Cambiarán estrategias en 2017 por “Alta Contaminación”

El Gobierno de Miguel Ángel Mancera Espinosa publicó recientemente, en la Gaceta Oficial capitalina, los nuevos criterios para activar las fases de contingencia durante la primera mitad de 2017, que se aplicará cuando el aire rebase los 150 puntos de ozono o partículas menores a 10 micrómetros (PM10).

El 14 de marzo pasado, debido a la “extremadamente mala calidad del aire”, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) informó la activación de la Fase 1 de Contingencia Ambiental Atmosférica en el Valle de México, luego de alcanzar los 203 puntos del Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (Imeca), medición no vista desde 2002. Ésta fue sólo la primera de una decena de contingencias que el Valle de México sufrió durante 2016.

Mayo fue el mes más afectado con 6 contingencias. En abril, julio y agosto hubo una por mes, la última ocurrió el 11 del octavo mes del año, debido a un “incremento extraordinario” de contaminantes –informó la CAMe-, cuando se alcanzaron 151 puntos en el índice de calidad del aire en el sur de la capital.

Este 2017 inició con mala calidad de aire. Por la mañana, el Sistema de Monitoreo Atmosférico registró mala calidad del aire en la zona norte del Valle de México y en la estación Tláhuac, en la capital del país. Se registró un máximo de 131 puntos Imeca.

Además, el 25 de diciembre pasado la calidad de aire en el Valle de México también se mantuvo como mala. Se registró un máximo de 140 puntos Imeca, con lo que sólo faltaron 10 puntos para que se activara la Fase 1.

LAS MEDIDAS ANUNCIADAS PARA 2017

El “Aviso por el que se da a conocer el Programa de Verificación Vehicular obligatoria para el Primer Semestre del año 2017” señala que la Fase 1 de Contingencia Ambiental por Ozono se activará cuando el aire rebase los 150 puntos de ozono o partículas menores a 10 micrómetros (PM10).

Las medidas tienen vigencia a partir del 28 de diciembre y hasta junio de 2017 y durante dicho periodo los vehículos con holograma 2 de verificación no podrán circular cuando se active la Fase 1, y en caso de que se llegue a los 200 puntos, se encenderá la Fase 2 y los automóviles con holograma 1 y 2 deberán abstenerse de transitar.

Dichas medidas aplicarán a partir de las 5:00 de la mañana hasta las 22:00 horas en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) y servirán como complemento al Programa Hoy No Circula. Los vehículos con holograma 0 y 00, así como coches híbridos y eléctricos, se encontraran exentos de dicha medida. Lo mismo aplica para transportes que presten servicios de emergencia y salud, además de bomberos, rescate, Protección Civil.

Otras excepciones son los vehículos de transporte escolar y de personal que cumplan con las especificaciones de verificación vehicular vigentes y cuenten con el holograma correspondiente; los destinados a cortejos fúnebres y transporte de servicios funerarios; los que transporten o sean conducidos por personas con discapacidad, siempre y cuando cuenten con las placas de matrícula de identificación respectiva o porten el documento oficial.

Lo mismo pasa con el transporte de residuos peligrosos con la autorización correspondiente; el servicio público de pasajeros y turismo (vagonetas, microbuses y autobuses) con placa federal o local que cumplan con las disposiciones de verificación vigentes. No obstante –señala el documento– deberán apegarse al Programa Hoy No Circula.

El recién anunciado programa aplicará en todas las delegaciones de la capital y los siguientes municipios conurbados del Estado de México: Atizapán, Chalco, Coacalco, Chicoloapan, Chimalhuacán, Cuautitlán, Cuautitlán Izcalli, Ecatepec, Nicolás Romero, Huixquilucan, Ixtapaluca, La Paz, Naucalpan, Nezahualcóyotl, Nicolás Romero, Tecámac, Tlalnepantla, Valle de Chalco y Tultitlán.

EL PROBLEMA REQUIERE MEDIDAS INTEGRALES, AFIRMAN

El académico de la Universidad Autónoma Metropolitana, Roberto Constantino Toto aseguró que se requiere la implementación de medidas más estrictas para poder reducir los niveles de contaminación en el Valle de México.
Destacó algunas como la mejora en el transporte público con el objetivo de reducir el uso del automóvil; ampliar la infraestructura y mejor las condiciones para los ciclistas urbanos; apostar por combustibles de mejor calidad, así como asegurar que los vehículos de carga o pesados sean amables con el medio ambiente.

“Tengo la impresión de que las medidas no serán efectivas, serán meramente paliativas porque no ha habido un esfuerzo para desarrollar una iniciativa holística, donde no sólo se tomen en consideración los índices de emisiones, sino también el tipo de transporte. […] Es urgente que se tome en consideración el modelo de transporte; el problema de salubridad asociada a las condiciones atmosféricas; pero también es necesario promover nuestros modelos de organización urbana”, destacó.

Stephan Brodziak, coordinador de calidad del aire y seguridad vehicular de El Poder del Consumidor, consideró que al parecer se están relajando las medidas en torno al programa Hoy No Circula, y coincidió en la importancia de mejorar la calidad del transporte público.

“Debemos tener en cuenta que el Hoy No Circula es una medida de muchas otras que son a mediano y largo plazo. Definitivamente es necesario el programa, pero también es sumamente importante que se desarrolle un transporte público de calidad y que se deje de desarrollar infraestructura para el automóvil particular”, detalló.
Tanto Brodziak como Areli Carreón, consultora en movilidad de Greenpeace México, pronosticaron que para 2017 las contingencias ambientales nuevamente se harán presentes en la Ciudad de México.

El miembro de El Poder del Consumidor destacó que principalmente entre marzo y junio existe alta presencia de radiación y alta presión atmosférica, lo que se traduce en poco viento. Lo anterior, explicó, ocasiona que la atmósfera esté muy estable, la contaminación se acumule y finalmente, “la radiación convierte a los compuestos orgánicos volátiles y los óxidos de nitrógeno en ozono”.

Por su parte, Roberto Constantino señaló que la emisión de contaminantes no es un problema de naturaleza ambiental, sino tiene que ver con la organización urbana de la ciudad y otros factores, como la desigualdad.

“Habrá algunos que ni el incremento en el precio del combustible ni las restricciones más estrictas en materia de emisión de contaminantes por parte de vehículos automotores, les afecte; pero tengo la impresión de que para la mayoría de los habitantes de la capital sí lo hará, en términos de reducir su movilidad y su posibilidad de interacción”, agregó.

MODIFICACIONES AL PROGRAMA PARA CONTINGENCIAS AMBIENTALES ATMOSFÉRICAS (PCAA)

Carreón y Brodziak reconocieron que los estándares para activar las fases de contingencia se han acercado a los recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que establece el equivalente a 120 puntos Imeca para considerar activar una contingencia.

En la capital, de mayo de 1986 al 19 de noviembre de 1989 se declaraba Fase 1 de Contingencia cuando se presentaban entre 200 y 299 puntos Imeca; Fase 2, entre 300 y 399, y Fase 3, entre 400 y 500 puntos. Entre el 20 de noviembre de 1989 y el 18 de noviembre de 1996, los criterios cambiaron, ya que para activar la Fase 1 debían existir entre 250 y 349 puntos Imeca.
De abril de 2015 a la fecha se declara Fase 1 cuando se rebasan los 150 puntos Imeca y Fase 2 cuando hay más de 200.

DAÑOS A LA SALUD POR LA MALA CALIDAD DEL AIRE

De acuerdo con la OMS, el exceso de ozono en el aire “puede causar problemas respiratorios, provocar asma, reducir la función pulmonar y originar enfermedades pulmonares”.

A mediados de 2016, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) advirtió que la contaminación atmosférica podría causar la muerte prematura de 21 mil mexicanos en 2030, y la de 42 mil en 2060 en caso de que no se tomen acciones para evitarlo.

En México, según Clean Air Institute, se producen cerca de 9 mil 300 muertes al año asociadas con la contaminación del aire con lo que se convierte en el segundo país con mayor número de decesos por esta causa en toda América Latina, mientras Brasil ocupa el primer lugar con 23 mil muertes anuales.

Además, cifras del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) arrojaron que de 2010 a 2013 la mala calidad del aire provocó 19 mil 242 muertes prematuras, 53 mil 191 hospitalizaciones y más de 3 millones de consultas médicas.

Fuente sin embargo 

Te puedes interesar

(Video) Chofer de Cabify patea a mujer vigilante en Puebla

Cuando apenas cumplía un mes de haber reanudado operaciones en Puebla, la empresa Cabify volvió …