Cómo la juega Interjet frente a la devaluación del peso

Interjet no se afiliará a One World u otra alianza aérea, pero sigue negociando acuerdos bipartitas con otras aerolíneas como los que ya tiene con Iberia, American Airlines y Latam, dijo José Luis Garza.

El director general de Interjet explicó que su acuerdo con la globalizadora Amadeus, para que distribuya el contenido de comercialización de sus asientos, y su afiliación a la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), responden a la misma estrategia de ampliar sus canales de distribución fuera de México.
Actualmente 80% de los boletos de Interjet se comercializan en el mercado nacional y sólo 20% en el extranjero; la intención es que para finales de este año, la relación sea de 70 contra 30 por ciento.
Garza calificó el momento como retador, tras la devaluación de alrededor de 25% del peso contra el dólar de Estados Unidos.
El hecho ocurre en un periodo en el que, coincidentemente, los precios internacionales del petróleo y sus derivados, como la turbosina, han caído en picada; sin embargo, sostiene que esta situación no está beneficiando a la aviación mexicana en esos mismos términos.
Si los precios de la turbosina deberían haberse ajustado alrededor de 40%, como está sucediendo en Estados Unidos; en México sólo lo han hecho en aproximadamente 30%, refirió. Ello se debe a la manera en que se determinan los precios de este insumo en el país, pues para comenzar la turbosina sólo se produce en las refinerías de Pemex de Tula y Salamanca.
Y si bien existe un oleoducto para transportar la turbosina hasta el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México; para llegar a plazas como Tijuana hay que hacerlo por otros medios que generan costos no competitivos a nivel internacional.
Así es que la Secretaría de Hacienda establece precios a través de fórmulas que implicarían traer la turbosina desde ciudades petroleras en Estados Unidos, como Houston, y a los que suma un costo de administración para no perder dinero.
Éste es sólo uno de los problemas que hoy impacta negativamente a las aerolíneas mexicanas, pues existen otros como las ineficiencias aeroportuarias o los procesos burocráticos del Instituto Nacional de Migración.
En este contexto, Garza señaló que 2015 se ha convertido en un año económicamente complejo para Interjet; pues hasta ahora no ha trasladado los incrementos de sus costos en moneda extranjera, debido a una serie de situaciones inusuales.
En primer lugar, y a diferencia de otros periodos de devaluación del peso frente al dólar, no hay una escalada inflacionaria. Además subsiste la percepción en el mercado de que el encarecimiento del dólar se debe a una coyuntura internacional y que en algún momento la paridad entre las dos monedas tomará su nivel real.
La competencia entre las aerolíneas mexicanas también se ha vuelto más intensa, pero ha habido nichos en los que cada una se ha fortalecido; aunque Garza consideró que siguen existiendo fenómenos proteccionistas indeseables. Por lo pronto, y en la medida en que Interjet se mantenga en números negros y creciendo su participación de mercado, Garza sostuvo que la receta es trabajar más.

Fuente Periódico Viaje

Te puedes interesar

Nuevo aeropuerto nace con “pecado original”

En la cuenca que alguna vez fue el gran lago de Texcoco de los aztecas, …