Coahuila y su peligrosa dependencia con GM

La estrecha relación entre la industria automotriz y la economía de Coahuila ha llevado al Gobierno del Estado a, incluso, ofrecer apoyo económico a empresas como General Motors, hasta condonación de impuestos e incentivos a los ciudadanos para la adquisición de automóviles.

En el primer semestre de 2008, la subida de precios del petróleo y la crisis general produjeron una baja muy sensible en las cifras de ventas de automóviles en Estados Unidos, lo que provocó la peor crisis en la industria en los últimos 50 años, arrastrando a la baja a las economías de otros países, entre ellos México. 

Ante el panorama, el 5 de febrero de 2009, el entonces gobernador Humberto Moreira Valdés anunció que apoyaría con 1.5 millones de dólares a la planta GM de Ramos Arizpe, ante la crisis que inició en el segundo semestre de 2008 en Estados Unidos.

Ese día, el ex mandatario aseguró que el Gobierno del Estado apoyaría con esa cantidad de dinero a la armadora para evitar, en lo posible, los despidos de trabajadores.

Moreira Valdés dijo que ante la recesión económica mundial que afectaba severamente al gigante automotriz, el apoyo sería inmediato, para que siguiera en Coahuila.

En aquella ocasión, el ex gobernador advirtió que esperaba un respaldo similar por parte del Gobierno del entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa, “pues él prometió desde noviembre (de 2008) que ayudará a las armadoras y no ha cumplido”.

Sin embargo, no existe información de que el apoyo a la armadora se haya concretado efectivamente.

En diciembre de 2009, Marcos Durán, entonces Secretario de Fomento Económico del Gobierno del Estado, presentó un informe llamado “Incentivos y Perspectivas Económicas del Estado para la Industria Automotriz”, en el que detalló los inventivos otorgados a la industria el ramo y a los tenedores de vehículos a raíz de dicha crisis.

Sin embargo, el funcionario no hizo referencia a dicho apoyo de 1.5 millones de dólares, unos 19.5 millones de pesos, al tipo de cambio de ese entonces, que era de 13 pesos por dólar.

En su informe, como “incentivos competitivos” a la industria automotriz, Durán habló de que el Estado, entre 2006 y 2009, había invertido 2 mil millones de pesos para infraestructura y había condonado algunos impuestos. 

El impacto económico que se espera para Coahuila por la pérdida de empleos en General Motors, producto de las presiones impositivas que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, está haciendo a las armadoras que inviertan en México, recuerda a la gran crisis que la industria automotriz vivió de 2008 a 2010. 

> La compañía General Motors inició operaciones en Ramos Arizpe en el año de 1981 y actualmente cuentan con tres plantas y alrededor de 4 mil 500 trabajadores que trabajan directamente para la empresa.

> De acuerdo con la página oficial de General Motors, actualmente la compañía instalada en Ramos Arizpe cuenta con cinco plantas: Ensamble, Motores y Estampado, Pintura y Transmisiones. Todas ellas están asentadas en un terreno de 268 hectáreas.

> Las plantas de Ramos Arizpe producen los vehículos Chevrolet Sonic, Chevrolet Captiva Sport para exportación y desde hace algunos meses el Chevrolet Cruze. De la misma forma producen los motores HFV6 3.0L, HFV6 3.6L y Gen V en versiones de 6 y 8 cilindros.

> Según estimaciones, General Motors emplea a alrededor de 4 mil 500 trabajadores en su complejo de la vecina ciudad.

> Según el alcalde de Ramos Arizpe, Ricardo Aguirre, entre General Motors y Chrysler representan alrededor de un 90 por ciento de la industria en la localidad.

> En abril de 2016, las plantas de GM en Ramos Arizpe empezaron a ensamblar el vehículo Chevrolet Cruze, al principio para el mercado mexicano y posteriormente para exportación. 

Te puedes interesar

Conatram exige medidas urgentes ante “gasolinazo”

Mediante un desplegado, el presidente de la Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos, A. C. (Conatram), …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

B