Cuánto cuesta poner una gasolinera?

Actualmente, Pemex cuenta con más de 10,500 estaciones de servicio en el territorio mexicano gracias su sistema de franquicias. La Reforma Energética cambiará progresivamente esto, para ver, en el futuro próximo, gasolineras de otras empresas nacionales o multinacionales.

¿Consecuencias? Muchas. Entre las más importantes: Pemex ha estado haciendo un esfuerzo en los últimos años para renovarse, pues debe hacer frente a competidores experimentados que presentarán su producto con maestría.

Así, las estaciones de servicio deberán elevar su calidad y el tipo de servicios que ofrecen; también tendrá que ponerse a la altura de las circunstancias. Para que ello sea posible, el papel de los franquiciatarios es fundamental, pues han acompañado a Pemex durante los últimos 24 años. Ahora, a la luz de los nuevos retos que se presentan en el futuro, es legítimo preguntarse si es buen momento para adquirir una franquicia con Pemex, donde la pregunta número uno tiene que ser: ¿Cuánto cuesta poner una gasolinera en México?

Comencemos por lo más evidente: sí, conseguir una franquicia de Pemex es complejo y costoso, ¿debemos esperar algo diferente siendo que la estación de servicio comercializa el bien energético imprescindible para el funcionamiento del mundo actual? No sólo se requiere un terreno que cuente con las especificaciones solicitadas por Pemex para cualquier franquiciatario, sino que también hay que cumplir con los abundantes requerimientos que no sólo incluyen el debido papeleo para registrarse y conseguir permisos, sino también, por supuesto, el dinero necesario.

La inversión inicial que Pemex solicita depende del tipo de estación de servicio que se busca poner: urbana, rural, de carretera, marina pesquera, marina turística, especial, provisional o de autoconsumo; cada una con sus respectivos requisitos de construcción y mantenimiento. La cuota debe pagarse una vez que la solicitud ha sido aceptada; si lo que se quiere es remodelar o cambiar de categoría una gasolinera existente, también debe pagarse una cuota, pero de distinto valor.

Las cuotas en pesos por posiciones de carga de 2016 de acuerdo con Pemex Refinación son las siguientes:
Autoconsumo: $159,400.00

Carretera: $95,400.00

Marina con instalaciones terrestres: $262,900.00

Marina pesquera: $491,300.00

Marina turística: $79,300.00 más una cuota de incorporación de $456,800.00

Provisional: $88,100.00

Rural: $109,000.00

Urbana: $117,800.00

Zonas especiales: $152,700.00

Además de esto, Pemex cobra una cuota de mantenimiento anual, que tiene el fin de elevar el valor de la marca cuyo criterio es el siguiente, según Pemex Refinación: “La Cuota de Mantenimiento anual es equivalente al 1 por ciento, calculada con base en la suma del margen comercial multiplicado por el volumen de ventas, obtenido en el año inmediato anterior más el Impuesto al Valor Agregado (IVA).” Dicha cuota se paga entre enero y julio cada año, donde se aplica un descuento, dependiendo de qué tan temprano en el año se pague, siendo en enero del 6% y en julio del 0%. Por supuesto, existen cuotas por morosidad si el pago se realiza después de dicho mes.

Sin embargo, estas cuotas se limitan únicamente al gasto inicial que se debe hacer para poder tener derecho a un establecimiento de la franquicia de Pemex. Además de ello, es necesario considerar los costos adicionales, que varían dependiendo del tipo de estación de servicio. Pemex advierte que pueden ser los siguientes, e incluso más: la adquisición o renta del terreno donde se construirá la gasolinera; la construcción y el equipamiento del lugar; los pagos de impuestos, derechos y honorarios que se necesitan para operar una gasolinera; la contratación de otros servicios como seguros y fianzas y otros costos derivados del funcionamiento de la estación de servicio como electricidad o agua.

Para que una gasolinera sea rentable, lo ideal es que se vendan 25 mil litros diarios de gasolina, es decir, alrededor de 500 mil litros al mes. Aunque la venta de este hidrocarburo puede ser extraordinariamente prolífica, lo cierto es que, como en cualquier negocio, no siempre se obtienen las ganancias deseadas, siendo que hay estaciones de servicio que sólo llegan a vender menos de 350 mil litros mensuales. Ciertamente se trata de una franquicia cuya probabilidad de éxito es multifactorial, pero también hay que tomar en cuenta que la entrada de la competencia necesariamente significa una alteración de las reglas del juego y ello puede abrir tantas puertas como las que puede cerrar para el dueño de una gasolinera.

Fuente Gasored

Te puedes interesar

Transporte y energía amenazados con renegociación del TLC

Sin importar lo que suceda con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte …

Un comentario

  1. La competencia tiene que rendir frutos para los propietarios de las gasolineras y especialmente para los consumidores esperemos que no detengan el proyecto y que mas Mexicanos se interesen en invertir en este tipo de negocios