En abril, libre importación de gasolinas anuncia Peña

En CERAWeek, el foro energético más importante del mundo, el presidente Enrique Peña Nieto anunció que en abril cualquier empresa podrá importar gasolina y diésel, decisión con la que adelanta ocho meses el calendario de la reforma energética y prepara el terreno para ampliar inversiones en el sector. A su vez, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, afirmó que dicha medida tiene fines antiinflacionarios.

Frente a empresarios y especialistas de la industria petrolera, Peña Nieto explicó que a partir del 1 de abril “cualquier empresa podrá importar gasolina y diésel, lo que deberá reflejarse en mejores precios en nuestro país”.
Indicó que la apertura a las importaciones de terceros es una acción contundente que detonará la inversión privada y desatará una intensa competencia en el sector de combustibles, para cuando los precios se liberen totalmente, como está previsto en 2018. A la fecha, los precios de las gasolinas Magna y Premium son controlados por la Secretaría de Hacienda, que sigue los índices a escala internacional.

El primer mandatario dijo que en los primeros días de diciembre de este año se realizará la cuarta licitación de la Ronda Uno de yacimientos en aguas profundas. Con ello se deja claro que la reforma energética “avanza con paso firme y decidido”.

Insistió en que a pesar de los bajos precios internacionales del crudo, el mundo confía e invierte en México, pues “todas las licitaciones de contratos planeados para 2015 se realizaron y cada vez con mayor éxito”.

La licitación mencionada es una de las más esperadas dentro de la Ronda Uno, ya que subastará 10 bloques en aguas profundas, incluidos algunos en el muy fructífero Cinturón Plegado Perdido, en el golfo de México.

También anunció que en el segundo trimestre del año la Comisión Federal de Electricidad (CFE) lanzará la primera licitación de la línea de transmisión, con participación privada. “Esa importante obra de infraestructura permitirá que la energía limpia, eólica e hidráulica del istmo de Tehuantepec fluya y aliente la demanda del centro del país a 600 kilómetros. Será la primera línea que se construya en México con tecnología de corriente directa de alto voltaje y una inversión estimada de mil 200 millones de dólares”, indicó.

Medida contra inflación

El adelanto de la disposición para la importación de gasolinas es una estrategia para disminuir el costo del combustible y, por lo tanto, contener la inflación, ante un posible aumento en los precios por el encarecimiento del dólar, refirió a MILENIO Agustín Carstens, el gobernador del Banco de México.

“Es una manera de pasar la reducción del precio de las gasolinas al usuario final y ese es parte del objetivo de la reforma”, indicó. “Hay que ver la implementación todavía, pero la idea es esa, comenzar a ver precios diferenciados. La idea es crear un mercado de gasolinas”, agregó.

Las empresas dedicadas a la venta de gasolina venderán a un precio más competitivo, al aumentar la competencia y eliminar la intermediación de Pemex, afirmó el banquero central.

Y por otro lado el gobierno profundiza la reforma energética, para contener un aumento en los precios con una reducción en los combustibles, como ocurrió el año pasado con la disminución en la electricidad y en la telefonía.
El anunció del presidente Peña Nieto en Houston se realizó una semana después de que el Banxico aumentara su tasa de interés para evitar un repunte inflacionario.

“El aumento (de tasas) tuvo dos objetivos”, dijo Carstens”. En primer lugar, mandar una señalar para anclar bien las expectativas de inflación, para que el mercado viera que el Banco de México no tenía problema en ajustar su política monetaria, aun cuando la inflación está por debajo de su objetivo, a través de moderar la depreciación del peso, que al final del día era lo que nos preocupaba”.

En segundo término, el Banxico buscó sustituir su mecanismo de subastas de dólares de 400 millones de dólares diarios por un aumento en la tasa, debido a que esta intervención propició este año que “especuladores” en el mercado apostaran por la depreciación del peso, “y se llegó a un momento en que hay que parar eso”.

Escenario inédito

En el mismo CERAWeek, el titular de Hacienda, Luis Videgaray, dijo que las oportunidades que tiene Pemex de ampliar su horizonte de alianzas y fuentes de financiamiento se deben a la reforma energética.

En un panel sobre financiamiento de empresas energéticas, moderado por el ex embajador de Estados Unidos en México, Carlos Pascual, Videgaray dijo que el gobierno ha tenido que pasar por un “proceso de aprendizaje” para que la industria energética mexicana se apegue a estándares internacionales. En esto, afirmó, se tuvo la ayuda de participantes de la industria y de los mercados financieros.
Sin sorpresa y con retos
Aunque el anuncio del Presidente acortó en ocho meses la libre importación de gasolinas, es algo que en el seno del Estado ya se discutía. En diciembre pasado, la Comisión Reguladora de Energía adelantó que no descartaba la posibilidad que la apertura de las importaciones de gasolina fuera este año.

“Podría ocurrir, es una decisión de política pública, no regulatoria… no hay que perder de vista que son dos pasos: la liberalización de las importaciones y la del mercado”, de hecho, la primera puede dar paso a la segunda, por eso se planteó con un año de diferencia, pero puede ocurrir antes, explicó la dependencia.

José Ángel García Elizondo, presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo, ha reconocido que el país no cuenta con la infraestructura necesaria para poder realizar las importaciones.

En una entrevista previa con MILENIO, dijo que “para poder cumplir con la apertura gradual (en gasolinas) que plantea la reforma energética, es importante reconocer que no tenemos la infraestructura para transportar, importar, recibir, almacenar y distribuir el combustible en la manera en que lo requiere el país”.

Por lo que de nada les sirve que la ley permita importar combustibles si no tienen los medios para hacerlo, es por esto que este año se busca que empresas y fondos de capital privado comiencen a invertir.

“No tenemos la suficiente capacidad de almacenaje, no tenemos muelles en puertos para recibir embarcaciones de combustibles, ni contamos con la infraestructura para descargarlos, no hay un sistema de ductos, tenemos tramos de ductos en nuestro país que van de una terminal a otra, de una refinería a otra, pero no tenemos una red de ductos que esté interconectada, que pueda suplir deficiencias en alguna parte del proceso”, afirmó.

De acuerdo con el presidente la Asociación Mexicana de la Industria del Petróleo, Erik Legorreta, el sector puede detonar inversiones de entre 15 mil y 20 mil millones de dólares anuales la próxima década.Por ejemplo, las inversiones en un ducto pueden llegar a 3 mil millones de dólares, una terminal se puede llevar una inversión de 500 millones de dólares.

Incluso se habla de que también puede haber puertos especializados, ferrocarriles y carreteras, no solo instalaciones petroleras.

En 2015 la producción promedio de gasolinas fue de 381.4 mil barriles diarios y la de diésel se ubicó en 274.7 mil barriles diarios, lo que significó una disminución de 9.5 y 4.1 por ciento, respectivamente, esto en comparación con 2014. Para cubrir la demanda, Pemex tuvo que importar en promedio 427.1 mil barriles diarios de gasolinas y 145.3 mil barriles diarios de diésel. Por estas importaciones se pagó 16 mil 478 millones de dólares.

Fuente Milenio

Te puedes interesar

Tesla podría preparar su tecnología autónoma para camiones

La compañía fabricante de vehículos eléctricos Tesla podría estar preparando su tecnología autónoma también para …