Apps de economía colaborativa ¿aliadas o rivales de las compañías de paquetería ?

Un viajero cuya ruta coincide con la de un vendedor, un taxista que busca nuevas vías de ingresos o incluso un pequeño aparato ‘pilotado’ a distancia. La distribucion de pautes es una oportunidad en el ámbito de la economía colaborativa.

La progresión del comercio electrónico y, en particular, de todo lo que tiene que ver con la economía colaborativa, está dando lugar al arranque de nuevas start up de paquetería, que proponen fórmulas novedosas de enviar los productos. ¿Serán éstas aliadas o rivales de las compañías tradicionales del sector? Probablemente ambas.

Es el caso de Shipeer, donde los usuarios que van a viajar a otra ciudad pueden aprovechar para transportar envíos en su cajuela, a cambio de dinero. A falta aún de que se regulen este tipo de actividades en muchos países esta joven empresa estima que la oportunidad de mercado en países como España.

La start up se encuentra aún en fase de validación del modelo. A medio plazo, la idea es ampliar los servicios al B2C, es decir, que las marcas de venta al consumidor final puedan encontrar “una seria alternativa a compañías como Correos Express o Seur”, afirman. Es precisamente lo que está haciendo, a otra escala, Uber en Estados Unidos.

Una aproximación más amigable para los grupos de distribución es la que propone Selltag. Esta plataforma (PC y app móvil) de compraventa de productos, que se distingue por ofrecer a los usuarios el envío de los paquetes, a cambio de una cantidad extra. Por ahora, lo están haciendo a través de Nacex, y el costo en Europa es de 5 euros. “A la economía colaborativa, y en especial las transacciones de segunda mano, les falta un toque de seguridad y confianza, que es lo que queremos aportar nosotros”, asegura Javier Escribano, cofundador de Selltag. A medio plazo, esta compañía no descarta ampliar su base de transportistas a los propios usuarios, “siempre que nosotros podamos garantizar la calidad del servicio”, comenta.
Javier Escribano es uno de los artífices de esta ‘start up’ de compraventa de productos de segunda mano entre particulares. Se distingue de otras plataformas de la economía colaborativa como por ejemplo Wallapop en que ha puesto en marcha un servicio por el que ellos se encargan de gestionar el transporte de los productos en 24 horas al domicilio del comprador.

Otra propuesta que da cabida a los transportistas profesionales en el entorno puntocom es la de aprovechar los viajes de vuelta de los camiones, que en la mayoría de ocasiones los realizan vacíos. Regresos.com y flete fácil.mx son algunas de las start up que buscan hacer oportunidades de negocio.

Tanto grandes como pequeños de la distribución afrontan a corto plazo la irrupción no sólo de nuevos actores de carne y hueso; también de los drones.

Uber se sube al boom de la paquetería social

Revolución en el negocio de la paquetería entre particulares. Con el auge de la economía colaborativa, la demanda de servicios más ágiles y económicos era cuestión de tiempo. En EEUU hay varias ‘start up’ intentando resolver esta demanda, y obteniendo buenas métricas de tracción y crecimiento.

Es el caso de Shyp, que hasta la fecha ha recaudado 62,2 millones de dólares del capital riesgo. Con Shyp, el conductor tiene permiso para abrir el paquete si sospecha que contiene algo ilegal, uno de los principales miedos de los ‘transportistas sociales’.

Uber tampoco quiere dejar pasar la oportunidad de que sus conductores aprovechen los trayectos para llevar paquetes, además de personas. En EEUU, incluso marcas de lujo como Louis Vuitton, Hugo Boss y Tiffany’s se han aliado con Uber para que se encargue de sus repartos a domicilio.

Con información de Expansión España

Te puedes interesar

Ataque a Ferromex aumenta 114%; fuera de control tramo Veracruz-CDMX

Lourdes Aranda, directora de Relaciones Gubernamentales de Ferromex y Ferrosur, dijo que en los últimos …