De hasta 40%, pérdidas de taxistas por Uber y Cabify

Conductores lanzan aplicaciones, pero consideran que son insuficientes.

En 2015 los taxistas del Distrito Federal fueron sacudidos con la entrada de servicios como Uber y Cabify. Aunque ya han pasado meses de que el debate se agotó, aún quedan entre ellos los estragos de la batalla.

Los taxistas concesionados aseguran que este año les dejó pérdidas de hasta 40 por ciento, pero también la oportunidad de modernizarse y mejorar diversos aspectos, como la limpieza de la unidad, mejorar la conducción y la presentación de los operadores.

Aunque no pinta fácil 2016, el gremio asegura que ellos nunca van a morir.

Uno de los protagonistas de este debate fue Felipe de la Cruz, asesor de la agrupación Campamento 2 de Octubre.
—¿Cuál es el balance que hacen los taxistas de 2015?

—Se ha tenido una merma considerable, sobre todo por lo que dijimos en su momento, que era una competencia desleal de las unidades que ofrecían el servicio mediante aplicaciones para smartphones, porque a ellos no se les sanciona ni se les detecta si están haciendo base; no los pueden ubicar porque no traen alguna forma para ubicarse, son particulares con placas particulares.

Ellos tienen una tarifa que le llaman dinámica y la pueden establecer a su criterio, nosotros no tenemos esa posibilidad, entonces todo eso por supuesto que daña a los transportistas.

—¿En cuánto calculan las pérdidas y por qué sucedió así?

— Podemos cerrar la cifra entre 20 y 40 por ciento. Una de las principales cuestiones que nos ha quitado ganancia es el hecho de que Uber se aposenta en hoteles y el aeropuerto, a pesar de que no tienen placas federales para el acceso. La entrada está restringida y son para clientes de ellos.

No se tiene control de cuántos Uber hay en la ciudad, es decir, nosotros pedíamos que se permitiera un Uber por cada cuatro taxis concesionados y actualmente no se tiene el control.

Hay una cuestión que me gustaría establecer, la diferencia de las tarifas, cuando hay mucho tráfico ellos cobran más caro y nosotros nos mantenemos en el mismo rango, por esa tarifa dinámica que comentaba, y como no están a la vista los vehículos basta que encarezcan la tarifa para que no los requieran los socios, respondió el asesor de los taxistas.

—¿La competencia les sirvió para modernizarse?

— Muchos compañeros ya utilizan alguna aplicación, pero desde un inicio dijimos que es como un radio taxi u otro tipo de servicio, la diferencia es que se ofreció como un nuevo tipo de transporte y eso nos golpeó. Nos propusieron crear un fondo que sería para los taxis, después se habló de un fideicomiso, pero no ha pasado nada. Sin embargo, nos ayudó para darnos cuenta de algunos errores que estábamos comiendo.

—¿Cómo les pinta 2016 frente a esta competencia?

— Definitivamente, los taxistas no mueren, pero se va a complicar más ahora que se tributa, que se tiene que entregar un balance trimestral de operación, nuevamente se incrementan las multas con el nuevo reglamento y las tarifas son las mismas.

Todo tiene que ver con el asunto de corregir las conductas de las taxistas, pero también del lado de la autoridad para no generar un conflicto. Ya el próximo año dice Héctor Serrano que van a lanzar una aplicación para que los taxistas cobren, como una especie de taxímetro, podría ser bueno, pero queda la duda si no es para controlar más al taxista, con exceso.

Creo que en lugar de sancionar se debería hacer una reeducación o un servicio a la comunidad, hablando del nuevo reglamento, hay alternativas para todos y que mejoren el trabajo y el servicio.
—¿No ven nada alentador, o cuál es el camino para tener un mejor año?

— Haremos revisiones periódicas de la tarifa, pues la última se revisó hace como cuatro años y antes tardaban siete años en incrementarla.

“Hay grupos que ya funcionan con aplicación, pero de alguna manera los golpea económicamente, el taxista promedio cobra su tarifa y tiene que salir para gasolina, refacciones, tarjetón, pago de revista.”

De la Cruz dijo que el compromiso es corregir algunas conductas, mantener las unidades limpias, estar presentable, conducirse con respeto, si es un problema, pero a veces el problema es con los taxistas jóvenes que cometen torpezas, pero por un falla tachan a todo el gremio y habemos gente trabajadora y honesta.

Fuente Milenio

Te puedes interesar

Aerolíneas resienten el “Efecto Trump” al caer número de pasajeros a EU

En el primer semestre de 2017, el número de viajeros de México a Estados Unidos …