En 2016 pagaremos doble de impuestos en combustibles que EUA

A partir de 2016, los precios al consumidor de gasolinas y diesel en México tendrán una carga fiscal que duplicará a la de Estados Unidos.

Entre 46.6 y 47.8 por ciento del costo final de los combustibles estará representado por una nueva estructura de cuatro impuestos, contra entre 34.9 y 41.4 por ciento de 2015.

Estos son el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) federal, que consistirá en una cuota fija, en vez de una tasa variable como es este año; el IEPS a los combustibles fósiles; el IVA (sobre los dos anteriores), y otra cuota de IEPS fijo que se llevan Estados y Municipios.

En contraste, en Estados Unidos la carga fiscal sobre los precios finales a gasolina y diésel es de entre 18.8 y 21.0 por ciento.

En el 2016, el precio de la gasolina Magna en México fluctuará entre 13.16 y 13.98 pesos por litro; la Premium entre 13.95 y 14.81 pesos, y el diésel entre 13.77 y 14.63 pesos por litro.

Ramsés Pech, socio de la consultoría Caraiva y Asociados, adelantó que uno de los efectos del cambio en la composición y el peso de los impuestos en México es que podría restarle rentabilidad a la comercialización de las gasolinas.

Pech consideró que sería mejor establecer un impuesto a tasa porcentual fija, cuya recaudación varíe con el volumen de venta.
“Si quieres abrir el mercado de gasolinas y diésel a una libre determinación de precios, no puedes tener un mercado con costos variables e impuestos fijos”, expuso.

No obstante, la carga fiscal en México, añadió Pech, es alta en comparación con Estados Unidos si los precios pretenden liberalizarse en el 2018, cuando éstos se regirán por el libre mercado.
En cuanto a los contribuyentes, las personas físicas con actividad empresarial podrán deducir el IVA de la gasolina que consuman contra el ISR del 30 por ciento, destacó Sergio Ramírez, consultor y ex gerente fiscal de Pemex.

Esto obligará a más personas a que, por el mayor monto de impuestos aplicados, la formalidad los “jale” a hacer acreditar dichos gravámenes y a deducir, en su caso, el IEPS federal.

Refugio Muñoz, vicepresidente ejecutivo de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar), señaló que para sus agremiados la política de tener un IEPS fijo les es positiva, pues lo pueden acreditar de su pago total de impuestos.

“Y tiene un beneficio adicional, haciendo a la informalidad más cara y menos atractiva, porque el informal no va a poder acreditar ese impuesto que te ponen en la bomba al venderte el combustible”, mencionó.

Te puedes interesar

Aerolíneas resienten el “Efecto Trump” al caer número de pasajeros a EU

En el primer semestre de 2017, el número de viajeros de México a Estados Unidos …