Así pegará a la industria de transporte una guerra comercial

La industria del transporte marítimo tiene mucho que perder en una potencial guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Millones de puestos de trabajo y los resultados de las principales compañías de transporte marítimo, que representan el 80% de todo el comercio mundial, dependen de los bienes que atraviesan los océanos.

Incluso en tiempos de comercio robusto, los márgenes de ganancia de la industria del transporte tienden a ser escasas: alrededor del 3%, según Simon Heaney, gerente sénior de investigación de contenedores en Londres para Drewry, una consultora de investigación marítima.

Ahora que China y EU han amenazado con cambiar los aranceles del 25% en una gama de productos por valor de unos 100,000 millones de dólares, la industria marítima teme que el volumen de envío disminuya junto con los beneficios.

“Creo que los transportistas oceánicos están muy nerviosos, están saliendo de algunos años de escasez”, dijo Heaney. “Esto es claramente una preocupación para cualquier persona involucrada en la industria del envío”.

Las tarifas podrían poner en riesgo hasta el 7% de los envíos de Asia a EU e impactar el 1% del envío global total, según Heaney. Los ingresos por envío en 2017 sumaron 210,000 mdd.

“Va a dañar las líneas de contenedores”, dijo Mark Szakonyi, editor ejecutivo de Journal of Commerce. Advirtió que los barcos portacontenedores que navegan desde EU a China pueden quedar atrapados con cascos parcialmente vacíos y mover el “aire de regreso a Shanghai”.

El año pasado, por ejemplo, EU envió casi 57,000 contenedores de soja a China, pero con un arancel de 25% inminente, no está claro si la mayor parte de la soja viajará por el Mississippi y el puerto de Luisiana se dirigirá a China. .

Las restricciones a otros productos afectarían a las ciudades portuarias más activas de Estados Unidos, como Nueva York, Los Ángeles y Long Beach, California. Mientras que pocos estadounidenses trabajan en los propios barcos, casi 10 millones de estadounidenses trabajan en la industria, de acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales.

Las ocupaciones incluyen controladores de carga de aeronaves, conductores de camiones, ingenieros de barcos, operadores de grúas y cabrestantes y más.

“Una guerra comercial con China es algo malo para casi todos los transportes”, dijo Scott Group, analista de envíos de Wolfe Research, en una nota a fines de marzo, cuando la retórica tarifaria se estaba calentando. Identificó a las compañías con más que perder en una guerra comercial con China.

Expeditors International de Washington, una empresa de logística que compra espacio de carga de transporte marítimo y aerolíneas y lo revende a los clientes, se llevará la mayor parte del daño. Group dijo que el 31% de los ingresos de esa compañía provinieron de China el año pasado.

La siguiente empresa más expuesta, según Group, es Atlas Air Worldwide Holdings, una aerolínea de carga de Nueva York, que hace muchos negocios con países asiáticos.

Dijo que FedEx y UPS también podrían verse afectados ya que el 6% de los ingresos de FedEx y el 5% de los ingresos de UPS provienen del comercio entre EU y Asia.

El portavoz de UPS, Matt O’Connor, dijo que “UPS no espera verse afectado de manera medible en función de las tarifas actualmente propuestas”.

FedEx se negó a comentar.

Las compañías ferroviarias también podrían verse afectadas, aunque no hagan negocios directos con China. Group dijo que Union Pacific tiene un 13% de sus ingresos impulsados por el comercio con China porque sus trenes transportan los productos hacia el interior de los puertos.

Otros grandes jugadores en la industria del envío son Covenant Transportation, Daeske y Werner Enterprises.

Chris Rogers, un analista de comercio internacional con Panjiva, una firma de investigación que monitorea el comercio global, dijo que gran parte del efecto en el envío dependerá de la disposición o capacidad de los consumidores estadounidenses para pagar precios más altos por productos básicos o la flexibilidad de los fabricantes chinos para desplazar su producción a otros países, en una política llamada “salto de país”.

 

Fuente Expansión

Te puedes interesar

(Video) Este pudo ser el peor accidente aéreo de la historia

El incidente de un avión de pasajeros de Air Canada que intentó aterrizar en un …