Barcos de Hanjin varados con mercancias, nadie les surte combustible 

Millones de dólares en mercancías han quedado a la deriva en los mares del mundo en espera de una solución a la mayor crisis financiera que vive esta empresa surcoreana.

Los enormes buques de la empresa surcoreana Hanjin están varados en altamar. Nadie quiere permitirles el atraque y ni siquiera ponerles combustible. ¿La razón? Esta naviera, la séptima más grande del mundo, vive la peor crisis económica de su historia.

Hanjin tiene una deuda superior a los 5,000 millones de dólares y desde 2011 se ha ido a pérdidas de forma ininterrumpida. Mientras muchas compañías se han fusionado para sobrevivir en medio de la crisis que atraviesa el negocio del transporte marítimo –hay muchos barcos y pocas mercancías– esta naviera se aventuró con un ambicioso plan de expansión.

Ahora, tiene a más de la mitad de su flota, 79 de sus 140 barcos, a la deriva con televisores, muebles, alimentos, ropa, en fin, mercancías de distintas empresas valoradas en casi 13,000 millones de euros, según datos de la Asociación de Comercio Internacional de Corea del Sur. Operadores de puertos, dueños de compañías de carga, cargadores y transportistas, todos deben alcanzar acuerdos financieros con Hanjin antes de que cada barco pueda volver a atracar, dijo un funcionario a la agencia Reuters.

Según distintos medios, a principios de septiembre el Banco de Desarrollo de Corea, uno de los acreedores de la naviera, se negó a un plan de ajuste y rescate que había sido elaborado por la propia compañía. Consideraron que no era suficiente para amortizar la deuda, limitaron la financiación y pidieron a la compañía matriz que contribuyera con el rescate de la empresa.

Pero a pesar de la crisis, los buques siguen navegando en aguas internacionales y llegando a puertos que se niegan a recibir a los cargueros, como el de Valencia, en España. Otros barcos están anclados fuera de las terminales esperando una luz verde que les permita atracar.

Recién este sábado, un barco logró bajar anclas en Long Beach, California, descargó la mercancía que transportaba –muebles y ropa en su mayoría– y zarpará de nuevo este lunes a final del día. Pero dada la inestabilidad con que es vista la empresa, otros nueve barcos se quedaron flotando en el Pacífico.

Para reducir su deuda, la compañía ha prometido que hará un aporte de 80 millones de euros, de los que un tercio son parte de los activos personales del consejero delegado de la empresa, Cho Yang-ho. Pero sigue siendo poco frente a los miles de millones que debe.

Y mientras, el juzgado que lleva el caso ha pedido a Hanjin que presente para el próximo 25 de noviembre un plan de viabilidad para decidir si la empresa puede seguir operando –bajo un estricto plan de ajuste– o si debe ser liquidada, lo que dejaría sin empleo a unas 1,500 personas.

Fuente Univision

Te puedes interesar

Hoy No Circula normal para hoy sábado

Luego de una temporada de muchas contingencias, calor y finalmente lluvias estos dos días; por …