En camiones de lujo sin agua ni comida nueva forma de transportar a migrantes

Autoridades migratorias rescataron a 102 migrantes que llevaban dos días sin tomar agua ni probar alimentos y que eran transportados en dos autobuses turísticos de lujo rumbo a la frontera con Estados Unidos.

El rescate de los 102 migrantes se realizó en Zacatecas y se trata de “una nueva modalidad de operación de los traficantes de personas”, indicó el Instituto Nacional de Migración (INM).

Entre el grupo de migrantes rescatados había 57 guatemaltecos, 24 salvadoreños, 18 hondureños y tres ecuatorianos. Del total, 20 son menores de edad y 16 de ellos viajan sin compañía de un adulto, precisó el INM.

“Con el propósito de llegar lo más rápido a la frontera norte y que no se dieran retrasos en el camino, los presuntos traficantes impusieron como estrategia que los extranjeros no debían de consumir alimentos ni agua, para no realizar paradas intermitentes, no importándoles que entre el grupo viajaran 20 menores de edad”, indicó el INM en un comunicado.

Luego de ser rescatados, los migrantes aseguraron que “los polleros” les cobraron entre siete mil y 10 mil dólares por trasladarlos desde Chiapas, en la frontera de México con Guatemala, hasta Reynosa, Tamaulipas, puerta a territorio estadounidense.

De acuerdo con el INM, los traficantes utilizaron dos autobuses de lujo bajo la razón social de Turismos Crucero y Tours Tomaren.

El Instituto explicó que el rescate ocurrió luego de que la madrugada de este lunes 13 de junio, los agentes migratorios detectaron a dos autobuses que tomaron rutas distintas a las utilizadas por el transporte público federal y detuvieron a los choferes, uno de los cuales ya había sido presentado anteriormente al Ministerio Público por presuntamente traficar personas.

Lee: “Vidas Cruzadas: la radionovela que narra las odiseas de los migrantes (incluye audios)”.

Según las autoridades, los migrantes fueron trasladados a instalaciones migratorias en Zacatecas, donde se les proporcionó alimentos, agua y atención médica.

Cada año, alrededor de 200 mil migrantes indocumentados ingresan a México por la frontera sur para llegar a Estados Unidos, y muchos realizan el viaje sobre el tren de carga apodado “La Bestia”.

Tras una crisis humanitaria en Estados Unidos por el arribo masivo de niños indocumentados, el gobierno de México puso en marcha en julio de 2014 un programa llamado Frontera Sur con el objetivo de impedir a los migrantes subir a “La Bestia”.

Esta estrategia resultó en un aumento de las detenciones de migrantes.

Fuente Animal Politico

Te puedes interesar

Concamin y autotransportistas a favor de plan de cabotaje 

 La Comisión de Marina de la Cámara de Diputados recibió de la Confederación de Cámaras …