Además de contar con una excelente cartera de concesiones, hemos transformado nuestra presencia en OHL México con una ampliación de capital en junio de 2013 y la refinanciación de la más madura de las obras, que es el Circuito Exterior Mexiquense”. Esto, no obstante que vendió 25% de la obra a IFM Global Infrastructure Fund en más de 9 mil millones de pesos.

Dicha concesión es una de las más polémicas. La compañía Infraiber ha publicado desplegados en los que exige “fin al abuso de OHL”, pues indica que la compañía de Villar Mir incurre en un sobrecosto de 443% respecto del proyectado originalmente y explotará el circuito durante 36 años.

Al respecto, Villar Mir comentó que desde enero pasado surgió una campaña de difamación y de falsedades contra OHL México: “Se basa en una serie de grabaciones de conversaciones telefónicas que han sido interceptadas ilegalmente, que han sido manipuladas, que han sido transformadas para traducirlas en falsedades y calumnias”.

Sin embargo, también señaló que Pablo Wallentin —que fue despedido— “se volvió loco” al haber ofrecido una invitación a un funcionario del Estado de México al hotel de OHL en la Riviera Maya: “Lamento su comportamiento y estoy avergonzado de que un solo empleado haya incumplido las normas internas”.
A decir de Villar Mir, Wallentin en efecto hizo la invitación con “ligereza” y “sin tener autorización de OHL”, con lo cual cometió “una falta grave contra el código de ética”.

En cuanto a los audios, la cabeza de la trasnacional OHL dijo sentirse avergonzado de que se den esas prácticas de espionaje: “Es una campaña de calumnias y difamaciones lamentables, impropias de un país desarrollado como es México”.

Consideró que el autor de esa “campaña” es “alguien organizado, con tiempo y dinero”. Añadió: “Desgraciadamente en México no está tipificado el delito de difamación, de falsedad y de calumnias. En España son delitos graves. En México no es delito y eso no basta para procesar a nadie”.

Sin embargo, informó que los abogados del corporativo están analizando la intervención de llamadas telefónicas, que “sí es delito grave en México”. Consultada por Proceso acerca de los audios que involucran al secretario Ruiz Esparza, una fuente de OHL México contesta que sus abogados estudian el caso para evaluar qué recursos legales tienen, además de la denuncia que ya presentaron ante la PGR. Agrega que hay indicios sobre la fuente de la “campaña de difamación”, pero aún no identifican a nadie porque las grabaciones son anónimas y están manipuladas. Tampoco aventura si se trata de “una sola fuente o más” ni si tiene relación con los desplegados de Infraiber. “Sólo puedo decir que es muy coincidente”, concluye.
 
Por Alejandro Gutiérrez / PROCESO

Te puedes interesar

Tesla podría preparar su tecnología autónoma para camiones

La compañía fabricante de vehículos eléctricos Tesla podría estar preparando su tecnología autónoma también para …