Crean primer autobús eléctrico mexicano

Mexicanos lograron desarrollar un sistema de conversión de motor diésel a eléctrico, que incorporaron al prototipo del primer autobús de transporte público eléctrico y totalmente autónomo de México. Según explicaron los desarrolladores, este proyecto fue promovido por el Programa de Estímulos a la Innovación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), con una inversión de unos 225,000 dólares y como una alternativa ecológica a las unidades de transporte público actuales, ya que no produce emisiones de ningún tipo.

 

Alfonso Hernández Olmos, responsable del proyecto, explicó que este consiste en la conversión de camiones usados con motor diésel a camiones eléctricos, ello para aprovechar la infraestructura con que ya se cuenta, puesto que el precio de un camión nuevo de estas características oscila entre los 500,000 y 600,000 dólares.

“Queremos promover el uso de transporte eléctrico; nosotros estamos seguros que este sería el primer autobús 100 por ciento eléctrico y autónomo en México”, dijo.

Uno de los principales beneficios del sistema eléctrico es que se eliminan por completo las emisiones contaminantes de hidrocarburos, óxidos de nitrógeno, monóxido y dióxido de carbono.

“El motor diesel produce de 85 a 90 decibeles, por arriba del umbral que ya genera afectaciones a la salud, y es una fuente de calor de 100 grados a tan solo un metro del chofer. A eso le sumas que el operador debe hacer los cambios y cobrar a la gente que sube (…) Con esta versión eléctrica se tiene un vehículo que se maneja como automático, el motor no supera temperaturas de 50 a 60 grados y no hace ruido”, señaló Hernández Olmos.

 

Por su parte, Rogelio Quirarte Martín del Campo explicó que “buscamos el motor más potente. Un motor VLT que mueve directamente la tracción, el único cambio de paso en engranes que contiene es el diferencial, que lo tienen todos los vehículos. Fuera de eso, todo el torque es manejado directamente desde el eje del motor, lo cual nos da ahorros”.

Además, el camión cuenta con un sistema que funciona como un motor al acelerar, y como un generador al frenar, logrando que buena parte de la energía gastada en el arranque se regrese al frenar.

“Este es un autobús que no tiene transmisión”, señaló Hernández Olmos. Esto gracias a que encontraron un tipo de motor con el torque necesario para lograr que vaya directamente a la flecha cardán y al diferencial, eliminando a la vez gran parte de piezas que requerirían mantenimiento constante y obteniendo un autobús automático.

 

El prototipo se montó sobre un autobús usado Mercedes-Benz modelo Boxer 50 2003, con una longitud de nueve metros. Se le retiró el motor diesel, la transmisión, el escape y los filtros, entre otros componentes relacionados con el sistema de combustible. El proceso de conversión duró aproximadamente seis meses.

Al momento ya se ha probado la efectividad del prototipo con resultados favorables, aunque quedan algunas pruebas, así como determinar el tipo de baterías de litio que utilizará.

Te puedes interesar

Ataque a Ferromex aumenta 114%; fuera de control tramo Veracruz-CDMX

Lourdes Aranda, directora de Relaciones Gubernamentales de Ferromex y Ferrosur, dijo que en los últimos …