Green Biotechnology, soluciones ambientales para el transporte

Green Biotechnology es una empresa creada por jóvenes mexicanos e incubada en Xalapa, Veracruz, cuyo objetivo es combatir los efectos del cambio climático ocasionados por la alta emisión de gases contaminantes de los transportes, implementando un biofiltro que hace uso de bacterias y algas.

 

Este proyecto resultó ganador en la categoría de agua del reto nacional Todos con el Mismo Chip, organizado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Secretaría de Economía (SE), el consulado mexicano en Boston, entre otras instituciones, y cuyo objetivo es fomentar e incentivar el desarrollo de ideas, proyectos y soluciones innovadoras que, mediante el uso de tecnología, impacten positivamente en la vida de los mexicanos.

Ayudar al planeta

Diego Adrián Pérez Ochoa, jefe de operaciones de Green Biotechnology, platica que el inicio de esta empresa se origina desde Xalapa, Veracruz, en la incubadora de negocios y emprendimiento iLab Veracruz, en la que él, como agrónomo de la Universidad Veracruzana, y su socio y director ejecutivo Carlos Monroy Sampieri, biólogo egresado de la misma institución, trabajaron durante cuatro meses en la creación de una startup dedicada a las tecnologías limpias para contribuir a conservar sano el medio ambiente.

ad0fb37338f3baa80da8877e0f12abf1

Primero se pensó en un biofiltro para automóviles, pero al existir complicaciones en cuanto al espacio en que se implementaría el diseño, se optó por comenzar el prototipo en un espacio más grande, es decir en un tráiler. “Se volvió una forma más fácil y viable. Decidimos comenzar así y luego hacerlo en un tamaño más pequeño cada vez. Después de cuatro meses terminamos con un prototipo que, aunque era de baja fidelidad, funcionaba para 50 kilómetros y trabajaba con el principio que se buscaba”, explicó Pérez Ochoa.

La empresa Green Biotechnology, apenas con año y medio desde su formación, ha logrado desarrollar su prototipo físico y se encuentra en espera de realizar pruebas en camiones para presentar datos reales y lograr obtener la patente, con lo que posteriormente se pretende licenciar a empresas con flota propia de tractocamiones.

También pretenden tramitar esta innovación como un proyecto de Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), un procedimiento en el que países desarrollados financian proyectos que combatan los gases del efecto invernadero y así obtener certificados de reducción de emisiones que permitirían que Green Biotechnology se introduzca en la comercialización de Bonos de Carbono.

Tecnología limpia

El principio está basado en un biofiltro de dos ciclos. Para esto se enfría el humo y, posteriormente, se centrifuga para separar partículas. Es entonces cuando comienzan las dos fases de este proceso innovador, que son una líquida y una sólida. En la líquida se utilizan bacterias que consumen los óxidos de nitrógeno (NOx). En la siguiente etapa, en la cual el ciclo de filtración es con elementos sólidos, el biofiltro utiliza microalgas encapsuladas que al pasar el humo a través de ellas, ya sin los NOx y otros componentes ácidos eliminados anteriormente, es decir, siendo ya dióxido de carbono (CO2), las microalgas absorben este último a través de un proceso normal en su metabolismo. “Consumen naturalmente el CO2 a través de fotosíntesis y lo liberan como oxígeno”, explicó el agrónomo Pérez Ochoa.

Además, su producto hace uso de sensores que determinan el volumen de entrada y de salida para señalar cuál es el producto contaminante que se está capturando y eliminando; todo esto en tiempo real.

“El porcentaje que reducimos es pequeño, cerca de tres por ciento, pero traducido a oxígeno obtenido, tenemos entonces una eficiencia de 30 árboles al año por sistema en producción de oxígeno”, comentó.

El pequeño equipo de Green Biotechnology ha fijado su objetivo en implementar nueva tecnología con la capacidad de reducir el consumo de combustible, “queremos reducir el consumo en 30 por ciento complementando el sistema con otras tecnologías. Por lo tanto, al final tendremos que habrá diesel que no se estará quemando y toneladas de CO2 que no llegarán a la atmósfera. Así, en lugar de tener solo tres por ciento, podríamos tener hasta 33 por ciento de reducción en la contaminación”, concluyó.

Fuente Tania Robles Agencia Informativa Conacyt

Te puedes interesar

Prospectan Construcción de canal seco de carga en Panamá

La construcción de un Sistema Intermodal de Transporte de Carga y Turismo (canal seco) Chiriquí–Bocas …