Autos autónomos puede quedar ciegos con la nieve

En Jokkmokk, un pequeño pueblo de Suecia al norte del Círculo Polar Ártico, donde la temperatura puede llegar a los 50 grados bajo cero, el vehículo utilitario deportivo automatizado XC90 de Volvo Cars encontró un desafío a su medida: copos de nieve congelados que cubrían los sensores de radar esenciales para leer el camino. De pronto, el SUV estaba ciego.

“Es muy difícil, sobre todo cuando se tiene delante el humo de nieve del auto”, dijo Marcus Rothoff, director del programa de conducción autónoma de Volvo. “Un poco de hielo es manejable, pero cuando éste empieza a acumularse se pierde funcionalidad”.

Después de trasladar los sensores a distintos puntos del frente del vehículo, los ingenieros de Volvo por fin encontraron una solución. El año próximo, cuando los conductores suecos quiten las manos del volante de los XC90 en la primera prueba pública del mundo de la tecnología autónoma, el radar estará ubicado detrás del parabrisas, donde los limpiaparabrisas pueden eliminar la nieve y el hielo.

En momentos en que las empresas automotrices compiten por poner autos robóticos en las calles, encuentran un obstáculo con el cual los seres humanos están muy familiarizados: el invierno.

La nieve basta para inutilizar la computadora más avanzada y hacer que los vehículos queden detenidos en la calle. Es por eso que grandes actores como Volvo Cars, propiedad de Zhejiang Geely Holding Group Co.; Google, una unidad de Alphabet Inc.; y Ford Motor Co. redoblan los esfuerzos destinados a prevenir la ceguera producto de la nieve.

Fuente El Fianciero 

Te puedes interesar

Interjet inicia operaciones ruta Bajío-Los Ángeles

  Con los tradicionales actos simbólicos del corte de listón y el arco de agua, …