E-commerce y economía digital en América Latina y el Caribe

“Las oportunidades de crecimiento económico en América Latina y el Caribe (ALC) son desafiantes. En parte, esto refleja baja productividad y menor desempeño cuando se trata de intercambio comercial”, lee el reporte del Banco Interamericano de Desarrollo “A Digital Trade Policy for Latin America and the Caribbean” (Una política comercial digital para América Latina y El Caribe), por Joshua P. Meltzer, la cual propone reformas y desarrollar una agenda comercial digital para expandir las oportunidades de negocios que provee la escena digital.

“El ‘boom’ de los commodities dejó algo de crecimiento en la región. Sin embargo, desde la baja ocurrida en 2009, aquellos países exportadores de materias primas como Brasil, Argentina, Colombia y Chile han sufrido significativamente en términos de negocios. Es más, la participación en el mercado internacional continúa bajo las expectativas. La región es responsable de 8,2 por ciento de la actividad comercial mundial, y solamente del 5,1 por ciento de las exportaciones globales”, lee el reporte al cual MundoMaritimo accedió de manera exclusiva.

Negocio local, alcance global

El reporte también destaca que “la región no está bien integrada con las cadenas de valor globales (GVCs). La globalización del Internet y los flujos de datos que atraviesan barreras pueden mejorar la productividad y proveer nuevas oportunidades para que las firmas se introduzcan en la economía global”. El comercio electrónico y la revolución digital es la perfecta oportunidad de crecimiento para pequeñas y medianas empresas (PYMES) que pueden usar estas plataformas y el comprensivo set de servicios complementarios que entregan, tales como pagos online, para llegar a consumidores a escala global.

Lo mismo se puede aplicar a los servicios, como la tecnología de información (IT), servicios profesionales, financieros y hasta educacionales. Nuevos servicios digitales como la computación de nube también han visto desarrollo en esta región y están convirtiéndose en inputs de negocios fundamentales. La recolección de data y análisis permite que nuevos servicios agreguen valor a la exportación de bienes, lo cual está cambiando el comercio de bienes en exportación de servicios digitales.

Las reglas del comercio digital

De acuerdo con el documento, la organización mundial de comercio (WTO), hay algunas reglas que proveen soporte al comercio digital, pero son muy limitadas ya que fueron establecidas a principios de la década de 1990 –antes de la existencia de Internet- y, por lo tanto, no se refieren a los problemas del comercio digital como los conocemos hoy. Es más, durante la reunión ministerial de la WTO en Argentina en diciembre de 2017, 49 miembros (incluyendo Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay) se emitió un acuerdo conjunto sobre comercio electrónico, el cual incluyó el compromiso de “iniciar trabajo exploratorio en conjunto para futuras negociaciones WTO respecto de temas relacionados con los aspectos comerciales del comercio electrónico”.

En muchos aspectos, los acuerdos de comercio regional y bilateral han sido el foco del esfuerzo para desarrollar nuevas reglas de comercio digital. El recientemente firmado acuerdo global y progresivo para la Asociación Transpacífico, también conocido como TPP11, que incluye a México, Chile y Perú, incluye el set de reglas más robusto a la fecha.

Mientras varios países de la región han demostrado un compromiso hacia la expansión de las oportunidades de comercio, no hay un acercamiento común hacia el comercio digital que podría convertirse en una base para la expansión dentro de la región. Para maximizar el potencial del Internet y la data para expandir el comercio internacional, la región necesita una política de comercio digital y reformas domésticas complementarias.

Por MundoMaritimo

Te puedes interesar

Empresas europeas están interesadas en el Tren Maya

El Tren Maya es una mega obra de infraestructura, propuesta por el entrante gobierno mexicano, …