Evita problemas con tu mercancia y emite tus CFDI de Traslados correctamente

Todas aquellas empresas que posean flotillas deben contar con un documento que avale la posesión y permiso de transporte de mercancía. Este comprobante fiscal se conoce como CFDI de Traslado en la que se declaran el tipo y las cantidades de mercancía que se transporta, además de amparar y acreditar las operaciones en territorio nacional.

Como cualquier otra factura electrónica su emisión es obligatoria y la deben realizar todas las empresas de la industria de carga terrestre. El CFDI de Traslado es uno de los cinco tipos de comprobantes fiscales digitales que fueron actualizados este año (ingreso, egreso, traslado, recepción de pagos, nómina y de retenciones e información de pago) y que se debe realizar conforme a los requisitos establecidos en el Artículo 29 del Código Fiscal de la Federación.

“Este tipo de comprobante es poco conocido, su uso es poco frecuente en las empresas y existen contribuyentes que ni siquiera han considerado no sólo su implementación, sino su desarrollo o adecuaciones a la versión más reciente 3.3. Una de las razones de esto, es que desconocen las implicaciones negativas de no usar el comprobante al dejar de incorporarlo a sus procesos”, comentó Israel Coto, director de la Oficina de Microsip en la Ciudad de México.

Es importante recalcar que no tiene una estructura diferente a otro CFDI, se trata del mismo archivo que debe llenarse conforme a los siguientes puntos:

Se debe consignar como valor cero.
Se debe usar la clave RFC genérica para operaciones con el público en general.
Especificar que se trata de un documento CFDI de Traslado para evitar confundirlo con documentos como carta de embarque.
Para la versión impresa:
Lugar y fecha de expedición.
RFC de quien lo expide.
Número de folio consecutivo.
Descripción de la carga.

Asimismo, se deberán incluir otros aspectos como:

Número de orden.
Remitente y Destinatario.
Origen y Destino de la mercancía.
Datos del operador del vehículo.
Datos de la persona física o moral que recibirá el cargamento.
Información de la unidad.

Hay ocasiones en las que el mismo contribuyente se encarga de transportar su propia mercancía, ya sea para que llegue al consumidor final o para moverla de un almacén a otro. Entonces, se debe emitir un CFDI de Traslado y el propietario tiene la obligación de acompañar la mercancía con el CFDI o su representación impresa.

Por otro lado, cuando el propietario contrata un servicio de transportación, entonces el transportista tiene la obligación fiscal de emitir un CFDI, adicional a la “carta porte” a la que debe entregar.

“Una buena forma de gestionar tanto los CFDI de Traslado, como todas las facturas relacionadas a la empresa, es por medio de un sistema administrativo. Este tipo de softwares permiten tener un orden de cada área, con las actualizaciones más recientes conforme la ley”, aseguró Coto.

Si la mercancía que se transportará ya está facturada a un cliente, la empresa asume la propiedad mientras que no se le entregue a este último. Con esto, se identifican algunos escenarios posibles en los que se requiera la emisión “opcional” de un CFDI de Traslado: cuando se registra una salida en Inventarios, al registrar una remisión o una factura en punto de venta y se podrá certificar, enviar, imprimir y cancelar como cualquier otra factura.

Contar con un CFDI de Traslado es fundamental pues funge como un contrato de transporte de mercancías, a través del cual, el encargado de esta acción tiene derecho a cobrar el importe de este servicio y la persona a la cual le llegará la mercancía, está protegida en caso de que se extravíe o se dañe. Es un documento que respalda y da legalidad tanto a los bienes como a los encargados de estos.

Te puedes interesar

Sexenio de Peña, el mayor número de autos robados, estos son los estados con mas robos

La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) informó que de diciembre de 2017 a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.