Culpa Conatram a gobierno de asaltos carreteros en Puebla

Los asaltos a autobuses de pasajeros, así como a transporte de carga, suscitados en las carreteras de Puebla, son culpa de las autoridades estatales y federales, sentenció Claudio Gallegos Pérez, secretario general de la Confederación Nacional de Transportistas (Conatram).

En entrevista con este medio, Gallegos Pérez señaló que no sólo los transportistas, sino la sociedad en general está harta de la situación de peligro y delincuencia que se presentan en la autopista México-Puebla y recordó el caso sucedido el pasado 2 de mayo, cuando una familia fue víctima de un asalto que desencadenó en la muerte de un niño de dos años y la violación de dos mujeres, entre ellas una menor de edad.

El directivo adujo que no hay acciones eficaces por parte del gobierno estatal y criticó que las carpetas de investigación que levanta la Fiscalía General del Estado (FGE), sean procesos largos que inducen al afectado a no realizar la denuncia, por lo que al final ayudan más al delincuente.

Este miércoles, la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguro (AMIS) advirtió de un elevado índice de robo a camiones de carga en Puebla, lo que ha obligado a aseguradoras a retirarse del territorio poblano, pues en el último año, el robo a camiones asegurados repuntó 118.6 por ciento, por encima de pick-ups y autos convencionales.

Mientras en julio de 2016, se robaron 183 camiones asegurados, para junio de 2017, la cifra aumentó a 400.

Con el robo a pasajeros de la unidad de la compañía Autobuses Unidos (AU), el pasado sábado 1 de julio en el municipio de Palmar de Bravo y donde los delincuentes dispararon en la pierna al conductor, se han registrado cuatro asaltos a autobuses en carreteras de Puebla y en sus fronteras con otros estados durante 2017.

De acuerdo con un análisis hemerográfico, el primer asalto a autobús de 2017 se registró el 20 de febrero en el municipio de Hueytamalco, donde una pasajera perdió la vida tras recibir impactos de bala en ambas piernas y desangrarse.

El segundo ilícito se presentó el 29 de marzo en los linderos entre Puebla y Tlaxcala, en el municipio de Tlaxco a un autobús de la línea Futura, donde el chofer perdió la vida producto de tres impactos de bala.

El tercer atraco se produjo el 28 de mayo en la ruta Huauchinango-Puebla, en el municipio de Acaxochitlán, donde tres asaltantes abordaron la unidad en la desviación a Zacatlán y despojaron de sus pertenencias a los pasajeros.

Te puedes interesar

México aumenta 50% la capacidad de transporte de carga en Mesa de Otay

En la región Tijuana-San Diego se concluyeron, en diciembre de 2016, las obras de modernización …