Camiones al servicio del NAICM, clientazos del Huachicol 

El flujo diario de 6 mil camiones entrando y saliendo por la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) significa para los huachicoleros que llegó la “temporada alta”.

En diversos recorridos realizados por Reforma, por la carretera federal Texcoco-Calpulalpan, donde pasa el grueso de camiones del NAICM, se detectaron seis estaciones de huachicoleros instaladas a unos metros de las gasolineras 8389 y 5816, en Texcoco.

Los huachicoleros –que roban diésel de ductos de Pemex– ofrecen ese combustible a los transportistas del NAICM, que son fácilmente ubicados porque los camiones que operan tienen una calcomanía con la leyenda “Construyendo el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México”.

Con garrafas vacías cerca de la carretera, los huachicoleros hacen una seña a los transportistas, incluidos los que llevan carga y descarga de material.

Además, cuando empieza a anochecer, echan mano de fogatas para ser reconocidos en el trayecto, aunque también iluminan los conos de tráfico que usan a manera de distintivo del “negocio”, ya que operan día y noche.
“En Texcoco no hay ductos de Pemex, lo que tenemos es un territorio de paso para los huachicoleros por el tema del Nuevo Aeropuerto, que se convierte en un mercado interesante para ellos”, afirmó Ricardo Arellano, jefe de la Policía de Texcoco.

“El huachicolero aprovecha el tractocamión para vender diesel, si hay mucha compra-venta por ahí”.

En algunos casos, el precio del diesel es negociable, pero en general se vende en 14 pesos, 2.3 pesos más económico que en las gasolineras de la zona.

Incluso, aseguran, se llega a vender hasta en 10 pesos el litro.

“Si traen el camión se lo echamos directo y si se lo quieren llevar traigan garrafones (…) ¿como cuánto quieren?, tengo como 800 litros nomás”, dijo uno de los huachicoleros entrevistados.

Durante los recorridos de 58 kilómetros, se observó que los camiones pueden cargar el combustible que está resguardado en tambos ubicados dentro de locales de lámina y tabique. 

Juan Ciro Durán, consejero nacional de la Asociación Mexicana de Organizaciones Transportistas (AMOTAC), ha señalado que parte de los 60 mil camioneros agremiados han comprado combustible robado.

Sin embargo, no todos los transportistas compran robado ya que las gasolineras de la zona también reflejan un repunte importante en sus ventas.

La razón principal por la que compran diesel legal es porque las empresas para las que trabajan tienen convenios con gasolineras, por lo que los choferes no deciden dónde llenar los tanques, aseguró uno de los operadores que lleva tezontle para la pista 3 de la obra.

Fuente Reforma

Te puedes interesar

México aumenta 50% la capacidad de transporte de carga en Mesa de Otay

En la región Tijuana-San Diego se concluyeron, en diciembre de 2016, las obras de modernización …