Aún con aranceles, México es atractivo para exportar autos 

Aun con el arancel de 35% a los autos que pretende imponer el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, México seguirá siendo un destino más barato que su país para manufacturar vehículos, pues con la depreciación del peso y su plataforma de proveeduría automotriz, “nuestro país resultaría 25% más barato y por lo tanto seremos un buen negocio”, afirmó Andrés Lerch del Bosque, socio líder de la industria automotriz en México de Ernest & Young (EY).

“Hay riesgo, sí, pero no es para apretar el botón de pánico”, sostuvo el especialista, ya que si bien Trump está presionando con tuits, “para mí es como un bebé con tijeras: es peligroso hasta para él mismo”.

En entrevista con El Economista, el analista de la industria automotriz afirmó que el presidente entrante de EU tiene desconocimiento del sector, sobre cómo opera la cadena de suministro. Abundó en que si él lleva a cabo sus promesas de campaña, tiene implicaciones de costos que no ha identificado y que afectarán a EU.

En tanto, José Antonio Quesada, director de la EGADE del Tecnológico de Monterrey en la Ciudad de México, recomendó a la industria automotriz apostar por la incursión de más tecnología de punta, para desarrollar proveeduría y el ensamble de unidades autónomas o híbridas, a fin de que en los próximos años se pudieran fabricar marcas como Tesla.
“Más allá del armado de autos, la apuesta de México debería ser el convertirse en una potencia del transporte. Ya produce vehículos ligeros, vehículos pesados, pero no aviones o barcos ni trenes, que a través de la plataforma actual podría vender en distintos países, no sólo a Estados Unidos”, consideró.

Albrecht Ysenburg, socio líder de la Industria Automotriz de KPMG en México, coincidió en que el sector automotriz tiene que manejar, al mismo tiempo, tres tipos de tendencias hacia el 2025: continuar con la evolución del mercado actual (racionalización de la producción, crecimiento en los países emergentes, comercialización de vehículos híbridos), y por otro, afrontar la revolución y la disrupción que suponen muchos de los avances que están surgiendo en el ámbito de la movilidad.

“Los modelos de negocio existentes (dependencia del mercado estadounidense) tendrán que cambiar. El mercado automotriz estadounidense sólo cuenta con aproximadamente 16% del mercado mundial. Hay muchas oportunidades esperándonos”, asegura Ysenburg. Consideró que uno de los factores macroeconómicos que probablemente tendrá un impacto en la industria automotriz en México es el alza de la gasolina.

Fuente El economista 

Te puedes interesar

Aerolíneas resienten el “Efecto Trump” al caer número de pasajeros a EU

En el primer semestre de 2017, el número de viajeros de México a Estados Unidos …