Empieza cacería de contaminantes; operativo de la CAME

A partir de este viernes 23 de febrero y hasta el 15 de junio se llevará a cabo la Campaña de Detección y Sanción de Vehículos Ostensiblemente Contaminantes 2018, que se aplica por segundo año consecutivo en esta temporada de altos niveles de ozono en el aire.

El coordinador ejecutivo de la Comisión Ambiental de la Megalópolis, Martín Gutiérrez Lacayo, explicó que la detección será aleatoria en los accesos carreteros federales a la Ciudad de México, a fin de sancionar a los vehículos que contaminan cuatro veces más de lo normal, con el objetivo de que no contribuyan al aumento de ozono que ocasiona mala calidad del aire en estos meses en la Zona Metropolitana del Valle de México.

Esta multa va de los 3 mil 200 a los 4 mil pesos, dependiendo de la reincidencias, la cual se lleva a cabo por medio de la infracción que levanta la Policía Federal y que debe ser pagada en bancos o por internet y que no pueden evadir, ya que se notifica a la entidad donde el vehículo está emplacado, para que lo sancionen a nivel local o en todo caso lo lleven al corralón.

No sólo se identificarán los vehículos que estén en emisiones por arriba de lo que marca la norma, sino que se emitirán sanciones a estos vehículos. El objetivo es que no estén en circulación y se hace una serie de elementos de coordinación a efecto de que dependiendo de la jurisdicción que corresponda, tanto la autoridad federal como local y las cámaras de transporte actúen en consecuencia. Es muy importante que controle las fuentes de emisión”, puntualizó.

Al poner en marcha esta campaña en la caseta de la carretera México-Cuernavaca junto a funcionarios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y de la Policía Federal, Martínez Lacayo detalló que el año pasado revisaron 67 mil vehículos en circulación, de los cuales 433 contaminaron cuatro veces más de lo normal, por lo que fueron sancionados.

De ese total de vehículos multados, 224 fueron de placas federales y el resto con placas de la CDMX, los cuales no pueden evadir la sanción porque al llevarlos a verificar tienen que haber pagado las infracciones de tránsito.

Por su parte, el coordinador general de contaminación y salud ambiental del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), Víctor Hugo Páramo, explicó que estos equipos especiales miden las emisiones de gases de gasolina y diesel cuando los vehículos están en circulación, de modo que es una verificación real porque deben estar en movimiento y logran analizar si un vehículo contamina cuatro veces más de las emisiones permitidas.

El coordinador ejecutivo de la Came señaló que cuando identifican un auto ostensiblemente contaminante, una patrulla de  la Policía Federal de Caminos y Puentes Federales lo detendrá para levantar la infracción, mientras que autoridades de la Came informarán a la entidad de donde está emplacado ese vehículo para que a su vez lo multe e incluso pueda detenerlo para llevarlo al corralón, como lo aplica el Estado de México.

Pero, aclaró, que estas revisiones se suspenderán en vacaciones de Semana Santa y en fines de semana largos, para no entorpecer la salida y entrada de vacacionistas.

El programa se puso en marcha justo cuando los niveles de ozono son más elevados, de febrero a julio.

Pero no sólo eso, también en un momento en el que las verificaciones vehiculares se encuentran suspendidas hasta el mes de julio y los automovilistas no pueden saber el nivel de contaminación de sus unidades. Los nuevos verificentros que serán puestos en marcha registrarán las partículas ultrafinas.

 

 

Funete Excelsior

Te puedes interesar

Estudio muestra cómo mejorar la movilidad en la CDMX

Solo mejorando la calidad de servicio en el transporte público y no motorizado (a pie …