Desaparecerán en el futuro los operadores?

A lo largo de la historia hemos visto cómo la economía ha visto la destrucción de millones de empleos y la creación de otros tantos en otras industrias. Sí, podría decirse que estamos a punto de vivir una nueva revolución industrial.

Mucho se dice sobre las profesiones del futuro, pero lo cierto es que el ser humano, en ocasiones, tiende a ser miope en este sentido. ¿Hasta qué punto este tipo de profesiones podría desaparecer en aras de la estandarización de la conducción autónoma?

Este tipo de revoluciones tecnológicas, en el corto plazo, nunca se producen. Hay que ir un poco más allá para conocer cuál será el problema en el medio y largo plazo. En relación a este sector, al del transporte de carga, es muy importante destacar cómo en los últimos años, debido a la popularización del comercio online, se ha producido una mejora del empleo.

Esto podría, no obstante, cambiar drásticamente. ¿Cuándo ocurrirá? En manos de unas pocas compañías está la solución a esta cuestión.

La conducción autónoma será una realidad

Diversas compañías están invirtiendo miles de millones de dólares cada año en la creación de un software eficiente. Este, además, estaría apoyado por una serie de cámaras y sensores inteligentes capaces de interpretar toda la información que proporciona el entorno.

Compañías del calibre de Apple, Alphabet a través de Waymo o Uber, están diseñando sus propios prototipos sin haber interactuado, en el pasado, con la industria de la automoción.

De hecho, este es el mejor ejemplo de cómo la movilidad convergido en los últimos años para posicionarse a medias entre la automoción tradicional y la innovación que ofrecen este tipo de empresas de servicios digitales.

Ahora bien, ¿por qué podemos afirmar que la tecnología autónoma llegará en solo unos pocos años? Además del incremento de la competencia que se está viviendo en los últimos meses, las principales empresas ya disponen de progresos muy interesantes.

Sin ir más lejos, el fundador de Tesla, Elon Musk, ha afirmado recientemente, según se puede leer en Electrek, que el Autopilot completamente eficiente podría llegar a finales de 2019. Esto significaría que cualquier las unidades fabricadas posteriormente a 2015 podrían no requerir la presencia de un conductor al volante.

Atendiendo a esta solución, es probable que esta innovación, de confirmarse, llegase al camión que tanto ha dado que hablar desde hace unos meses, el Tesla Semi. La opción de la compañía para el transporte de mercancías podría contar con nivel 4 o, incluso 5, de autonomía en la conducción, haciendo testimonial el papel del conductor.

Qué opinan las compañías sobre este debate

La conducción autónoma, como suele ocurrir en estos casos, podría derivar en actitudes ludistas en contra de la tecnología. De hecho, algo parecido está ocurriendo hoy día con las aplicaciones al estilo Uber o Cabify, entre otras.

Las nuevas tecnologías están provocando la aparición de nuevos servicios que pueden comprometer los que estaban instalados, lo cual suele generar movilizaciones ante las posibles pérdidas de empleos. ¿Ocurrirá lo mismo con el puesto de conductor en el mercado del transporte logístico?

Manteniendo ceteris paribus la variable legislación, es decir, obviando un cambio en las reglas actuales y futuras en torno al transporte, es probable que las empresas acaben moviendo ficha en este sentido. Sí, apostarían por el producto autónomo. ¿Por qué? Muy sencillo.

Por un lado, este tipo de opciones irán vinculadas a las mecánicas eléctricas, las cuales supondrán un ahorro en costos. Del mismo modo, ahorrarán también en partidas como el mantenimiento de este tipo de vehículos al contar estos con mecánicas más sencillas. Ahora bien, ¿y si pudiesen eliminar la nómina del conductor?

Los salarios podrían ir directamente destinados a un abaratamiento del producto, lo que permitiría una mejora de la competitividad de la compañía (mayor cuota de mercado) o un incremento del beneficio si optase por mantener el precio. ¿Crees que esta fórmula no se está produciendo ya actualmente? Veamos un ejemplo para entenderlo mejor.

Cómo ha valorado Pepsi su departamento logístico

Hace algo menos de un año, la estrategia de medio plazo de una compañía como Pepsi no sería motivo de estudio, pero la adquisición de 100 unidades del modelo Semi de Tesla, de un tirón, nos avisa del cambio de tendencia que habrá en la competitividad de la compañía.

Una empresa que está presente en el sector secundario y en el terciario cuenta con toda una serie de costos que deben ir sumándose al precio del producto. ¿Cómo basar una competitividad feroz ante marcas como Coca-Cola? Midiendo al milímetro los costos.

La inversión que acaba de realizar la firma de bebidas con gas tiene como principal objetivo la búsqueda de una mejora de la productividad. Si además de ello Tesla anuncia en su presentación que agregará la función autónoma en el medio plazo, con más razón merece la pena su compra.

Sí, de confirmarse la llegada próxima del Autopilot eficiente, es probable que muchas más compañías con fuertes partidas presupuestarias en materia logística se lancen a por este tipo de soluciones.

Aun así, todavía es pronto para adelantar acontecimientos. A fin de cuentas, solo Elon Musk ha sido el que se ha aventurado a pronosticar que su solución autónoma llegará antes de 2020, década que sí se espera como la que dará paso a los vehículos sin conductor.

Te puedes interesar

Los 5 países a los que México les vende más autos

La exportación de automóviles se mantiene en niveles récord, gracias al dinamismo que presentan algunos …