China estudia prohibición de motores diésel y gasolina

China estudia prohibir en el futuro la producción y venta de automóviles que empleen combustibles fósiles. Aunque no hay fecha concreta, se espera que sea después de los plazos a los que se han comprometido Francia o Reino Unido. Los fabricantes locales se han hecho fuertes en un segmento de gran potencial de crecimiento, al que aspiran hacerse un hueco compañías como Tesla, General Motors o Nissan.

El viceministro de Industria y Tecnología de la Información, Xin Guobin, participó el domingo, junto con otros responsables oficiales, en un foro sobre el futuro de la industria del motor, en el que se avanzó que el Gobierno de Pekín está trabajando en una estrategia nacional para la que se plantea la posibilidad de la prohibición de coches movidos por gasolina o diésel.

El viceministro añadió en el foro, celebrado en Tianjin (noreste), que se prevé que el nuevo marco esté listo en un futuro próximo y, aunque no ofreció detalles concretos, sí dijo que el año 2025 será clave para el sector.

China ha sido durante ocho años seguidos el mayor mercado mundial del automóvil, con más de 24 millones de unidades vendidas el año pasado (26 millones contabilizando todo tipo de vehículos).

Un mercado de 26 millones de coches

Con la contaminación de las grandes ciudades como telón de fondo, pero también con el objetivo de colocar a China en la punta de lanza de la tecnología, el Gobierno central promueve desde hace años el desarrollo y venta de vehículos híbridos o eléctricos, de los que el año pasado se vendieron más de medio millón en 2016.

El Ministerio de Industria y Tecnología de la Información presentó en junio pasado un documento de debate en el que se avanzaba la idea de establecer cuotas de ventas para los vehículos híbridos y eléctricos a partir de 2018.

Aunque no hay una decisión concreta, y desde entonces se ha filtrado que las fechas podrían retrasarse, el documento planteaba la hipótesis de que coches híbridos y eléctricos alcanzaran el 8% de las ventas en 2018, el 10% en 2019 y el 12% en 2020.

Para más allá de 2040

China apoyó el Acuerdo de París contra el cambio climático para limitar sus emisiones de carbono en 2030. La declaración de intenciones del gigante asiático viene precedida de los anuncios de Reino Unido y Francia de también dejar de vender vehículos de gasolina y diésel.

“La implementación de la prohibición para un mercado tan grande como China puede ser posterior a 2040”, indicó Liu Zhijia, gerente general adjunto de Chery Automobile, el mayor exportador de automóviles del país, a Bloomberg.
Este tipo de iniciativas está metiendo presión a los fabricantes de automóviles para que abandonen la producción de coches de motor de combustión por coches eléctricos e híbridos. Nuevas compañías como Tesla y tradicionales como Nissan y General Motors están tomando posiciones en el mercado chino para este cambio radical en el sector.

Líderes, los fabricantes locales

Pero China también tiene sus líderes locales. BYD lidera las ventas de automóviles verdes en el país con 46.855 unidades vendidas en lo que va de años, que incluyen coche eléctrico e híbrido. La empresa cuenta con el respaldo en su accionariado de Warren Buffett. La segunda compañía del país con más ventas en la estatal BAIC Motor con 36.084 unidades. General Motors solo ha vendido 738 coches desde abril.

El mercado del coche eléctrico cuenta con el apoyo del Gobierno chino con millonarias subvenciones y apoyo estratégico para desarrollar la industria. Otro de los gigantes de la industria Honda lanzará su modelo eléctrico el año pasado siguiendo los pasos de General Motors, con la diferencia que está utilizando socios locales. Por su parte Tesla, está en conversaciones con el Gobierno chino para la construcción de fábricas en el país.

Fuente Economista.es

Te puedes interesar

Nueva planta Seat podría instalarse en Puebla

La producción de automóviles Seat en Puebla es por ahora sólo una posibilidad, señaló el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.