Gane quien gane en 2018, va el NAICM: Gerardo Ruiz Esparza

Sin importar qué partido gane las elecciones presidenciales en 2018, la obra del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) está blindada ante cualquier intento por cancelarla, asegura el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el secretario dice que el nuevo aeropuerto cuenta con tres blindajes que garantizan su construcción: el social, por la cantidad de empleos que generará durante su construcción y operación; el legal, donde romper los contratos de obra con 157 empresas por un monto superior a los 100 mil millones de pesos implicaría un serio problema.

Y en tercer lugar, el financiero, con la emisión de bonos internacionales por 2 mil millones de dólares con cargo al proyecto que aseguran su construcción, además de una línea de crédito por 3 mil millones de dólares con bancos internacionales que no se puede dejar de pagar o cancelar.

“No lo estamos haciendo por un capricho sexenal. Es un aeropuerto que desde el presidente [Ernesto] Zedillo, [Vicente] Fox y [Felipe] Calderón todos intentaron hacerlo. Es un proyecto que trae toda una trayectoria internacional y nacional para su construcción”, indica Ruiz Esparza.

Durante la construcción del NAICM se generarán 40 mil empleos y cuando opere de manera regular serán 100 mil fuentes de trabajo.

La inversión estimada para la nueva terminal aérea es de 186 mil millones de pesos y el impacto por no construirlo sería hasta de 3% del Producto Interno Bruto (PIB) por las inversiones que se perderían.

“México se está transformando en un importante centro de producción de alta tecnología, de manufacturas automotrices, piezas aeronáuticas, satélites, electrónicas, eléctricas y cada vez más el país está siendo visto por eso”, asegura.

“Y si no tenemos una plataforma para recibir personas vía aérea y para las mercancías que se requieren importar y exportar para estos efectos, se limita mucho el desarrollo”, explica.

Actualmente, el centro de transferencia de carga y pasaje más importante de América Latina es Panamá, cuando debería ser México, debido a las limitaciones del actual aeropuerto.

Es por eso que a Ruiz Esparza le preocupan las amenazas de aspirantes a la Presidencia de la República de cancelar el nuevo aeropuerto.

“Claro que me preocupa. Me preocupa porque, repito, no lo estamos haciendo por un capricho sexenal”.
El secretario dice que para septiembre de 2018 quedará concluida la parte exterior de la terminal aérea, la torre de control, dos pistas de aterrizaje y la pista seis con un 80% de avance.

Hasta el momento se han realizado 118 licitaciones para la construcción del NAICM, donde resultaron ganadoras 157 empresas con contratos que representan más de 70% de la obra.

Gerardo Ruiz Esparza apunta que, de hecho, el presidente Enrique Peña Nieto no alcanzará a inaugurar ninguna obra importante.

Aeropuerto saturado

—Pero mientras se construye el NAICM, el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) opera de manera saturada desde 2014, lo que ha provocado descontento entre los pasajeros por los constantes retrasos de las aerolíneas.

Ruiz Esparza atribuye estos retrasos al éxito de las aerolíneas.

“El sexenio pasado tuvimos 10 aerolíneas que quebraron, encabezadas por Mexicana, y ahora están funcionando todas. De manera estable, consolidándose, creciendo su pasaje, algunas tienen 50% más pasaje que al inicio de la administración, con 41% más de flota aérea, están renovado su flota de 18 a seis años de antigüedad, van avanzando bien”, destaca.

“Yo sé que no lo van a reconocer, pero su mayor problema es que creció el pasaje”, afirma el titular de la SCT.
De acuerdo con cifras de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), de las 65 mil 47 operaciones en el AICM en el primer bimestre del año, 63% salieron a tiempo y de las que sufrieron algún retraso, 20.5% fue por culpa de las aerolíneas, 8.4% por las condiciones meteorológicas, 6.5% por un tercero, y el resto de debió a eventos ocasionales y otros motivos.

“Realmente hay un porcentaje muy bajo [de retrasos] que es por cuestión de infraestructura y se han tomado medidas para corregirlo”, indica.

Recientemente, las cámaras de diputados y senadores aprobaron cambios a la Ley de Aviación Civil para sancionar a las aerolíneas cuando los vuelos se retrasen.

Al respecto, el secretario agrega que dentro del esquema legal están tomando medidas para que si una aerolínea tiene 15% de operaciones con retraso en alguna ruta pueda perder ese horario de salida y llegada (slot).

“Esto creo que les va a doler más porque no es un costo económico para el pasajero, es para la aerolínea, porque alguien más entraría en su slot, o sea, la competencia entraría en su lugar”, explica.

Te puedes interesar

Serenity, la nueva forma de asegurar mercancía de CMA CGM

CMA CGM anunció el lanzamiento de Serenity, su nueva oferta en la cobertura ante a …