El mantenimiento de la suspensión del camión

La clave para mantener a la suspensiones trabajando para ti en lugar de contra ti es mantener todo bien apretado. Cuando los componentes de la suspensión se aflojan, las llantas se desgastan de manera incorrecta, los resortes se rompen, el consumo de combustible sufre y los conductores se quejan.

No importa qué tipo o marca de suspensión tengas instalada en tu camión o tráiler, el aspecto más crítico del mantenimiento a ésta es el torque total. Según John Knutson, gerente de soporte técnico en productos de carretera para Hendrickson, los intervalos para volver a apretar varían entre los diferentes tipos de suspensión y especialmente según la aplicación. Como comprenderás, no es lo mismo circular por calles pavimentadas que por terracería. “Hendrickson ofrece lineamientos generales sobre inspección e intervalos de reapriete, pero cada aplicación es única. Lo que funciona para un cliente podría ser demasiado para otro. El usuario sabe mejor a qué se enfrenta la suspensión en cada aplicación y es el mejor juez de cuando es necesario realizar un mantenimiento periódico”.

Mantenimiento Suspensión

Las inspecciones visuales deben realizarse al menos una vez cada tres a seis meses y el reapriete al menos una vez al año, sugiere Knutson. Como no siempre puedes decir cuando un tornillo se ha aflojado por debajo de la torsión recomendada, sugiere buscar restos de óxido corriendo hacia abajo en el tornillo o por brechas y cuarteaduras en la pintura alrededor de éste. normalmente, los tornillos se oxidan o ensucian alrededor de la junta, así que otra pista sobre un tornillo flojo es que la junta entre la cabeza del tornillo o la tuerca estará más limpia que en uno apretado.

Cuando reaprietes cualquier tornillo de la suspensión, asegúrate de que la junta esté limpia y libre de óxido antes de utilizar la llave de torsión. En tornillos razonablemente nuevos, bastará con que aprietes en una o dos ocasiones. Los tornillos más viejos deberán ser reemplazados por otros nuevos del mismo tamaño y valores de torsión. Aprieta según las especificaciones del fabricante.

Aprieta los tornillos U

Este tipo de tornillos son harina de otro costal, ya que se requiere de un mayor cuidado a la hora de reemplazar los que estén flojos o rotos. Como estos dispositivos sujetan el eje a la suspensión, están sometidos a tensiones muy grandes; por esta razón, los tornillos tienen que ser reapretados adecuadamente. Nunca reutilices un tornillo U o la tuerca. Una vez que han sido apretados correctamente, se estiran y no pueden volver a ajustarse de forma correcta.

El Consejo de Tecnología y Mantenimiento de las Asociaciones Americanas de Transporte (TMC y ATA por sus siglas en inglés) recomienda utilizar un lubricante con base de cera en la cuerda de los tornillos U para asegurar una adecuada fuerza de sujeción, así como utilizar una llave de torsión para ajustar con precisión la fuerza de sujeción. Además, el TMC recomienda rodar el camión por una ruta donde la articulación de la suspensión llegue al máximo después de la instalación y después cargar la suspensión antes de reapretar los tornillos U. Estos deben ser reapretados nuevamente entre 3 mil y 5 mil millas después de ser reemplazados.

Bob Borsam, gerente de soporte técnico para productos vocacionales en Hendrickson, recomienda revisar la tensión de la suspensión de cada camión nuevo antes de que entre en servicio. No se trata de hablar mal de los ensambladores de equipo original, pero los valores de torsión establecidos en la fábrica pueden variar cuando la suspensión se ajusta durante la entrega. “Es una muy buena idea apretar los tornillos de la suspensión cuando el camión es nuevo, y una vez más después de un par de miles de millas de servicio regular”, dice Borsam. “Hemos encontrado que hace una gran diferencia cada año y una mediana a mitad del camino, especialmente en aplicaciones de uso rudo”.

Bujes vencidos

Mantenimiento SuspensiónLos bujes están diseñados para proveer flexibilidad entre partes móviles al tiempo que mantienen un grado de rigidez, pero a lo largo del tiempo se vencen y es necesario cambiarlos. Las inspecciones visuales usualmente son suficientes para detectar si están en mal estado, pues las brechas entre tapas terminales y los tornillos son evidentes.

En aplicaciones más pesadas, como suspensiones vocacionales de vigas galopantes, quizá sea necesario inducir un poco de movimiento para una evaluación correcta. Para ello, Borsam recomienda colocar un gato de botella al final de la viga y moverla arriba y abajo, buscando movimiento entre las partes.

“Esto es algo que recomendamos hacer cada seis meses”, comenta. “Los usuarios sabrán mejor cuándo sus suspensiones no están a la altura de su ambiente de trabajo y qué tan seguido necesitan servicio, pero como mínimo, estas inspecciones pueden evitar una falla en el camino, si es que llegas al problema antes de que salga de una zona de tolerancia”.

La mayoría de los bujes de la suspensión ya no requieren de lubricante, pero los que están en los resortes delanteros necesitan una buena cantidad de lubricante limpio de manera regular, al menos durante cada servicio B. Eleva el bastidor para quitar el peso del eje y el resorte antes de engrasar y asegúrate de que el buje está purgado (verás salir la grasa nueva en el extremo lejano de éste).

La condición de los bujes en una suspensión mecánica puede ser un poco más crítica porque a medida que se desgastan, la suspensión se desalinea. Esto trae consigo un desgaste irregular en las llantas, carga excesiva y fatiga en el buje nivelador, y toda otra serie de problemas costosos. Rob Nissen, gerente de servicios técnicos en Holland, dice que los bujes de los brazos de torsión deben ser inspeccionados regularmente, más aún si la suspensión viaja ligera o sin carga la mayoría de las veces. “Cuando la suspensión no está cargada, rebota por todos lados y se lastima a si misma porque no hay peso para mantener todo en su lugar”, dice Nissen.

Por supuesto, los tornillos son un gran problema en las suspensiones mecánicas. Los tornillos U flojos son la causa número uno de resortes rotos, de acuerdo a Nissen, así que un poco de mantenimiento preventivo en el grupo de sujeción te ahorrará posibles problemas en el camino.

Ejes levadizos y autodireccionales 

Estos tipos de ejes representan unos cuantos desafíos únicos, ya que además de tener que preocuparte por las cosas habituales, también tienes los problemas adicionales de alineación y el mecanismo levadizo. El desgaste de las llantas es una gran preocupación –e indicadora de los problemas- porque un mecanismo autodireccional tiene muchos rodillos y convergencias interiores para mantener las ruedas girando apropiadamente.

Wayne Powell, gerente de mercadotecnia en Reyco Granning Suspensions sugiere prestar particular atención a los extremos de los tirantes y a los bujes en el mecanismo levadizo paralelo. “Los rodamientos son otro tema en el mantenimiento a los ejes autodireccionales”, comenta Powell. “La rueda simplemente sigue el terreno y la dirección del vehículo. No puedes darle fuerza de entrada en la manera en la que lo haces con un eje de dirección, por lo cual los rodamientos tienden a quedar sueltos un poco más”.

Además, debido a su posición a la mitad del chasís, los ejes levadizos pueden recibir una carga extra al rodar sobre un terreno con el centro elevado, el cual coloca una carga excesiva en las ruedas, el eje y los soportes. No dejes de vigilar esta área buscando grietas o señales de doblado, sugiere Powell.

Tampoco pases por alto las válvulas de nivelación. Normalmente una vez que estas se han establecido según las especificaciones de fábrica, no necesitan mucho ajuste, pero a veces aparecen conductores con mucha iniciativa. Ha habido quienes “ajustan” las válvulas de nivelación buscando un trayecto más suave. Pero “meterle mano” a estas válvulas no solo no te dará una marcha más suave, sino que podría crear un caos en los ángulos de transmisión, las juntas U y los resortes de acero en una suspensión neumática sobre resorte.

Finalmente, si ha llegado el momento de alinear el camión, no te molestes en enviarlo a la bahía de alineamiento hasta que todos los componentes de la suspensión hayan sido inspeccionados y devueltos a las especificaciones originales. Una suspensión floja y descuidada permanecerá así después de la alineación, y también lo hará la alineación del eje. Solamente estarás desperdiciando tu tiempo y dinero.

Mantenimiento SuspensiónMantenimiento a los amortiguadores

No importa si estás usando el mejor amortiguador del mundo, en algún momento dejará de servir. Lo malo es que las apariencias engañan y el aspecto exterior podría no reflejar algún problema. Si bien el Consejo de Tecnología y Mantenimiento de la ATA recomienda establecer un intervalo de reemplazo para los amortiguadores, su Práctica Recomendada 643 hace hincapié en que, para todo efecto práctico, no hay dos operaciones o vehículos que experimenten el deterioro de amortiguadores al mismo ritmo. Como orientación, el TMC sugiere reemplazar los amortiguadores al colocar llantas nuevas.

Inspecciona visualmente los amortiguadores durante el servicio A o cada 10,000 o 20,000 millas. Revisa el cuerpo del amortiguador buscando daños, dentaduras, fisuras, etc. Inspecciona los suportes y bujes así como cualquier deformación o soltura y busca aceite goteando justo debajo del tubo antipolvo. Un residuo aceitoso en el cuerpo del amortiguador es aceptable y considerado normal en algunas condiciones; pero si hay aceite líquido escurriendo por el amortiguador, ha llegado la hora de cambiarlo.

Fuente Transporte Latino

Te puedes interesar

Uber anuncia inversión de más de 6,800 millones de pesos en México

Uber, la compañía de transporte privado con chofer, anunció una inversión de 6,850 millones de …