El ‘soplón’ que vigila la carga portuaria

Es un lugar privilegiado. Su ubicación permite una conexión directa con Estados Unidos, Canadá y línea marítima con Asia, Europa y Sudamérica. Es el Puerto de Manzanillo. ¿Se puede pedir más? Sí, una infraestructura tecnológica para mejorar la logística vehicular. Aunque es un enclave estratégico, los transportistas se acumulan por decenas y los contenedores forman impresionantes filas que recuerdan al muro de Berlín. Sacar uno de ellos es una ardua tarea. O, más bien, lo era.

La solución la ha puesto sobre la mesa Nebusens. Esta empresa española ha implantado un sistema de localización y sensorización inalámbricas, basado en la plataforma n-Core, con el objetivo principal de mejorar la seguridad y optimizar la logística en los recintos portuarios, mediante la ampliación de espacios y mecanismos más robustos de almacenamiento y traslado de depósitos. Y es que una problemática común que se ha detectado, y en donde es posible un «gran margen» de mejora gracias a la tecnologías, son los robos de mercancía transportada por los containers, apunta Ricardo Alonso, director comercial de Nebusens, que sostiene que el problema se presenta «en mayor medida» en los patios externos a los puertos marítimos. «Está comprobado que los mecanismos de seguridad tradicionales son insuficientes y, por consiguiente, las pérdidas para los transportistas son sustancialmente elevadas», añade.

Con esta invención, cuenta, se pueden gestionar mejor los tiempos de ingreso, ayudando a reducir las largas filas que se generan a las entradas de los recintos portuarios. En este sentido, manifiesta que es posible integrar la infraestructura con un sistema de turnos que facilite la entrada a los transportistas y a su vez se descongestionan las vías para el resto de usuarios.

Además, el sistema es capaz de funcionar tanto en interiores como en exteriores. Por lo tanto, permite localizar al personal del puerto marítimo dentro de los propios edificios, «solo» añadiendo routers y proporcionando tags a los trabajadores.

Y es que la plataforma, en su opinión, es dinámica, adaptable y escalable. «Es una tecnología que puede ajustarse fácilmente a las necesidades futuras de prácticamente todos los puertos del mundo», señala Ricardo Alonso.
En esta línea, dice que posibilita el envío de señales de alerta que ayudan a la administración del recinto portuario a realizar mejor su trabajo. «Su mantenimiento es prácticamente nulo gracias a la simplicidad de la misma y a sus necesidades de autorecuperación».

La tecnología se basa en un conjunto de dispositivos encargados de realizar un cometido diferente dentro del sistema. En primer lugar, están las balizas distribuidas por toda la cubierta. En el caso de Manzanillo, por ejemplo, se ha protegido un área aproximada de dos kilómetros cuadrados. Por otro, están los routers que forman la red inalámbrica y permiten la comunicación entre ellos, así como la recepción de información desde los dispositivos móviles. Estos se colocan en los contenedores que ingresan en cualquier patio externo para proteger la integridad de la carga. Se ajustan magnéticamente a los contenedores para detectar y alertar sobre una posible apertura no autorizada.

El motor de localización permite conocer la ubicación de todos los tags dentro del área de cobertura, que transmiten periódicamente una señal de radio que contiene un identificador único en la red. De este modo, cada router almacena la identidad y estado de los dispositivos móviles detectados en cada momento, junto con la caracterización electromagnética de la señal recibida de cada dispositivo móvil.

Asimismo, este motor permite recoger «constantemente y de manera automatizada» los eventos de los diversos sensores que posibilitan, por ejemplo, conocer la apertura no autorizada de cualquiera de los contenedores monitorizados. Al igual que la información de localización, estos eventos son transmitidos al centro de control que estará bajo el resguardo y operación de la Administración Portuaria Integral (API) para que las autoridades actúen según lo indique su protocolo con base en la información recibida.

No son los únicos del mercado que tienen un dispositivo de estas características, pero su plataforma se caracteriza por «la precisión» en la localización y la capacidad para integrar el sistema en los ya existentes en los puertos, afirma Alonso. «Se trata de una infraestructura que ayuda a que los puertos marítimos se modernicen, con la meta de proteger la carga durante toda la estancia y a su vez flexibilizar y optimizar los trámites, lo que se traduce en un aumento de la seguridad y en una mejor logística portuaria», sentencia.

Fuente Correo de Burgos

Te puedes interesar

Listo, el terreno para la ampliación del Aeropuerto de Querétaro

En los terrenos se instalaría una base aérea militar, donde operarían talleres de mantenimiento de …