Baja Rail y San Diego conectarán vías de tren a Tijuana

Una nueva compañía tomará las riendas de las reparaciones y la eventual operación de la asediada ferrovía conocida como Línea del Desierto (Desert Line), abriendo camino para que el trabajo comience este verano y los trenes de carga puedan transportar bienes hechos en México hacia Estados Unidos en 2018.

En un trato que fue cerrado este jueves, la compañía Baja California Railroad (Baja Rail) subarrendará la vieja línea de la Pacific Imperial Railroad (PIR), una compañía que ha arrendado las vías de su propietario, el Distrito de Tránsito Metropolitano de San Diego, desde el 2012.

Este acuerdo corta la intervención de PIR en la mayor parte de las operaciones y reparaciones. La compañía no tiene experiencia administrando una vía de ferrocarril y ha sido sometida a investigaciones federales en el pasado.

Los oficiales han dicho que el subarrendamiento es un paso crucial para hacer que la Desert Line corra de nuevo para que los productos hechos en las maquiladoras mexicanas puedan ser transportados de forma eficiente a los Estados Unidos por medio del sistema de trenes, en lugar de pasar horas en las garitas para camiones de carga que hay en la frontera.

Se necesitan entre $60 y $70 millones de dólares para reparar las más de 70 millas (112 km) de vías, 57 puentes y 17 túneles por los que pasarán los trenes. Las dos compañías pagarán las renovaciones.

“Nuestros corredores de mercancía están siendo forzados hasta el límite, y los cuellos de botella que se generan en nuestras garitas causan tiempos de espera impredecibles para nuestros transportistas y choferes”, dijo Jerry Sanders,

Presidente y Director de la Cámara Regional de Comercio de San Diego, en una conferencia de prensa donde el acuerdo fue hecho público. “La rehabilitación de este ferrocarril transfronterizo le dará una muy necesaria alternativa de transporte a uno de los más dinámicos centros de comercio en el mundo.

Como término en el contrato, MTS continuará recibiendo un millón de dólares como mínimo en renta anual, pero solo recibirá un 7% de las ganancias brutas cuando el tren comience a moverse por la nueva línea; esto luego de recibir 15% en un acuerdo previo con Pacific Imperial. El Supervisor del Condado y Vicepresidente de la mesa directiva de MTS, Ron Roberts, dijo que esta reducción fue hecha luego de consultar con expertos en la materia, quienes aseguraron que un 15% era un porcentaje inusualmente alto para la industria, y que no era viable ya que limitaría la habilidad del operador de invertir en la vía.

Adicionalmente, las fechas límites para las metas de reparación y operación que Pacific Imperial estaba supuesta a cumplir han sido prorrogadas un año, uno más en la lista de retrasos que han impedido el progreso de la Desert Line.

Jerry Sanders en una conferencia de prensa. (Misael Virgen / San Diego Union-Tribune)
A 10-mile stretch from Coyote Wells to Plaster City in Imperial County is now supposed to be repaired by March 2017 and begin limited operations by the end of that year. The 60-mile span from Division near the border to Coyote Wells must now be repaired by April 15, 2018, begin limited operations by Aug. 15, 2018 and complete full-scale repairs by Dec. 21, 2018.

Una extensión de 10 millas, que va desde Coyote Wells hasta Plaster City en el Condado Imperial, estaba supuesta a ser reparada para marzo del 2017, y comenzar con operaciones limitadas para el final de ese año. Ahora, el tramo de 60 millas entre Division y las afueras de Coyote Wells debe estar reparado para el 15 de abril de 2018, empezando con limitadas operaciones para el 15 de agosto de 2018, y completar las reparaciones a gran escala para diciembre 21 de 2018.

Paul Jablonski, Presidente de MTS, escribió un memorándum diciendo que la extensión era razonable, pero no dio mayor explicación. MTS ha contratado a Rail Pros, una empresa administradora de construcciones e ingeniería ferroviaria, para inspeccionar las reparaciones.

Baja Rail ya ha reparado la Línea México, un tramo de 40 millas de vías que conectan a los trenes de Estados Unidos con Tijuana y se dirige hacia el Este de Tecate antes de cruzar la frontera y conectar entonces con la Desert Line. Fernando Beltrán, Presidente de Baja Rail, dice que la Línea México está lista para transportar bienes desde las maquiladoras hasta los Estados Unidos, pero aún no tiene una estación donde la mercancía pueda ser cargada de los camiones a los vagones del tren.

David Alvarez, Concejal de la ciudad de San Diego, y quien ha sido crítico de Pacific Imperial en el pasado, dijo que el trabajo de Baja Rail en México lo vuelve optimista sobre las posibilidades que tiene la línea del tren de ser reparada pronto.

“He visto personalmente el trabajo hecho por el nuevo socio, Baja Rail, en el lado mexicano, y ellos, junto con el personal de MTS, me aseguraron que las nuevas metas serán alcanzadas y la línea estará operando dentro de los próximos dos años”, dijo.

Por su parte, Joe Kasper, jefe de personal para el Delegado Duncan Hunter, aseveró que este trato no es más que otro retraso en la saga de la Desert Line, sin verdaderas señales de trabajo ni verdadero liderazgo.

“Aquí estamos nuevamente”, dijo Kasper, “otro año, otro contrato, y MTS no tiene nada para mostrar como evidencia de progreso. En todo caso, MTS está dando pasos hacia atrás sin haber dado uno solo al frente.”

Duncan Hunter es miembro del Comité de Transporte e Infraestructura. En octubre de 2014 le pidió al Procurador General de Estados Unidos que investigara a la Desrert Line y el arrendamiento de MTS con los ejecutivos de Pacific Imperial. Gunter y antiguos ejecutivos de Pacific Imperial acusaron a la compañía de falsificar y tergiversar sus activos para atraer y engañar inversionistas, y malversar fondos. MTS dijo haber revisado los reportes de Pacific Imperial y no encontrar nada.

Este subarrendamiento divide la responsabilidad sobre la Desert Line en dos secciones. La porción del Este corre aproximadamente 60 millas sobre la frontera, desde Campo a Coyote Wells, y puede soportar trenes de hasta 30 carros; ésta será reparada y operada por Baja Rail. La construcción de esta parte está programada para este verano.

Cerca del extremo oriental, Pacific Imperial construirá un complejo que permitirá cargar la mercancía de los camiones al tren, y ensamblará hasta 100 vagones en un solo viaje. Desde este centro de operaciones, los trenes recorrerán un tramo de 10 millas que será operado y reparado por Pacific Imperial con la ayuda de Baja Rail y luego conectará con el ferrocarril de Union Pacific en Plaster City, el final de la línea.

También hay planes para un retén internacional de seguridad cerca de la frontera, pero los detalles no se han confirmado.

Pacific Imperial firmó un contrato de 99 años con MTS en 2012, y ha estado en discusiones con Baja Rail desde el 2013. Desde que adquirió los derechos de propiedad, Pacific Imperial ha realizado algunas pruebas y trabajo preliminar, pero nada de trabajo verdadero en las vías del tren.

La Línea del Desierto es una porción del Ferrocarril Oriental de San Diego y Arizona construido por el magnate del azúcar, Jogn Spreckels, bajo la Compañía Ferroviaria San Diego y Arizona. Spreckels colocó la primera piedra del proyecto en 1907, pero la construcción fue un reto. Los revolucionarios mexicanos interrumpieron la obra en 1911, y el gobierno incautó los ferrocarriles para apoyar sus esfuerzos de guerra en 1917. Finalmente, la construcción fue terminada en 1919.

Se le ha puesto el sobrenombre del “ferrocarril imposible.”

MTS compró la Compañía Ferroviaria San Diego & Arizona en 1979. Sin embargo, una serie de incendios, inundaciones y otros desastres a través de los años han dejado a la ruta inoperable, incluyendo la Línea del Desierto.

Fuente San Diego Red

Te puedes interesar

Metrobús Reforma, con avance de 42%

A casi un mes del reinicio de los trabajos de la construcción de la Línea …