Así fue como Volkswagen quiso engañar con motores diésel.

Este es el sorprende alegato que han hecho los fiscales de Estados Unidos que están investigando el escándalo del engaño en los resultados de las emisiones contaminantes de vehículos del Grupo Volkswagen.

La imputación, que fue dada a conocer al público el jueves, argumenta que el expresidente ejecutivo de la VW, Martin Winterkorn, no sólo estaba totalmente informado sobre lo que estaban haciendo sus ingenieros, sino que también autorizó continuar con el encubrimiento.

Estas alegaciones aún deben ser comprobadas en una corte. Pero si son ciertas, presentan una imagen de extraordinarios delitos ejecutivos en uno de los gigantes de la industria alemana.

Es poco probable que Winterkorn enfrente un juicio en Estados Unidos. Pero continúa bajo investigación en Alemania por sospechas de haber engañado a los inversores.

Escándalo de amplio alcance

El escándalo de la Volkswagen estalló en septiembre de 2015, cuando la compañía admitió que casi 600.000 coches vendidos en Estados Unidos tenían instalado un software diseñado para cambiar los resultados de las pruebas de emisiones contaminantes de motores diesel.

VW admitió que había creado “dispositivos para engañar” a las pruebas de emisiones contaminantes de vehículos diesel.

Poco después el entonces jefe de las operaciones de la compañía en Estados Unidos, Michael Horn, le dijo a un comité del Congreso que el engaño había sido obra de “un par de ingenieros de software”.

Ahora se sabe que eso está lejos de ser cierto. La Volkswagen ya lo admitió en una “declaración de hechos” publicada el año pasado como parte de un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El documento muestra cómo los ingenieros de la VW se esforzaron para crear un motor diesel que tuviera un buen rendimiento y fuera capaz de cumplir los estrictos estándares de emisiones de Estados Unidos.

La declaración explica cómo en lugar de lograr lo anterior, éstos diseñaron un software que cambiaba los controles de emisiones cuando los vehículos estaban siendo sometidos a pruebas reduciendo su rendimiento, y el software se apagaba durante condiciones normales de manejo.

VW inicialmente argumentó que el engaño fue el trabajo de “un par de ingenieros de software”.

También describe cómo los gerentes repetidamente sancionaron el uso de este sistema a pesar de las objeciones de algunos empleados y alentaron a los ingenieros a que escondieran lo que estaban haciendo.

La imputación de Winterkorn

La imputación contra Winterkorn va mucho más allá. Sugiere que el presidente ejecutivo conocía bien lo que los ingenieros estaban haciendo y autorizó que se continuara con el encubrimiento.

Argumenta que a principios de 2014, los ingenieros escucharon hablar de un estudio comisionado por el Consejo Internacional para el Transporte Limpio (CITL) que mostraba que los diesel de VW estaban produciendo emisiones mucho más altas en las calles que en las pruebas oficiales en el laboratorio.

Afirma que se les informó a los altos gerentes y se les advirtió que el estudio podría resultar en el descubrimiento del engaño de VW.

Se le envió un memorándum a Winterkorn explicándole que la compañía no sería capaz de explicar a las autoridades los resultados de las pruebas.

VW conoció en 2014 un estudio que mostraba que las emisiones de sus diesel estaban produciendo emisiones más altas en las calles que en los laboratorios de prueba, argumentan los fiscales de EE.UU.

Volkswagen admitió hace un tiempo que se le envió un memorándum a Winterkorn sobre el estudio del CITL, pero argumenta que el documento formaba parte de su “exhaustivo correo de fin de semana” y no puede decir si en realidad tomó o no nota de ello.

La imputación continúa argumentando que un grupo de ingenieros de alto nivel establecieron un grupo de trabajo para tratar con las preguntas oficiales.

Indica que éstos “persiguieron una estrategia de encubrir el dispositivo de engaño en respuesta a las preguntas de los reguladores estadounidenses y al mismo tiempo parecían estar cooperando”.

El alegato más perjudicial contra Winterkorn, sin embargo, es que a fines de julio de 2015 se le entregó un informe detallado sobre la situación en Estados Unidos, más de un mes antes de que la compañía admitiera haber actuado incorrectamente.

Esto, indica el documento, incluyó una presentación de PowerPoint que le daba un “panorama claro de cómo VW estaba engañando a los reguladores de Estados Unidos… y las consecuencias potenciales de que se les descubriera”.

Los fiscales estadounidenses alegan que VW estableció un grupo de trabajo para esconder la existencia de los “dispositivos de engaño”.

Argumenta que Winterkorn acordó un plan de acción que involucraba continuar encubriendo la existencia de los dispositivos de engaño.

Al final, el escándalo se conoció porque un solo empleado informó a los reguladores lo que estaba ocurriendo.

La hoja de acusaciones dice que esto fue “en contravención de las instrucciones de Winterkorn y a pesar de un texto específico para la reunión” aprobado por otros altos gerentes.

En una declaración la compañía indicó: “Volkswagen continúa cooperando con las investigaciones del Departamento de Justicia sobre la conducta de individuos. No sería apropiado comentar sobre casos individuales”.

Te puedes interesar

Alimentos, bebidas y combustible; lo más robado al transporte en Guanajuato

Olimpia Hernández, directora jurídica de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CANACAR), afirmó que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.