Freightliner te dice cómo configurar tu camión para mayor rendimiento

La configuración de una unidad con base en los requerimientos de operación de cada empresa, es una actividad que ha ido cobrando fuerza entre las flotas nacionales, pues se ha demostrado que un adecuado spec es de gran relevancia para proveer un mejor desempeño del vehículo e incrementar el rendimiento de combustible.

A continuación, les presentamos las recomendaciones de los expertos de Freightliner para elegir los componentes adecuados y generar ahorros de combustible de hasta el 15 por ciento.

La primera parte de este proceso consiste en realizar una entrevista con el transportista, a fin de obtener la información que será clave en la configuración. Para ello, es necesario conocer la carga que va a mover, las rutas que recorrerá, las condiciones del camino, el tipo de equipo aliado que utilizará, el peso vehicular y la velocidad crucero objetivo, es decir, aquella a la que estará operando la mayor parte del tiempo.

El vehículo adecuado para la aplicación

Uno de los primeros puntos a considerar para llegar a la especificación apropiada es la aplicación de la unidad, pues a partir de eso podrá determinarse, entre otras cosas, el tipo de cabina que ésta debe incorporar.

Si el vehículo está pensado para recorridos cortos, lo más recomendable es una cabina de día para evitar el peso que conlleva el dormitorio. Cada gramo adicional afecta el rendimiento de combustible. Para aplicaciones que involucran el uso de tanques, plataformas, tolvas y camas bajas, es recomendable una cabina con techo bajo o medio elevado.

En el caso de los vehículos para largos recorridos, el confort para el operador es vital por lo que usualmente para cajas secas o refrigeradas se recomienda un dormitorio de techo alto o con deflector para favorecer la aerodinámica.

El corazón de la unidad

Un motor es identificado como el corazón del vehículo y tiene la función de proveer el máximo rendimiento a las más bajas revoluciones. Todos los motores cuentan con un rango de revoluciones conocido como área verde, en el cual se logra la mayor eficiencia de combustible, por lo que es necesario conocerlo y operar la unidad dentro de este parámetro.

En la selección del motor, la clave es lograr el balance correcto para proveer la mayor eficiencia de combustible sin descuidar el desempeño, lo que permitirá brindarle al operador un vehículo capaz de hacer frente a las pendientes y romper la inercia para iniciar movimiento.

Definir correctamente la potencia y torque es un parámetro que debe cuidarse sustancialmente durante el proceso de configuración, contar con un motor con más caballaje del necesario implica mayor consumo de combustible. En caso de cargas ligeras es más recomendable especificar menor potencia.

Rodar con la llanta adecuada

Para la selección de los neumáticos adecuado, debe considerarse si éste será utilizado para recorridos fuera o dentro de carretera, o incluso para caminos mixtos, y por supuesto, elegirlo con base en su posición: direccional o de tracción.

El rodado es un elemento de gran relevancia, por lo que es necesario ser muy cuidadoso en este aspecto. El tamaño más popular en México es el 24.5, no obstante, los neumáticos de perfil bajo275/80R22.5, son más utilizados en Estados Unidos porque favorecen la eficiencia de combustible.

La ecuación en el tamaño de los neumáticos consiste en que, los más pequeños, ofrecen mayor habilidad de pendiente y mayor torque, mientras que los más grandes, conceden más velocidad.

En cualquiera de los casos, algo fundamental es buscar llantas que ayuden a reducir la resistencia al rodado, lo que favorecerá el ahorro de combustible, pero que al mismo tiempo proporcionen durabilidad, resistencia, tracción y un desgaste regular de acuerdo a la aplicación.

Transmisión

La selección de este componente está muy relacionada con la carga que se transporta, es decir, en aquellos vehículos que lleven consigo más de 25 toneladas de peso, lo más recomendable es distribuir los cambios en 18 velocidades.

Para las cargas ligeras, de menos de 80,000 libras de peso bruto combinado, conocidas como import/export, lo más recomendable es utilizar una transmisión de entre 10 y 13 velocidades.

Las transmisiones automatizadas han ido cobrando popularidad entre las empresas de autotransporte en territorio nacional, pues conceden un manejo más sencillo para el operador, permitiendo con ello periodos de capacitación más breves y un menor grado de expertise. Además, al ir realizando los cambios de forma automática evita descomposturas a causa de un uso inadecuado, favoreciendo la eficiencia de combustible y el ahorro en costos de mantenimiento.

Engranaje

También conocido como gearing, este factor es responsable de que el tren motriz opere a las revoluciones por minuto (rpm) ideales del motor, facilitando el mejor desempeño y la eficiencia de combustible en carretera.

Para calcular el engranaje óptimo lo que hay que considerar es la velocidad crucero en el último cambio de la transmisión, peso bruto vehicular, el paso diferencial y el rodado de las llantas.

Otro elemento de gran importancia en el tren motriz es la flecha cardán, la cual debe contar con la capacidad suficiente para aguantar el torque del tren motriz, mientras que el paso diferencial debe permitir que las revoluciones del motor a velocidad crucero se encuentren dentro del rango eficiente.

Cabe mencionar que aunque una unidad esté configurada según ciertos parámetros de operación, es posible modificar algunos valores. Tal es el caso del paso diferencial, un proceso que no resulta complejo y puede traer beneficios. Por ejemplo, un paso diferencial numéricamente menor representa menos capacidad de arrastre, pero da más velocidad y promueve la eficiencia de combustible. Mientras que uno mayor privilegia la fuerza, pero incrementa también el consumo de diesel.

Es importante buscar la reducción de peso en los componentes que así lo permitan, como el equipo aliado, la quinta rueda, los rines y los tanques de aire, esto favorecerá la aerodinámica del vehículo y permitirá, en caso de ser necesario, compensar un eventual incremento en la capacidad de carga.

Conectividad y seguridad

Dentro de la configuración de las unidades, cada día cobra mayor relevancia la necesidad de incorporar herramientas de telemática, las cuales van más allá de la labor de localización. Permiten obtener información acerca de la operación de la unidad y, al identificar malos hábitos de manejo, es posible corregirlos para lograr una conducción más eficiente.

Además, la telemática facilita detectar fallas en el vehículo antes de que se presenten, lo que permite adelantarse y agilizar los procesos de reparación para que pase el menor tiempo en el taller.

Tan importante como estas herramientas, resulta la configuración de sistemas de seguridad: ABS, antivuelco, control de estabilidad, frenado activo, control crucero adaptativo y alerta de abandono de carril, bolsas de aire, sensores de puntos ciegos y cinturones de seguridad de alta visibilidad en color naranja o verde; todos ellos, elementos enfocados en proteger la integridad del operador y de todos los que transitan por las carreteras y vialidades a nivel nacional.

Fuente TYT

Te puedes interesar

(Video) Este pudo ser el peor accidente aéreo de la historia

El incidente de un avión de pasajeros de Air Canada que intentó aterrizar en un …